miércoles 16.10.2019
Elecciones gallegas y vascas el 25 de septiembre

El CIS alegra el día al Partido Popular

Este sondeo preelectoral, realizado antes de que explotara el 'caso Soria', no sólo apunta a una mayoría absoluta de Feijóo en Galicia, sino que en Euskadi los diputados 'populares' podrían ser decisivos para que el PNV pueda seguir gobernando, el escenario más optimista para el PP de cara a unas futuras negociaciones para formar el gobierno nacional. Un intercambio de "cromos" que aún no sería suficiente para Rajoy

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en una imagen de archivo.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en una imagen de archivo.

El Partido Popular vuelve a tener un motivo para ser optimista: la encuesta preelectoral del CIS sobre las elecciones vascas y gallegas del próximo 25 de septiembre. Después de una semana inmerso en una importante crisis interna por la polémica elección del exministro de Industria, José Manuel Soria, para ocupar un puesto directivo en el Banco Mundial, los 'populares' vuelven a respirar aliviados. Según este nuevo sondeo, el PP conservaría la mayoría absoluta en Galicia, hace un año impensable para ellos, y además conseguiría que sus diputados sean decisivos para que el PNV conserve el gobierno en el País Vasco. Un escenario que los 'populares' consideran favorable para "intercambiar cromos" y avanzar en la investidura de Mariano Rajoy.

Las llamadas de este sondeo se realizaron poco antes de que explotara el 'caso Soria', entre el 27 de agosto y el 2 de septiembre, por lo que es imposible saber si este escándalo podría afectar a los 'populares' en los comicios del 25S. Ahora bien, el PP ya ha optado por pasar página y confiar en que no habrá represalias en las urnas.

El pasado martes, Soria, que dimitió hace escasos meses del Gobierno por mentir sobre su implicación en los 'papales de Panamá', ya renunció al privilegiado puesto que le iba a reportar en torno a 225.000 euros anuales. Y desde entonces, los miembros más destacados del PP y el Gobierno ya se han ocupado de dar por finiquitada la polémica. Rajoy con su silencio, como suele ser habitual. Y el resto, insistiendo en que ya es agua pasada o apuntar en otra dirección que no sea al corazón de Rajoy, como es el caso de Luis de Guindos, el ministro de Economía, y responsable del departamento que tomó esta decisión. 

El actual presidente de la Xunta y candidato por tercera vez a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, fue uno de los primeros en cuestionar públicamente este nombramiento y advertir al Gobierno de que sería "muy difícil" explicar a la opinión pública. Él temía que este escándalo le pasara factura el próximo 25 de septiembre. Con la encuesta del CIS no puede calibrar este efecto, pero por el momento se queda con que los resultados que arroja el sondeo preelectoral son "un sueño" para él, que hace pocos meses se le colocaba en el Gobierno de Rajoy porque el PP asumía que perdían la Xunta.

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el PP mantendría la mayoría absoluta (con 40 o 41 escaños) y el partido instrumental En Marea podría relegar al PSOE del segundo lugar, al obtener, según el CIS, entre 15 y 17 escaños. El PSOE se quedaría con 16 escaños. Aunque ambas formaciones empatan técnicamente, en base a este sondeo, con un 19,9% de los votos. El BNG, cuya candidata es su portavoz nacional, Ana Pontón, se quedaría con dos diputados, y Ciudadanos, con la periodista Cristina Losada, que es la que se postula, podría conseguir uno.

El PP podría ser decisivo en el País Vasco

Y la segunda buena noticia del día para el PP procede del País Vasco. Según el CIS, el PP perdería dos escaños respecto a las pasadas elecciones. Es decir, pasaría, de 10 a 8 escaños en el Parlamento Vasco. Pero las cifras arrojadas por este sondeo apuntan en la línea con la que el PP soñaba para poder "intercambiar cromos" entre el País Vasco y el Gobierno nacional. Este barómetro preelectoral da la victoria al PNV con 27 y 28 escaños, pero coloca muy cerca a la suma EH Bildu (16 parlamentarios) y Podemos (15 y 16), y en tercera posición se quedarían empatados PP y PSOE con 8 escaños. Ciudadanos se quedaría sin representación.

La suma del PNV y PSE sería suficiente para que Iñigo Urkullu continúe al frente del Gobierno vasco, puesto que el sistema electoral vasco lo permite, pero si los socialistas finalmente deciden abstenerse, entonces el PP pasaría a ser decisivo.

De hecho, éste es el escenario más óptimo para los 'populares', según llevan meses advirtiendo sus miembros. Es decir, caen en escaños, pero tendrían opción de intercambiar "síes técnicos" entre el Parlamento Vasco y el Congreso de los Diputados para investir presidente a Mariano Rajoy. Los nacionalistas vascos y los 'populares' insisten públicamente en que ese intercambio no se producirá, no obstante, el candidato del PP, Alfonso Alonso, ya dejó claro este miércoles, en un desayuno informativo, que existía disposición para pactar en Euskadi con el PNV.

Aunque ese sí no sería gratis. La otra opción que baraja el PP es que el PSE en vez de votar con el PNV escore a la izquierda con Podemos y Bildu. Una decisión que también podría llevar aparejada la abstención del PNV en el Congreso de los Diputados por "revanchismo", o eso al menos calculan en el PP.

Ahora bien, Rajoy no concluiría el proceso de investidura aún con este movimiento. Si el PNV vota sí al PP, Rajoy aún necesitaría un apoyo más. Si los nacionalistas vascos se abstienen, el PP aún necesitaría seis abstenciones más. No obstante, los 'populares' confían en que si ese escenario se produce, la presión en el PSOE aumente. 

Comentarios