lunes 21.10.2019
Tres de los cinco regidores de capitales, enfermos

Una extraña plaga golpea la salud de los alcaldes de Castilla-La Mancha

El alcalde de Albacete ha tenido que dimitir por problemas de salud, relacionados con el estrés. La alcaldesa de Ciudad Real, ausente en los dos últimos plenos por enfermedad. La de Toledo, de baja médica. La política municipal parece peligrosa para la salud

El ya ex alcalde de Albacete, Javier Cuenca. | ED
El ya ex alcalde de Albacete, Javier Cuenca. | ED

Mareo, vómitos, dolor de cabeza. Éste es el efecto que produce la alcaldía a tres de los cinco alcaldes de capitales de Castilla-La Mancha. Una extraña plaga que parece que tiene que ver con el estrés, que afecta por igual a populares y a socialistas. El caso más grave parece ser el del ya exalcalde de Albacete, la ciudad más grande de la región, el ‘popular’ Javier Cuenca, que se ha visto obligado a dimitir hace unos días. Las alcaldesas socialistas de Toledo y Ciudad Real, Milagros Tolón y Pilar Zaragoza, también están de baja, pero sin consecuencias políticas, de momento.

La plaga no ha afectado de momento a los alcaldes de Cuenca, Ángel Mariscal, ni al de Guadalajara, Antonio Román, de los que hasta el momento no hay malas noticias médicas.

Se da la circunstancia de que los tres alcaldes con problemas médicos gobiernan sus municipios con complicados acuerdos con otras formaciones. Los socialistas, con las marcas blancas de Podemos, que están poniendo contra las cuerdas al Gobierno socialista regional. El de Albacete, con Ciudadanos.

La dimisión por motivos de salud de Javier Cuenca ha estado a punto de provocar un terremoto político regional. El PP gobierna gobierna la ciudad más habitada de la región merced a un acuerdo con Ciudadanos. Al retirarse Cuenca, la formación naranja no tenia demasiado claro si apoyar a su sucesor, el hasta entonces concejal Manuel Serrano. Javier Cuenca, funcionario, ha sido un alcalde muy dialogante, lo que ha dejado una impronta especial que facilitó el pacto con Ciudadanos. El PP ha logrado salvar una posible crisis política.

El caso es que Cuenca sufría males muy parecidos a los de las alcaldesas también enfermas. Mareos, dolores de cabeza, vómitos, todos ellos asociados al parecer a la ansiedad y el estrés laboral.

Especialmente sintomático es el caso de la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora. Aunque ha sido vista por la ciudad sin novedad, incluso en reuniones de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), la regidora socialista se dio de baja en los dos últimos plenos, los correspondientes a mayo y junio. Los síntomas, según las fuentes, eran los mismos, mareos y dolor de cabeza. La sustituyó Nicolás Clavero, primer teniente de alcalde, en un pleno al que acudieron a protestar vecinos descontentos de un barrio de la ciudad. Zamora gobierna junto a Ganemos, una de las fórmulas blancas de Podemos para las últimas municipales, aunque las elecciones las ganó el PP con mayoría insuficiente. Aunque la dolencia de Zamora no parece grave, estará de baja aún unos días, hasta su completo restablecimiento.

Otra alcaldesa castellano-manchega con problemas de salud es Milagros Tolón, primera edil de Toledo, la capital regional. La socialista gobierna también con una marca de Podemos. El partido de Pablo Iglesias está ahora mismo a la gresca precisamente con el exalcalde de Toledo, hoy presidente regional, Emiliano García Page, tras la espantada en el último momento de la votación de los presupuestos regionales. En el caso de Tolón parece que son las cervicales las que le producen estos síntomas desagradables e inhabilitantes para un trabajo de la intensidad de una alcaldía.

Para quien lo dudara, esto deja claro que la política municipal puede ser perjudicial para la salud.