sábado 28/11/20
LOS CUERNOS MÁS SONADOS

Sé infiel y no mires con quién

Da igual que sean ricos y famosos, cuando hay adulterio de por medio, la vergüenza y el bochorno se sienten de la misma manera que cualquier ciudadano de a pie. Compañeros, amigos de amigos e incluso prostitutas, cualquiera vale para engañar a sus parejas

Kylie Minogue, Belén Esteban y Hillary Clinton, tres mujeres que han sufrido en sus carnes la infidelidad. | Archivo
Kylie Minogue, Belén Esteban y Hillary Clinton, tres mujeres que han sufrido en sus carnes la infidelidad. | Archivo

Que si le miro el móvil y veo llamadas sospechosas. Que si se deja el whatsapp abierto y una conversación tórrida destapa el pastel. Que si una amiga le ve de fiesta en actitud cariñosa con otra. Infinitas son las formas de enterarte de que tu pareja te está poniendo los cuernos, pero en el caso de los famosos, las maneras se multiplican por lo escandaloso del ‘vox pópuli’. La sociedad al completo es puesta al corriente del estrepitoso fracaso (o bache para los que acaban perdonando) sentimental. Aquí un resumen de los cuernos más sonados a escala internacional.

Infidelidades made in Spain

Ha sido la noticia cuore de la semana, Belén Esteban y su novio ‘El Migue’ lo han dejado. De nada sirvieron los berrinches que tenía la de San Blas dentro de la casa de Gran Hermano VIP, donde lloró lágrimas de sangre porque echaba de menos a su amado conductor de ambulancias. La colaboradora llegó a intuir que algo pasaba al ver que su pareja no acudía a las galas para apoyarla, pero nada hacía presagiar lo que ocurriría a la salida de la ‘Princesa del Pueblo’. Resulta que al que Esteban vendía como el hombre más bueno del mundo, el más desinteresado y el único que la ha querido de verdad, se dedicaba a ‘tontear’ con una compañera de trabajo mientras su chica las pasaba canutas en Guadalix de la Sierra. Todo un golpe para Belén, que ha decidido poner punto y final a su relación, aunque ha transmitido a los medios su deseo de que “dejen en paz” al que hasta hace poco fuera el amor de su vida.

Otra que ha sufrido los estragos de la infidelidad ha sido Lara Dibildos. Y es que enamorarse del mujeriego Álvaro Muñoz Escassi tiene un precio. Allá por el año 2005, cuando ambos eran pareja, salieron a la luz unas imágenes en las que el jinete se besaba apasionadamente en mitad de la calle con una desconocida. Unas fotografías que bien costaron una ruptura, por mucho que tuvieran un hijo en común.

Aunque Kylie Minogue y Andrés Velencoso llegaran a formar una de las parejas más asentadas y deseadas del mundo, nada pudo hacer la australianta ante el torrente Corberó. Tras una foto ‘casual’ que ambos colgaban en sus respectivas redes sociales la misma cala en Tossa de Mar se dispararon las alarmas, aunque nada se confirmó hasta que él fue visto saliendo del inmueble de la catalana después de una noche que se perfilaba de pasión. Después de romper con una dolida y traicionada Kylie, ambos confirmaban su romance a través de Instagram, aunque nunca posan juntos en los photocalls.

Cuernos de altas esferas

Cuando la infidelidad llega a ser cuestión de estado, la cosa se vuelve aún más seria si cabe. Ese es el caso de la fallecida Ladi Di y el príncipe Carlos de Ingraterra. La mujer más adorada del pueblo británico llegó a reconocer que “en mi matrimonio éramos tres”, tras enterarse de la doble vida que el hijo de Isabel II llevaba con ella, su esposa, y con Camila Parker Bowles. Tras fallecer Diana ambos se casaron y viven felices después de, al fin, poder hacer público un amor que comenzó en la más tierna juventud.

Las idas y venidas de nuestro rey emérito, Don Juan Carlos de Borbón, son ya algo muy asumido por el pueblo español y, sobre todo, por su mujer, la reina Sofía. Numerosas han sido las amantes que se le han atribuido, entre ellas Bárbara Rey y, de la que más se ha hablado, Corinna zu Sayn-Wittgenstein (a la que, según el libro ‘Final de partida’, también engañó con otras terceras y cuartas en discordia).

El que fuera presidente de los Estados Unidos de América, Bill Clinton, fue pillado con la que se convirtió en la becaria más famosa del mundo, Mónica Lewinski, en plena infidelidad. Fue ella misma la encargada de contar todo ante los medios, dejando en evidencia a la mujer de su amante, Hillary. Ella pasó el sofocón como buenamente pudo y acabó perdonando a su esposo. 15 años después del escándalo, ahora es ella la que se disputa su puesto en la Casa Blanca por el Partido Demócrata.

Engaños de celebrities

Aquí la lista podría alargarse hasta el infinito y más allá. Las múltiples relaciones sociales que tienen los famosos parece que llaman al embuste y a mantener de tapadillo relaciones paralelas a las oficiales.

Es el caso de uno de los tríos más famosos de la historia, formado por Brad Pitt, Jennifer Aniston y Angelina Jolie. El actor hollywoodense estaba felizmente casado con Aniston cuando entró en su vida Jolie gracias al rodaje de ‘Sr. Y Sra. Smith’. Fueron los inicios de una familia que cuenta ya con seis hijos (tres adoptados y tres biológicos), pero que perjudicó seriamente a una Jennier Aniston que se quedó compuesta y sin novio.

Lo de Jude Law con Sienna Miller fue sin duda escandaloso. Miller le pilló en plena faena con la niñera de sus hijos, momento tras el cual dejaron la relación, para volver a retomarla y volver a dejarla definitivamente una segunda vez.

Hugh Grant también se bañó de gloria al ser descubierto practicando sexo oral con una prostituta de color en un coche mientras estaba saliendo con Liz Hurley. A día de hoy siguen siendo buenos amigos.

Eva Longoria y Tony Parker, Jennifer Lopez y Cris Judd (con Ben Affleck), Alejandro Sanz y Jaidy Mitchell y Kristen Stewart y Robert Pattinson son otros ejemplos de parejas que han acabado por culpa de terceras personas. 

Comentarios