Martes 22.01.2019
ALIMENTACIÓN

Del cuarto de cocina hasta el plato en la mesa: mejor si artesanal

La comida, para muchos y se incluye a la inmensa mayoría, es la parte más importante de la jornada diaria. Compartir el almuerzo, o cualquier otra comida, es una bendición puesta en forma de plato frente a cada una de las personas

Cocina.
Cocina.

 

La forma de vida que muchos han adoptado les ha impedido poder consumir y hasta cocinar de una forma artesanal y saludable quedando en manos de restaurantes y bares a la hora de comer.

Sin embargo, esto no quiere decir que se coma mal o poco saludable. Solo tenemos que saber elegir aquellos sitios a los que acudir. Necesitamos un buen restaurante que cuente con maquinaria para hosteleria de garantía para poder ofrecer auténticas delicias en cada una de las comidas. Por ejemplo, deben contar con aparatos como una nevera pequeña o un abatidor de temperatura de una gran marca de confianza.

El momento de cocinar como se debe, o de consumir productos realizados como se quiere, es precisamente el de ahora. Consumirlos no solo puede suponer un ahorro monetario con respecto a comprar comida en otros lugares, o a adquirir productos seriados, sino que, además, permitiría un beneficio en términos de salud, lo que siempre es bienvenido.

Una cocina nueva

Cuando se echa un repaso por las cocinas en Zaragoza, o también en ciudades como Valencia o Tenerife, donde la preparación y las recetas son tan importantes como los muebles de cocina mismos, es imposible no pensar en que antes de adoptar esta nueva forma de cocina saludable, primero se tenga que prever reformar su cocina, no porque esto vaya a darle un nuevo sabor a cada uno de los platillos, sino, más bien, por un concepto de ergonomía, comodidad, y también de satisfacción, ya que en la cocina es donde se pasa mayor parte del tiempo, después de la habitación.

Reformar una cocina no significa demoler y construir desde cero. A veces, resulta que no es más que cambiar algunos muebles de posición, comprar un par de nuevos muebles, y decorar de una forma inédita para que todo el espacio parezca recién salido de una revista. En este tipo de reformas también podría enlistarse todo lo que respecta a los utensilios de cocina, para adaptarlos a las nuevas necesidades culinarias.

La lista artesanal de las compras

Preparar comida de forma artesanal es una decisión. Y, como todas las decisiones, necesita ser afianzada, sopesada, y sobre todo, reforzada con las conductas diarias y con los hábitos nuevos que se irán, poco a poco, incorporando.

Sucede igual cuando se quiere adoptar una rutina de comidas nueva. Por eso, para evitar abortar la misión en las primeras dos semanas, nada mejor que tener una lista de compras ya preparada, agendada, a fin de dirigirse a los mercadillos o supermercados y adquirir lo necesario para comenzar a cocinar en casa, a comer en casa, de una forma más sencilla y saludable.

Los productos artesanales, no por ser realizados de esta forma, resultarán ser de menor calidad. Por el contrario, es posible que tras unos meses consumiendo este tipo de productos se llegue a notar una mejoría en la calidad de los alimentos que se consumen.

Lo artesanal no deja de ser delicioso

Es cierto que la idea de comer de forma artesanal no cabe en la práctica para todas las personas. Algunas, por el contrario, están fielmente acostumbradas a llegar a un supermercado, tomar un producto de una marca determinada, y listo. En cambio, las personas a quienes les gustan comer y cocinar en base a métodos y utilizando ingredientes artesanales, saben que cada vez que vayan a comprar productos deberán escoger, revisar, tocar, hasta conseguir el adecuado. No hay marcas, ni códigos de barra. Todo se basa en el gusto de quien escoja.

Esta situación de elecciones, permite que al largo plazo se pueda experimentar una nueva gama de sabores, en su mayoría deliciosos. Cocinar artesanalmente no deja de ser delicioso en ningún momento, y sus características abren paso a una mayor creatividad.

Cocinar de esta forma permite ahorrar

Cocinar artesanalmente, sobre todo si se hace en casa y con alimentos poco procesados o totalmente orgánicos, representa un gasto mucho menor a las opciones ampliamente difundidas: la de comer siempre afuera, en medio de una agenda apretada; y a la de comer siempre productos procesados, que permitan una fácil y rápida preparación, de nuevo, en medio de una agenda apretada.

En primer lugar, se necesitan menos ingredientes. Como se escoge calidad, y no cantidad, se puede ahorrar mucho dinero, mensualmente. Por tanto, en medio de una agenda apretada, hay que saber ponderar la importancia que tiene la comida, que ha tenido y que seguramente tendrá.

Un brindis con un producto de altura

Una decisión que puede corresponderse con la onda saludable de las comidas artesanales, y hasta poco procesadas, guarda relación directa con lo que se bebe, para acompañar a las comidas. Originalmente, se puede pensar que no hay nada mejor que un buen vino para hacer compañía de los platillos, y que, según su concepción, sea muy saludable. Pero, más allá de esas consideraciones, una buena bebida elaborada de manera tradicional puede ser igual o más saludable, igual o más sabrosa, y mucho más económica. Tal es el caso de la cerveza artesanal. Y es que, sin lugar a dudas, la cerveza artesana tradicional se distingue de todas las bebidas conocidas por su carácter de haber sido preparada por personas que aman lo que hacen, que saben lo que quieren llevarse a la boca después.

La preparación de una cerveza de artesanía, a diferencia de las grandes marcas comerciales, guarda desde su origen un paso a paso inviolable donde se prima, por encima de todas las cosas, el buen sabor y las buenas sensaciones para quien la prueba. Queda de lado todo beneficio o plusvalía económica. Todo es, en resumen, una representación artística.

Consumir este tipo de cerveza no se debería tampoco volver un hábito. De 1 a 3 veces por semana, entre comidas, para ir fomentando su consumo.

A domicilio: para rentabilizar la jornada

Existe en la sociedad una suerte, generalizada, de tabú hacia las personas que adoptan sistemas de vida saludables. Esto sucede con todo, al menos en los inicios. Cuando ese pronunciado sistema comienza a ofrecer sus frutos, amigos y familiares comienzan a estar de acuerdo con la decisión y es posible que hasta repliquen la rutina.

Con la comida producida de forma artesanal ocurre lo mismo. Por eso, para ir derribando ese cerco, sobre todo si se convive con la familia, mezclar ambos mundos hará que las cosas fluyan mucho mejor. Una forma muy efectiva es realizar unas buenas comidas en casa, y enviarlos a familiares y amigos en envases de cartón para alimentos. Del tipo envases de carton foodpacservice son perfectos, porque se pueden idear todas las recetas imaginables, porque su amplio catálogo ofrece múltiples variantes. También, las infaltables cajas para pizza.

Disfrazar las comidas artesanales gracias a los envases permite que la primera sensación de desconfianza y desapego, por parte de los demás, sea suplantada por una de apetito voraz.

Comentarios