lunes 2/8/21
DESPUéS DE EMITIRSE 'CIUTAT MORTA'

El Sindic de Greges detecta la desaparición del libro de detenidos del 4F

Una investigación evidencia que el libro de la Guardia Urbana en el que se apuntaron los registros de los detenidos de febrero de 2006 desaparecieron hace ya 5 años

Ribó le pide explicaciones al Ayuntamiento de Barcelona | EP
Ribó le pide explicaciones al Ayuntamiento de Barcelona | EP

Una investigación del Síndic de Greges, Rafael Ribó, ha detectado la desaparición del libro de la Guardia Urbana de registros y custodia de los detenidos de febrero de 2006, mes en que se produjeron los hechos del 4F.

Al presentar este lunes el informe emprendido tras la emisión del documental 'Ciutat Morta' en televisión, Ribó ha reclamado al Ayuntamiento de Barcelona indagar quién fue el responsable de esta desaparición, ya que asegura que es la primera vez que en sus investigaciones encuentra un hecho así.
 

El adjunto del Síndic, Jordi Sánchez --que ha llevado el peso de la investigación--, ha detallado que, cuando pidieron esta información al Consistorio, el primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, les explicó que la desaparición del libro se produjo en 2010: "En pleno proceso de revisión de las condenas", ha recordado.

"Es una desaparición grave. Evidencia que no se garantizó adecuadamente la custodia de los archivos", ha valorado Ribó.

El informe también ha señalado que, al menos un detenido, Rodrigo Lanza, sufrió heridas y contusiones mientras estaba bajo custodia de la Guardia Urbana y que requirió puntos de sutura.

En un reconocimiento médico en el Hospital de la Esperanza, sobre las 11 horas y después de haber estado horas bajo custodia, Lanza presentaba una herida en la cabeza que requería diversos puntos de sutura con grama y contusiones diversas.

Sin embargo, el reconocimiento previo en el Hospital del Mar, sobre las 8.30 horas, solo consta que le diagnosticaron policontusiones --cuando a otro detenido sí le practicaron puntos de sutura en este centro-- y, además, los informes médicos "incomprensiblemente" no se incluyen en el atestado policial, con lo que para investigarlo tuvieron que recurrir a otras vías.

"Ni el Ayuntamiento ni la Guardia Urbana abrieron una investigación interna sobre las supuestas agresiones a los detenidos que denunciaron en el juzgado", ha recordado Ribó, que considera que debería haber abierto incluso habiendo un proceso judicial en marcha.

"La información que hemos tenido es relevante y pone de relieve que se deberían extraer lecciones para que no vuelva a repetir" y para exigir responsabilidades, ha añadido.

"Investigación independiente"

Entre otras medidas, Ribó pide al Ayuntamiento que instale cámaras en todas las dependencias y vehículos policiales, que investigue por qué ha desaparecido documentación y que bajo cualquier sospecha de maltratos abra una "investigación independiente".

El Síndic no se ha querido pronunciar sobre la necesidad de una reapertura judicial del caso, ya que considera que no le corresponde.

Comentarios