DÍA MUNDIAL DEL SIDA

Sida, una enfermedad que se ha feminizado

Actualmente, el virus del VIH afecta a un mayor número de mujeres que de hombres, especialmente en África y el Caribe. Además, la enfermedad también tiene peores consecuencias entre las féminas

Sida, una enfermedad que se ha feminizado

Aunque el acceso al tratamiento ha aumentado considerablemente en los últimos años, el VIH sigue afectando a más de 36 millones de personas. De hecho, durante el año 2016, fallecieron cerca de un millón de personas por SIDA.

De entre los afectados, ya sea como portadores del virus VIH o como enfermos de SIDA, las mujeres son el grupo más vulnerable, tanto a su contagio, como a los daños que se pueden sufrir derivados de ello.

El sexo femenino se enfrenta a complicaciones espefíficas en el padecimiento del SIDA, como infecciones por cándida recurrente, enfermedad inflamatoria pélvicasevera y mayor riesgo de cáncer cervical, según entiende el sistema de información de salud de Estados Unidos. Además, los efectos secundarios de los medicamentos suelen ser más severos entre las mujeres.

En África subsahariana, donde se concentra casi el 70% del número total de nuevas infecciones por el VIH en todo el mundo y en El CARIBE, las jóvenes de entre 15 y 24 años se infectan dos veces más que los hombres de su edad.

La violencia machista, sexual, la falta de educación sexual o la inseguridad reproductiva son algunas de las causas que propician que las mujeres se vean más afectadas que los hombres por el Virus de Imunodeficiencia Humana. Por ello, la prevención sigue siendo una prioridad en la lucha contra este mal, que infecta a las células del sistema inmunitario, alterando o anulando su función y dañando las defensas que el cuerpo tiene contra enfermedades

Naciones Unidas contra la falta de derechos

Este año la campaña #myrighttohealth, promovida por la ONU, proporcionará información sobre el derecho a la salud y su importancia en la vida de las personas. También tendrá como objetivo aumentar la visibilidad entorno a la necesidad de lograr una realización plena del derecho a la salud para todos y en todos los lugares.

1,8 millones de personas contrajeron la infección por el VIH en 2016.

La ONU se propone que en el 2030 no haya ninguna infección, ninguna muerte por sida y ninguna persona con VIH discriminada, y para ello, estableció la estategia 90-90-90: que estén diagnosticados el 90 % de los casos, el 90 % con tratamiento antirretrovírico, y que tengan carga viral indetectable el 90 %.

El primer país que lo logró fue Suecia. 

La buena noticia en torno a esta enfermedad, es que los medicamentos para paliar el sufrimiento de los enfermos, cada vez, son más accesibles. Según un informe de ONUSIDA, en junio de 2017, alrededor de 20,9 millones de personas tenían acceso a medicamentos vitales.

A pesar de ello, no hay que olvidar, que el SIDA se sigue contagiando a una velocidad considerable. 2.1 millones de personas reciben un nuevo diagnóstico de infección por el VIH cada año. Por ello, este viernes 1 de diciembre son numerosas las campañas de concienciación que lanzan diferentes colectivos como la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb) que ha reclamado un pacto de Estado contra el VIH para "eliminar las barreras" de acceso a un diagnóstico precoz y a los tratamientos.