lunes 18/10/21
ENTREVISTA A BEATRIZ ARCEREDILLO

"El PSM me ha hecho la cama"

Es alcaldesa de Parla por el PSOE pero se presenta por un partido de nueva creación, Mover Parla. Beatriz Arceredillo habla sin tapujos del "autoritario" Tomás Gómez, el "intelectual" Ángel Gabilondo y la "bicefalia" de Pedro Sánchez

Beatriz Arceredillo, alcaldesa de Parla
Beatriz Arceredillo. | Ayuntamiento de Parla.

Tomó de rebote el poder del ayuntamiento de Parla hace siete meses después de la dimisión por su imiplicación en 'caso Púnica' de José María Fraile. Aunque reconoce que Tomás Gómez intentó por todos los medios que no alcanzara la alcaldía, ella se mantuvo firme en su decisión por temor a "una segunda imputación de sus compañeros" y porque estaba segura de "estar limpia". Desilusionada con el partido socialista, Beatriz Arceredillo abandona la militancia del PSOE para presentarse de manera independiente por 'Mover Parla'. Un partido que nació de una plataforma vecinal y que tiene como cabeza de lista a la actual alcaldesa. 

En la calle Isabel II, la sede de 'su' nuevo partido, Arcederillo recibe a EstrellaDigital.es con una sonrisa que no se le borra de la cara durante los cuarenta minutos de entrevista, a pesar de recordar episodios desagradables durante su corta estancia como máxima mandataria de Parla. Arceredillo parece una persona sincera y sin pelos en la lengua. Culpa a Tomás Gómez de anteponer su crecimiento político al bienestar de la ciudad. Confía en Gabilondo, aunque piensa que el núcleo duro del PSM que aún se instala en Callao le harán perder fuerza. Por último, califica como "positivo" la creación de nuevos partidos como Podemos o Ciudadanos, pero cree que son "una imitación" de los partidos tradicionales.

Estrella Digital: Es la actual alcaldesa de Parla por el PSOE, pero ahora candidata al mismo puesto por Mover Parla ¿Por qué?

Beatriz Arcederillo: Bueno... Actual alcaldesa independiente. Me presento por Mover porque es un proyecto ilusionante, hecho por vecinos que nos conocemos de hace muchos años, que se han implicado mucho por su ciudad y no han elegido estructuras ya existentes donde se marcan directrices a otros niveles. Aquí el objetivo es Parla, se trabaja por y para Parla y con gente de nuestra ciudad.

ED: ¿De dónde surge la idea del nuevo partido? y ¿por qué?

BA: El movimiento vecinal surgió hace dos años por la desidia que sentían los ciudadanos hacia los políticos. Estaban un poco cansados de una corrupción que ya sobrevolaba el ayuntamiento. La gente buscaba alternativas. Parla tiene una tradición de movilización muy importante. Es un pueblo muy luchador que ha necesitado reivindicar muchas cosas de las que tienen ahora y ese espiritu existía, aunque estaba un poco adormilado. La realidad política del país les hizo despertar.

ED: ¿Cuál es el motivo de llamarlo Mover Parla? ¿Qué significado tiene?

BA: El nombre lo ha dado las siglas. Mover significa: movimiento organizativo vecinal en red. El concepto que le damos a mover es muy transversal. Necesitamos mover Parla.

ED: ¿Por qué Mover y no Movemos? ¿es un intento de diferenciarse de los que algunos llaman 'populismo'?

BA. Para nada.

ED: ¿Cuál es el punto fuerte de su programa? 

BA: El hecho de haber apostado por primera vez y de forma realista por un crecimiento económico. Por buscar nichos de mercado que sean motores que generen un movimiento económico importante en la ciudad. A Parla le ha afectado la crisis, pero también es cierto que nunca se ha hecho una planificación para buscar un mercado que fuese la seña de identidad de nuestro municipio. Apostaremos por los pequeños comercios y las Pymes, por la cultura y les daremos el impulso necesario para convertirnos en un referente frente al resto de municipios.

ED: ¿Cuál es la receta para acabar con el paro y la corrupción? 

BA: Me encantaría tenerla. Creo que es muy importante la capacidad de reinventarse de las personas. El gran problema son aquellas personas de más de 45 años que han tenido una profesión en un sector que está arruinado como el de la construcción. Aquí en Parla había muchas personas que dependían directa o indirectamente de la obra y el problema es que esa gente no tiene la cualificación suficiente para acceder a otro empleo. Por este motivo hay que buscar fórmulas nuevas. También pretendemos hacer una bolsa de locales. En Parla hay muchos que están vacíos porque en muchos casos los propietarios no quieren alquilar por miedo a que les puedan dejar de pagar. Nosotros queremos ser un intermediario y garantizar unos precios competitivos.

ED: ¿Qué previsiones de resultados manejan? 

BA: Nuestra encuesta es de corazón, de boca a boca. Sentimos que la gente tenía muchas ganas. Todo el mundo preguntaba: ¿cómo os vais a llamar? ¿cuál es el partido de la alcaldesa? ¿cómo es? ¿a quién hay que votar? Hemos querido ser muy cautos porque estamos muy cansados de que la gente vea malas intenciones en aquellas personas, que sin ningún interés personal se involucran en la política. Teníamos miedo de que se pudiese emponzoñar el movimiento. Ahora todos los focos se centran en nosotros queriendo ver un tipo de oportunisimo que no existe. Cuando una persona da un paso hacía la política como fue mi caso hace cuatro años es porque realmente tienes interés y vocación.

ED: ¿Se ve ganadora? 

BA: El partido sale a ganar. Hemos nacido y tenemos vocación de gobierno.

ED: ¿Pactaría con el PSOE si se diera el caso? 

BA: Eso lo tendrán que decir los ciudadanos. No es cuestión de repartir unos cuantos votos, sino ver qué es lo que dice la población. No es lo mismo pactar con un partido que se ha quedado a uno o dos concejales de ti, que a un partido minoritario en el cual la población no ha depositado su confianza y eso hay que identificarlo. Hor por hoy, los ciudadanos son conocedores de la situación que hay en Parla y ellos serán los que decidan. Evidentemente, nosotros no podemos cerrarnos ninguna puerta, simplemente adaptarnos a los resultados. No obstante, nosotros confiamos en que vamos a poder gobernar sin necesidad de pacto.

ED: José María Fraile, antiguo edil, se encuentra imputado en la 'operación Púnica'. ¿Cree que hay alguien más del partido en Parla que pueda estar involucrado? 

BA: Actualmente, puedo asegurar que hay mucho control y mucha fiscalización. Todavía estamos descubriendo muchas cosas y en muchas ocasiones, porque nos ayudan los ciudadanos dándonos nombres de empresas y de sus actuaciones. Poco a poco, vamos identificando y conociendo la verdad. También es cierto que la percepción es que desde este ayuntamiento se ha fomentado ese caos para que fuese todo mucho más difícil de controlar. 

ED: ¿Por qué abandona el PSOE? 

BA: No me siento identificada con la agrupación local de Parla y con su devenir de los últimos meses. Yo ya había tenido problemas por pretender que la democracia interna fuera real, buscar fórmulas que no fuesen clienterales y después de mucho tiempo de lucha me he llevado una gran decepción. Porque no sólo a nivel local sino a nivel regional no se ha tenido en cuenta las necesidades reales de los ciudadanos de Parla ni se ha apostado por un equipo que aplicase políticas socialistas reales, políticas destinadas a los vecinos. Desde hace 35 años se sigue una inercia de control de las personas, creando seres dependientes. Nosotros, por ejemplo, denunciamos lista de romanos, que son personas que votan a una u otra persona en función de lo que dice la dirección. La política no es eso. Para mí la política es luchar por tus ideas y llegar hasta el final. Eso es política de verdad y el resto es una red de intereses y de favores personales con la que yo no encajo. Todo esto ha sido una gran decepción para mí.

ED: ¿Le han empujado a irse?

BA: Me han hecho la cama desde ese día (en referencia al día que toma la decisión de mantenerse firme como cabeza de lista). Por eso he dado este paso. Porque he sobrevivido a ellos y aunque he pasado malos momentos nunca he flaqueado. Todo lo contrario, me he hecho más fuerte.

ED: ¿Deja amigos en el partido? 

BA: Dejo muchos amigos. No sólo en Parla sino en Madrid y en otras comunidades autónomas. Personas que en su mayoría van a seguir luchando por transformar desde dentro el PSOE porque siguen siendo muy críticos y opinan lo mismo que yo. También hay otras personas que han dejado el partido para empezar a formar parte de este movimiento. Esperemos que ambos consigamos el objetivo. Los que se han quedado que transformen el partido y los que han venido aquí que seamos una nueva iniciativa.

ED: Siempre se ha mostrado muy crítica con la labor de José María Fraile y Tomás Gómez en Parla, ¿por qué no se marchó antes? 

BA: Yo me comprometo con los ciudadanos para ser concejala durante cuatros años. Poco a poco voy descubriendo que la percepción que yo tenía no era la real. Se habían tomado decisiones en algunos casos económicamente inviables: grandes inversiones sin pensar realmente cómo iban a percutir y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, muchas privatizaciones... Empiezo a ver cosas dentro que no me gustan. Mi lucha ha sido intentar cambiar las líneas que existían, desbancar las familias que controlaban el partido a nivel local porque existen personas que se aprovechan de unas siglas para su propio beneficio. Por respeto a mis compañeros entendía que tenía que dedicarles esos años de lucha. Para dimitir y dejarlo, uno tiene que tener motivos y yo sólo tenía motivos para luchar. Sufrí un desencanto progresivo.

ED: ¿Hay o ha habido corrupción en el ayuntamiento de Parla?

BA: Lo que he sabido desde que he llegado al ayuntamiento es que la gestión no ha sido la más óptima. No se ha llevado mucho control y ha habido bastante caos. Cuando esto ocurre, muchas veces es más fácil ocultar la información, pero no puedo afirmar que haya otras personas implicadas. Lo que sí puedo asegurar es que desde el ayuntamiento estamos realizando un especial hincapié a todo el tema de la Púnica. Estamos personados como causa, tenemos acceso a la información y vamos a solicitar que se hagan más declaraciones porque queremos darle a los vecinos la información que se merecen. 

ED: ¿Qué pasó realmente con el tranvía de Parla? ¿Cuánto costó? 

BA: He escuchado tanta variación de cifras... Es un poco caótico. En las últimas cifras se incluyen los intereses de pagar la deuda que me parece bien, pero que ha habido un baile de cifras que nos tiene a todo mareados. El tranvía ha supuesto una inversión para la ciudad que ya está hecha y no podemos permitir que por problemas partidistas personales se tire ese dinero a la basura. Parla ya se ha acostumbrado a ese modelo de ciudad con el tranvía. El consorcio de transportes y el ayuntamiento han de buscar una fórmula de viabilidad económica y dejarse de peleas. Yo hubiese hecho otra planificación de la construcción y hubiera sido previsora con el sistema de ingresos para tener en cuenta la planificación de la obra. Pero una vez que está construido hay que ser responsables y que cada administración cargue con lo suyo.

ED: Desde algunos partidos políticos se ha apuntado que la ciudadanía ha vivido por encima de sus posibilidades, ¿lo ha hecho también el ayuntamiento de Parla? 

BA: No creo que la ciudadanía haya vivido por encima de sus posibilidades, sino que les han dado un exceso de necesidades irreales. Le has generado un deseo de muchas cosas materiales que igual no eran cien por cien necesarias. Y en el caso del ayuntamiento de Parla no ha habido claridad. Aquí se gastaba dinero y nadie tenía en cuenta ni cómo entraban los ingresos ni en qué otras cosas se gastaba. El problema es haber planificado por debajo de las posibilidades de esa ciudad.

ED: ¿Cree que miente Tomás Gómez cuando dice que no tiene nada que esconder durante su etapa como alcalde de la localidad madrileña?

BA: Tomás Gómez ha tenido varias etapas. Una muy ilusionante, que además contagió al resto de los vecinos, queriendo hacer bastantes cosas por la ciudad. Pero poco a poco, fue teniendo otras miras más ambiciosas que no se centraban únicamente en lo local. Eso le supuso tomar decisiones que le beneficiaban a él y a su crecimiento como político. No he coincidido con Tomás, políticamente hablando, pero lo que sí que me cuenta la gente es que si él quería hacer las cosas, las hacía. Era autoritario e imponía que se hiciesen sin importar el cómo.

ED: ¿Se creyó las lágrimas de Tomas Gómez después de la imputación de Fraile por sentirse engañado? 

BA: Fraile fue la mano derecha de Tomás durante mucho tiempo, su concejal de hacienda y según él, el mejor. Yo creo que la forma de trabajo eran compartidas...

ED: Usted dijo hace unos meses que desde el instituto no se hablaba con Tomás Gómez ¿después de esas declaraciones volvió a hablar con él? 

BA: Nunca se puso en contacto conmigo. Le conozco más como vecino de Parla que como compañero. No hemos tenido ningún tipo de relación, de intercambio político, de opiniones...

ED: ¿Echó de menos esa llamada? 

BA: Más que echar de menos, me parecía lo mínimo que se podía hacer.

ED: ¿Es cierto que cuando tomó la alcaldía, Gómez se opuso? 

BA: Sí sí, así lo manifesto y así lo creo.

ED: ¿Se alegró cuando fue destituido de la presidencia del PSM?  

BA: Pues mira, no me alegré. Fue otra decisión más dentro del partido. Creo que él mismo viendo cómo estaban funcionando las cosas en Madrid, hacía el partido y su persona, debía haber dado ese paso voluntariamente. No se debía haber estirado el momento porque estoy segura que alguna conversación previa hubo. Cuando uno no cree en lo que representa el partido, como es mi caso, lo mejor es marcharse. El PSM estaba muy mal y eramos víctimas de una campaña muy agresiva del PP. Ten en cuenta que la Gürtel y la Púnica tienen muchas personas del PP implicadas, sin embargo, no se dejaba de hablar de Parla y de los vecinos de Parla. Uno tiene que saber cuándo es el momento de dar el paso adelante, pero también saber cuál es el momento de darlo hacia atrás.

ED: ¿Le parece un buen sustituto Gabilondo? 

BA: A mí Gabilondo me parece un intelectual, una persona  que creo que tiene un talante muy bueno para hacer frente al Gobierno. Además, su labor en educación es muy buena, pero no sé si con esa descripción que he hecho del candidato va a poder con la federación madrileña. Porque una organización no es sólo la persona que le representa, sino todo un equipo. El PSM, tiene un buen líder, pero se siguen manteniendo muchas de las costumbres y de las estructuras de toda la vida. No se ha optado por un cambio y una renovación. Conozco a muchas personas del PSM muy válidas que, desgraciadamente, nunca han tenido ninguna oportunidad.

ED: ¿Con él si ha hablado? ¿Le ha pedido que dé marcha atrás y se quede? 

BA: Con Gabilondo sí he hablado de política y a un nivel más personal. Él es una persona que apuesta por los valientes y así le parece que ha sido siempre mi actitud. No hemos hablado ni mucho menos del partido, entre otras cosas, porque tampoco él es miembro del PSOE. 

ED: ¿Cuál es el problema del PSOE? 

BA: Es una estructura muy amplia y muy consolidada, pero que tiene unas fórmulas internas demasiado arcaicas, que no se adaptan a las necesidades de los ciudadanos ni a la militancia de base. Debe resetear las organización porque tal y cómo van, están abocados a convertirse en una red clientelar de unos pocos.

ED: ¿Qué opina de Pedro Sánchez? 

BA: Siempre he pensando que Pedro sería un buen candidato, aunque yo creo que la bicefalia y haberse postulado primero como secretario general le puede perjudicar porque es mucho trabajo. Ese interés de controlar el partido tanto en lo interno como en la parte de representación creo que es otra de las cosas con las que deben terminar. Hay que centrarse en hacer un partido y que sea el partido el que internamente fiscalice a aquellos que nos están representando.

ED: ¿Qué opinión le merecen los partidos emergentes como Podemos y Ciudadanos? 

BA: Por un lado el que sean nuevos me parece positivo. El hecho de que vaya a solucionar el problema es otro asunto... Las formaciones grandes de nueva creación al final están tendiendo a situarse en el mismo sitio que los anteriores. Si eres nuevo tienes que apostar por nuevas fórmulas, corregir los errores de los anteriores y entoces, así y sólo así, serás capaz de ocupar tu propio espacio. Pero ocupar el espacio de otro con la misma fórmula es absurdo. Si tienes el original del producto, para qué vas a coger la marca blanca.

ED: Si no consigue representación en el ayuntamiento, ¿qué hará? 

BA: Es imposible (entre risas), pero bueno... Estos años han sido muy duros. He quitado muchísimo tiempo a mi familia, a mi hija sobre todo. Simplemente, volvería a mi vida laboral anterior sin ningún problema. Eso sí, seguiría en Mover Parla para apostar y proponer las ideas que nosotros creemos que son las buenas.

ED: ¿Sufre mucho la familia de un político? 

BA: Bastante. Sobre todo porque en la mía esta vena me viene a mí sola. Muchas veces no entienden algunas cosas o el tiempo que le dedicas. La política tiene una parte muy ingrata, pero también tiene otra maravillosa que yo no la cambiaría por nada, que es cuando la gente reconoce tu trabajo y cuando ves que los vecinos se identifican contigo, eso es muy bonito. 

ED: Un deseo y un mensaje a los ciudadanos de Parla. 

BA: Mi deseo es Mover Parla, mi deseo es reinventar nuestra ciudad y ser conocidos como un referente en el ámbito de la cultura. Somos de Parla, trabajamos para Parla y lo vamos a conseguir.

Comentarios