martes, diciembre 6, 2022

Cuarenta años del humor de Paco Martínez Soria, que hizo reír a generaciones

Paco Martínez Soria era un actor capaz de hacer reír a carcajadas a un público muy diverso y de distintas generaciones y lugares, incluso antes de salir a escena. Este sábado, 26 de febrero, se cumple el 40 aniversario de su fallecimiento, pero todavía hoy sigue el recuerdo de su comedia muy presente gracias a la voz de expertos sobre su figura como la del periodista Javier Lafuente.

Este actor de teatro y cine era un “fenómeno” y un “gran divo” ya que su trabajo “le hizo alcanzar un nivel de popularidad y de alcance mediático y sociológico innegable” a pesar de empezar a triunfar con 64 años. Así lo describe este profesional de la comunicación, escritor y editor que es especialista en Martínez Soria y que desde 2013 también dirige la editorial Doce Robles.

“Era un monstruo de la escena y un cómico irrepetible”, asegura Javier Lafuente cuando habla de él con Efe, tal y como lo hizo en el libro bibliográfico sobre el actor que escribió en 2014, «El don de la risa».

Esta obra, que nace a pesar de que “hasta ese momento” el escritor supiera “lo justo sobre él”, buscaba “dar visibilidad a una persona que prácticamente nadie conocía y había hecho un trabajo impresionante”.

Paco Martínez Soria fue abuelo, taxista, empresario y cateto de pueblo en sus interpretaciones pero “si algo lo distinguía era su lucha contra la modernidad y la tecnología” a la que “se adaptaría” y con la que lidiaría hoy en día con la llegada y la expansión de las redes sociales “sin dejar atrás la defensa por esa especie de tradición de la época que lo acompañaba”.

“En general ha sido un actor bien tratado pero en los últimos años se está haciendo una especie de presentismo histórico en el que se acaba juzgando lo pasado con criterios actuales y él no se salva. Hay una tendencia a considerar que su cine era muy paternalista y de ideología conservadora, pero ha enganchado a muchas generaciones”, comparte Lafuente.

La comedia de los años 60 y 70 contaba también con actores de la talla de José Sacristán o Lola Herrera que, con el paso del tiempo, “fueron dando un giro a sus carreras y acercándose más al drama y al cine de culto”, explica el periodista.

«Paco Martínez Soria siempre se quedó ahí, en lo suyo, en la comedia. Esa que ahora se considera chabacana, casposa y babosa, y que a mí me parece injusto porque él no era así”, confiesa.

Fue en 1934 cuando el turiasonense debutó en el cine con «Sereno y Tormenta», dirigida por Ignacio F. Iquino, pero la película «La ciudad no es para mí» conquistó los teatros de toda España en los años 60 y su adaptación al cine se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos con 4,5 millones de espectadores hasta que llegó una de Alfredo Landa.

A estos triunfos fílmicos se suman otras cintas como «Estoy hecho un chaval», «El abuelo tiene un plan», «Don Erre que erre», «Se armó el belén», «Abuelo made in Spain», «El turismo es un gran invento» y «Paquete, el fotógrafo público número uno».

“Su comedia la podemos ver en otras películas, aunque no queramos reconocerlo o no se vea directamente así. Muchas tienen ese humor burdo de Paco Martínez Soria. No digo fácil, pero sí basado en una comedia no intelectual”, asegura Lafuente, que reconoce que en esta época España estaba liderada por la comedia “bufa” y ese humor, que “ha ido evolucionando” y “ya no pega tanto en esta sociedad”.

Aun con el paso del tiempo, la evolución y la “renovación de valores”, el periodista y escritor sostiene que “sigue habiendo a patadas comedia no intelectual” y que “hay que reconocer que la huella de Paco Martínez Soria sigue y seguirá presente” porque él era capaz de aprender de las reacciones de los espectadores y de adaptarse a lo que querían en cada momento.

Según explica Javier Lafuente, en la actualidad “la comedia no está bien valorada por los críticos” a pesar de que al público “le gusta reír”. “Si la historia del cine la escriben los críticos es muy diferente porque valoran otro arte más elevado. La comedia se lo tiene que currar mucho más. Es lo menos premiado y con menos prestigio”, señala el periodista, además de confesar que en los años 70 le “encantaba” el programa de televisión sobre teatro, Estudio 1.

Para él, el cine de barrio, que se completa con las películas de Paco Martínez Soria, sería como “esa vieja biblioteca o librería que tienes en casa con muchos libros que pertenecen a tu juventud y que quieres hojear de vez en cuando”. Eso pasa con estas películas, con las de Martínez Soria, y es que, “por muchos años que pasen”, atraen a la gente y alcanzan cifras récord de audiencia cuando se proyectan entre el contenido más actual.

Hay personas que nacen con un don para hacer reír, para ayudar a las personas a evadirse y para hacer olvidar las preocupaciones de aquel tiempo. Paco Martínez Soria lo tenía. El actor consiguió dejar su huella subido a las tablas con la muestra de su trabajo que era capaz de sacar sonrisas a gente “que iba a verlo solo a él y no la función”.

En el 40 aniversario de su fallecimiento, el programa Cine de Barrio de TVE contará este sábado, en un especial dedicado a este actor, con el periodista Javier Lafuente, el actor Luis Varela y la cantante Alaska, que recordarán y conversarán sobre este genio de la comedia que “sigue presente, aunque pasen los años”, tras la proyección de su obra maestra, que es un hito en la historia del cine español, «La ciudad no es para mí».

Navarra Rodríguez

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias