Miércoles 24.04.2019
Un verdadero hogar radica en darle vida

Estrategias para convertir una casa en un hogar

En ocasiones, no es suficiente mantener una casa bonita para que se sienta como un hogar

En todas las culturas, y desde los inicios de la humanidad, los seres humanos han requerido de un refugio para protegerse de la intemperie, para cuidar a los más pequeños o, para resguardar sus alimentos u otros objetos de uso cotidiano.

La modernidad ha permitido la creación de diversas versiones de tales espacios y, gracias a los buenos oficios de los arquitectos y otros expertos en el área, se han creado edificaciones que permiten albergar a muchas personas en poco espacio, como los rascacielos de las ciudades cosmopolitas.

O, construcciones amplias, como son los antiguos castillos europeos o las grandes mansiones en ciudades como Beverly Hills, donde viven sólo unas pocas personas.

Sin embargo, ¿constituyen estos espacios un hogar? En algunas ocasiones sí, pero en otras no. Y es que la clave para hacer de una casa, sea cual sea su arquitectura, un verdadero hogar radica en darle vida.

Aunque ir a una tienda de sofás en Valencia, Madrid o Barcelona puede darle un aspecto moderno y resaltante, hay otros aspectos que le dan la familiaridad. La diferencia entre una casa y un hogar, se puede resumir en la presencia de objetos que reflejan la vida cotidiana: un par de cepillos de dientes en el baño, o las fotos de los familiares en la repisa de la chimenea o, incluso, la cama del perro.

Ahora bien, así como en algunas ocasiones la acumulación de objetos en una casa pueden volverla casi inhabitable, también es común encontrar que algunos lugares parecieran acumular una “energía negativa” que vuelve los ambientes pesados e incómodos.

Limpio y ordenado

En ambos casos, la solución es una buena limpieza, desechar aquello que no se usa para dar espacio a lo nuevo, o apartar las cortinas y permitir la entrada de la luz natural, son algunas formas de “mover las energías” del hogar, generando una sensación de bienestar y tranquilidad.

Sin embargo, sin importar el método para organizar o limpiar el hogar, lo importante es crear una rutina de limpieza constante y eficiente.

Es mejor, y menos agobiante, mantener el orden y la limpieza de la casa tomando algunos pocos minutos al día en lugar de dejar acumular la suciedad, generando un ambiente pesado y agobiante, y dedicar todo un día a limpiar.

Pero aparte de la limpieza, se pueden considerar otras características en el momento de escoger dónde o cómo poner los enseres. Por ejemplo, ¿por qué colocar el sofá contra la pared? Existen varias razones:

A nivel práctico, colocar el sofá pegado a la pared permite aprovechar mejor el espacio, así como ayudar a mantener el ambiente mucho más organizado y limpio, pero adicionalmente, es una metáfora y un simbolismo del apoyo y respaldo que se deben brindar los miembros de un hogar entre sí.

Un rincón natural

Los expertos recomiendan que se permita la entrada de luz natural en los espacios del hogar: la luz artificial suele ser agotadora para la vista y, en ocasiones, recuerda a la ocupada vida en la oficina o en el lugar de trabajo.

La luz natural permite luchar contra la lugubridad del hogar, dejando que, en cambio, se adueñen de éste la luminosidad energética y espiritual. Esto ayuda a aliviar los sentimientos negativos que habitualmente vienen asociados con la oscuridad.

Existen evidencias de un aumento de la depresión en las personas durante los meses de invierno: esto se conoce como el Trastorno Afectivo Estacional o SAD por sus siglas en inglés, e indica que pareciera existir una relación entre la disminución de la luz del sol y la depresión.

Adicionalmente, existen muchas tradiciones asociadas a las plantas como protectoras contra “energías negativas”. Cultivar este tipo de plantas en el hogar ayuda a establecer un equilibrio energético que realmente puede marcar la diferencia.

Algunas de estas plantas son la sábila (o Aloe vera), la artemisa, la ruda y la magnolia. Se pueden colocar en la entrada de la casa, o en las ventanas (siempre en los espacios más concurridos). Además, representan un bonito objeto decorativo que están muy a la moda.

También se pueden utilizar, como objeto decorativo, cristales que se encuentran asociados con la limpieza de las energías, como el cuarzo, relacionado con la armonía, o la amatista, que está asociada a la resolución de conflictos.

Posiciones estratégicas

Cuando se busca amueblar un espacio, habitualmente se consideran sólo las dimensiones del lugar en cuestión, y se busca adquirir los muebles según como se vean mejor, estéticamente hablando.

Pero a veces, el posicionamiento del mobiliario puede hacer un gran trabajo en este respecto. Existen diversos métodos para organizar las cosas, como por ejemplo el famoso Método KonMari, establecido por Marie Kondo, basado en la idea de “sentir” los objetos, manteniendo sólo aquellos con los que se tiene una conexión energética.

Aunque este sistema puede sonar un poco complicado, realmente no lo es tanto. No obstante, así como existe esta manera de formar un hogar, existen muchas otras que ofrecen grandes herramientas. Sólo hay que buscar el que más se adapte a los gustos y necesidades de los miembros que forman parte del hogar.

Algunas veces, sin embargo, es complicado encontrar enseres como los sofás que se adapten a espacios que son especialmente pequeños o que tienen una forma peculiar. En estos casos, es necesario visitar locales especializados, como una fábrica de sofás en Valencia o en cualquier ciudad del territorio español. De manera que se pueda conseguir exactamente el sofá que se está buscando.

Aromaterapia

Así como se utilizan artículos de limpieza para retirar el polvo, el uso de aceites esenciales, velas aromáticas o incluso incienso ayudan a mantener el ambiente fresco y agradable. La aromaterapia aprovecha los beneficios de los olores y puede utilizarse de diversas maneras.

Tal como ocurre con las plantas que absorben energías negativas, ciertos aromas ayudan a liberar la mente. La menta y el sándalo, por ejemplo, propician la relajación, calmando los nervios y ayudando a disminuir los niveles de ansiedad.

Otros aromas ayudan a mejorar el estado de salud, como el aceite esencial de la canela (el anisaldehído), cuyas propiedades antisépticas lo hacen ideal para proteger los espacios de virus y enfermedades.

Basta con colocar unas velas aromáticas en la mesa de centro, o un incienso en una esquina de la casa, o un aromatizador con unas gotas de algún aceite esencial en una encimera.

Sin embargo, sin importar qué medios o métodos se decidan utilizar, según cómo se encajan a cada estilo de vida, la clave fundamental para crear un hogar, está en mantener los espacios lo más cómodos, armónicos y agradables, donde poder relajarse tras un largo día.

Comentarios