Jueves 22.11.2018
CIENCIA

"En España hacemos milagros con el poco presupuesto que hay para investigación"

Margarita Salas (Canero, 1938) es humilde y muy cercana. Le molestan las lisonjas y piropos en exceso sobre su labor científica y sigue dedicada a la investigación en biología molecular en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, sin ser apartada por su edad

La bioquímica Margarita Salas.
La bioquímica Margarita Salas.

-¿Por qué se revuelve en el asiento cada vez que se la celebra como la científica más influyente de España?

-Porque no creo serlo. Soy una mujer que trabaja mucho y a la que le gusta lo que hace.

-¿Qué significó Severo Ochoa para su carrera científica?

-Fue clave para que yo me dedicase a la bioquímica y a la biología molecular. Pude hacer la tesis doctoral gracias a que él me recomendase al que fue mi director de tesis, Alberto Sols, un excelente bioquímico. Si no, probablemente no me hubiese querido en su equipo por ser mujer. Después Severo Ochoa me sugirió que fuese con él a Estados Unidos a hacer una estancia postdoctoral. Así que fue decisivo en mi carrera.

Ochoa y Margarita 1968 3 (1)

-¿Las científicas españolas hoy siguen siendo discriminadas e invisibles?

-Es cierto que hay bastantes menos mujeres que hombres dirigiendo  grupos de investigación o en puestos científicos administrativos más altos. Esto se debe a que hemos empezado más tarde en la ciencia y el número de mujeres con cierto grado de madurez y experiencia es menor. También tenemos otros problemas como la maternidad o el peso del hogar y siguen siendo pocas las ayudas para la conciliación. Pero no creo que haya discriminación. En el CSIC para conseguir un puesto de trabajo se mira el currículum, no el sexo, y la remuneración es la misma para cargos iguales.

-¿Y qué tiene que pasar para que por fin haya una mujer presidenta del CSIC?

-Hoy en nuestros laboratorios hay más mujeres que hombres haciendo la tesis doctoral y que se plantean seguir adelante con su carrera. Estoy convencida de que en un futuro no demasiado lejano, la mujer en el mundo científico ocupará el puesto que le corresponda de acuerdo con su capacidad y su trabajo. Tendremos alguna presidenta del CSIC, como las hay del Gobierno.

-¿Cuál es el principal problema de los científicos españoles?

-El económico. La media europea de financiación es del 2% del PIB, en España estamos en el 1,24%. Estamos muy por debajo y a la cola de la UE. Formamos muy buenos doctores, pero que no encuentran la forma de continuar en nuestro país y se tienen que marchar. Irse fuera dos, tres o cuatro años está muy bien, pero siempre que puedas volver.

-La situación actual de la ciencia española ¿es tan descorazonadora como parece?

-No hay que ser catastrofista. Tenemos muy buena calidad de investigación, lo que falta es presupuesto. Todos hemos sufrido recortes, yo misma el año pasado recibí un 60% menos que la cantidad percibida hacía tres años. Siempre digo que en España con el poco presupuesto que tenemos para investigación, hacemos milagros.

-¿Qué le parece que los políticos hablen poco de ciencia en sus programas y discursos en general?

-Los políticos deberían hablar de ciencia porque es la base para el crecimiento de un país. Severo Ochoa lo decía mucho, que un país sin ciencia es un país sin desarrollo.

-¿Y por qué cuesta ver clara esta evidencia?

-Los políticos lo ven todo en el corto plazo, en su legislatura. Lo que tendría que haber es un pacto de Estado por la ciencia e investigación. Algunos científicos ya lo propusimos en el 2004, pero al final llegó el Gobierno de Zapatero y todo se olvidó, seguimos sin pacto y seguiremos sin él.

-Siempre ha sido muy autocrítica con la divulgación y el sector científico. ¿Es su asignatura pendiente?

-Los científicos y los medios de comunicación tenemos la obligación de divulgar la ciencia. A la sociedad le gusta conocer los avances de la misma porque repercuten en el bienestar de todos. El cáncer, las enfermedades neurodegenerativas... Sería muy importante que hubiese muchos más programas científicos en televisión. Si la gente presiona y lo demanda, los políticos se darían cuenta de que hay que apoyar más a la ciencia.

-Es usted miembro de la RAE y de la Academia de las Ciencias. ¿Cuál es ahí su principal reto?

-En la RAE pertenezco a una comisión de vocabulario científico y técnico y revisamos e incorporamos nuevos términos y traducimos algunos, ya que muchos vienen acuñados del inglés y nosotros tratamos de españolizarlos. En la Academia de las Ciencias se dan conferencias sobre temas de divulgación científica. Yo misma he dado este año una sobre los Premios Nobel de Química 2015, relacionada con los mecanismos de reparación del ADN y este tipo de charlas están abiertas al público y es un trabajo de difusión interesante.

Ingreso RAE 2003

- Respecto a su campo ¿hacia dónde va la biología molecular y cuál es el gran desafío?

-El gran reto es conocer cómo funciona el cerebro, cómo pensamos, hablamos. Las bases moleculares del sentimiento, del pensamiento, de la palabra. Otro gran desafío es poder diagnosticar, prevenir y curar enfermedades y con la secuencia del genoma humano se está avanzando mucho en los diagnósticos. También lo que se llama medicina personalizada, es decir, dar a cada individuo el tratamiento más adecuado teniendo en cuenta su perfil genético.

 - Usted ha dicho que cuando empezó la discriminaron por mujer y ahora la lo hacen por ser mayor. ¿Qué se puede hacer contra eso?

- Oficialmente yo estoy jubilada, pero en el CSIC existe la figura del profesor 'ad honorem' y gracias a eso puedo seguir trabajando porque si no, me tendría que ir a mi casa. Para mí la jubilación en ciencia no tiene sentido porque creo que si quieres puedes acogerte a ella, pero si te encuentras bien física y psíquicamente también debes tener derecho a continuar.

 

 

"En España hacemos milagros con el poco presupuesto que hay para investigación"

Comentarios