martes 25.02.2020
LIBRO DENUNCIA DE UN TENIENTE

"El Ejército es un sistema de castas"

Los oficiales de la superior son los blancos; los suboficiales, los negros; los oficiales de la media, los mestizos; y la tropa, la chusma. Luis Gonzalo Segura, teniente del Ejército de Tierra, denuncia en su libro ‘Un paso al frente’ el funcionamiento de las Fuerzas Armadas. Ya le han abierto un expediente

Militar español en Afganistán. | Tropoeditores
Militar español en Afganistán. | Tropoeditores

Luis Gonzalo Segura, teniente del Ejército de Tierra de 37 años y destinado en Transmisiones (sección encargada de gestionar y mantener todas las redes de comunicaciones del Ejército), es autor del libro ‘Un paso al frente’ (Ed. Tropoeditores) en el que denuncia y pone en cuestión el actual modelo y funcionamiento de las Fuerzas Armadas españolas. Una institución que considera estancada en el Siglo XX y que está dividida en "feudos y castas": "Las Fuerzas Armadas son un estado medieval, basado en feudos y que a su vez se sustentan en castas, el ministro puede decir lo que quiera, el JEME también, pero si el General de turno dice en su base que se hace esto, se hace a buen seguro", relata el Teniente Gonzalo Segura a ESTRELLADIGITAL.

El relato está encabezado por tres personajes: un oficial, un suboficial y un soldado. Son los protagonistas de cada una de las situaciones reales vividas por el Teniente. "La mayoría de los 'atropellos' que yo cuento son públicos y notorios, no es que me haya enterado haciendo espionaje. Cualquier soldado en 'petit comité' te va a contar aberraciones como las que yo cuento y mucho peores", aclara el autor. Un libro que gira en torno a las "corruptelas y privilegios" que se viven dentro de esta institución militar y que, según el teniente, está repleta de altos cargos que no realizan ninguna labor, cobran una cantidad enorme de dinero –unos 6.000 euros mensuales-  y "lo que es peor, echan a la calle a 10.000 soldados de tropa, sin motivo aparente, mientras hay coroneles al mando de una piscina, de una residencia o de un club. Hoy en día hay más Tenientes Coroneles que Tenientes. Una aberración", resume.  

"Los conductores están para el trabajo, no para llevar a las mujeres a la compra"

Gonzalo Segura lleva doce años de servicio y no tiene ningún expediente abierto en su historial. Está harto del trato de favor que viven los altos cargos del ejército español, los cuáles disfrutan de una serie de ventajas que los demás militares no tienen: "Hay un centro deportivo militar en la Dehesa, donde tienen una piscina climatizada, un campo de golf, otro de fútbol. Y todo eso es para oficiales". Aunque no sólo utilizan estas instalaciones. Hay más privilegios que su posición dentro de esta institución militar le permite tener: "Los coches y los conductores están para el trabajo, no para llevarte y traerte a tu casa ni tampoco para llevar a las mujeres a hacer la compra, esto empieza a ser cutre", relata el Teniente.

Tropas y castas

Las Fuerzas Armadas que describe en su libro "están subordinadas a la escala superior". Éstos son los únicos que tienen voz y voto dentro del Ejército y nadie, ningún otro soldado, puede oponerse: "Hay mucho miedo en la mayoría de militares. El hablar, opinar diferente a tu jefe provoca que la máquina represora empiece a funcionar. Los oficiales de la superior son los blancos; los suboficiales, los negros; los oficiales de la media, los mestizos; los de complemento somos los 'miltonianos', algo así como extraterrestres; y la tropa, pues es la chusma", argumenta. Los militares que cumplen con la 'ley del silencio' ascienden y en los informes IPECS son mejor valorados: "Están las condecoraciones-lotería. Distinciones que se reparten a aquellos que no hacen demasiado ruido, aunque nunca hayan pisado un escenario de guerra. Hay una persona que era última en su promoción, y que no ha estado jamás en misión ni en zona de operaciones. Pues bien, tiene cuatro medallas al mérito militar, pasa de ser último al primero y ¿por qué? Pues porque se lleva muy bien con el jefe".

El Teniente destinado en Telecomunicaciones denunció en 2012 estos abusos, aunque fueron  rápidamente archivados: "Lo intenté llevar por un el cauce reglamentario, pero hasta que no te topas con determinados estamentos, tú piensas que en principio funcionan. No existe justicia militar como tal". Decidió tirarse al barro a pesar de que seguramente pierda su trabajo. "Es muy probable que me echen del Ejército. Sé que hay un expediente informativo, ¿en qué momento decidirán traspasar la línea y arrestarme? Pues entiendo yo que cuando el foco desaparezca", cuenta Gonzalo Segura.

Un militar valiente que prefiere evidenciar todas las injusticias que ha vivido dentro del Ejército a quedarse "callado, tragar y tirar adelante con lo que sea". El libro, 'Un paso al frente' será presentado el próximo 21 de abril en Madrid. Aún queda por ver si el sacrificio realizado por el teniente da sus frutos. Su objetivo es claro: "Reestructurar profundamente las Fuerzas Armadas o al menos dar a conocer la situación aberrante que se vive en este estamento".

Comentarios