viernes 22.11.2019
Marta Hazas

"Velvet sin boda no es Velvet, ya hay costureras haciendo vestidos de novia"

A la espera de volver a meterse en el papel de Clara, en 'Velvet', y de poder estrenar en noviembre una obra teatral junto a su futuro marido, Javier Veiga, está entregada a su colaboración en El Hormiguero

Marta Hazas, en El Hormiguero.
Marta Hazas, en El Hormiguero.

-Tres años ya en El Hormiguero...

-Sí, la verdad es que estoy muy contenta. Cuando empecé pensaba que era para ese año, porque también tienes la sensación de que a lo mejor no se les ocurrirían más cosas para mi sección, pero estoy encantada.

-¿Le da miedo a veces pensar precisamente qué se habrán inventado para que haga?

-No, porque sé que lo hacen desde el respeto y desde un punto de vista que va a ser divertido. Nadie te obliga a hacer nunca nada, pero te dan la posibilidad de probar cosas que de otra manera no probarías.

-¿Hay algunas cosas de su sección o de otras del programa que no probaría?

-Sí, hay secciones de riesgo, como descolgarte de algún sitio, que me hacen estar todo el día pensando en eso y me da mucho miedo. Me apetecía ver este año la de Ernesto Sevilla y la de Patricia, tenía curiosidad por ver qué le iban a mandar hacer.

-¿Ha puesto usted alguna vez en práctica en la vida real las cosas que enseña?

-Se me rompió el pomo de la puerta del baño e intenté abrirla con una botella y funcionó. No era la de la calle, sino una de dentro de la casa, pero funciona.

-Como espectadora, ¿qué cree que tiene El Hormiguero para llevar tantos años en antena?

-Creo que saben reciclarse muy bien, reinventarse cada año, porque siempre tiene novedades, y luego los invitados que tiene. Además, Pablo Motos les pregunta cosas que a mí me gustaría saber también, no se limita a hacer la típica entrevista que tú ya has oído otras veces a esa persona. Nos permite conocer a nuestros ídolos desde otro punto de vista.

-¿A quién le gustaría ver en el programa?

-A mucha gente, pero por ejemplo Joaquín Sabina, que ya estuvo pero no pude coincidir con él por el rodaje de 'Velvet', y por supuesto muchos actores americanos de esos que admiras.

-Ya que menciona a 'Velvet', ¿le da pena que sea la última temporada de la serie?

-Muchísima. Hemos hecho unos vídeos desastrosos para la web porque todas decíamos que no queríamos llorar. Al menos como nos hemos ido viendo en verano y ya tenemos la promo no ha sido algo tan radical. Despedirme de Clara me ha dado mucha pena. 

-¿Qué vamos a poder ver esta temporada?

-Muchísimas cosas porque encima empieza con un salto de tiempo, cinco años después, y eso es muy sorprendente ya el ver cómo arrancan todos los personajes. A partir de ahí evolucionarán más y pasarán mil cosas.

-¿Le veía más futuro?

-Yo creo que estas series pueden durar todo lo que quiera el público. A lo mejor había que evolucionar ciertas cosas y tramas, pero mientras la gente quiera las series siempre tienen futuro, pero también es verdad que una retirada a tiempo a veces es una victoria. Si queda una serie bonita de cuatro temporadas, bien hecha, pues me parece que es también una buena decisión.

-¿Y a partir de ahora, qué?

-Estrenaré el 23 de noviembre una función de teatro en el Reina Victoria, en Madrid, y una semana antes la preestrenaremos en Noia. Es una comedia muy a la americana, de esas de líos de puertas, con Javier Veiga, Carlos Sobera, Marta Berenguer y Ana Rayo, y además rodaré el piloto de una serie nueva y hay otras cosas en el aire. 

-¿Tiene tiempo con tanto trabajo para preparar su boda?

-No me diga eso porque llevo todas las vacaciones nerviosa, porque la gente me pregunta por ello y ahora ha empezado la contrarreloj. No estaba nerviosa, pero la verdad es que me quedan 1.500 cosas por cerrar, incluido el vestido, aunque sí se que me lo va a hacer Jorge Vázquez. Como confío plenamente en él... Voy a delegar en él porque me he puesto estos últimos años vestidos tan bonitos suyos para ir a los Goya u otras fiestas que...

-¿Va a tener luna de miel con tanto trabajo?

-En el teatro, pero como me gusta tanto mi profesión me parece un lujo.

-Además, trabajará en la misma obra con su futuro marido...

-Si, y de momento siempre que lo hemos hecho nos ha funcionado muy bien.

-¿Habrá también boda en 'Velvet'?

-Hombre, 'Velvet' sin boda, no es 'Velvet', aunque que se hagan o no... Sólo puedo decir que hay costureras ya haciendo trajes de novia. 

-A lo tonto lleva usted ya quince años desde que debutó en TV con 'El Comisario'. ¿Cómo ha evolucionado usted como actriz en todo este tiempo?

-Una crece en la profesión, porque ésta en concreto se aprende trabajando. Veo una evolución muy clara en mí, pero con un camino muy grande por recorrer, como he podido entender al ver trabajar a gente como José Sacristán. Cuando le veo pienso qué bonita es esta carrera que te permite ir creciendo en matices. 

-¿Ha evolucionado también con usted la ficción española?

-Sí, he tenido suerte en que hemos evolucionado por caminos paralelos, porque las series han cogido a nivel mundial un peso importante que ha hecho que todos seamos consumidores de series españolas.  

Comentarios