miércoles, mayo 29, 2024
- Publicidad -

Desarticulada una red que introdujo vehículos en España defraudando más de 3 millones en IVA

No te pierdas...

La Agencia Tributaria ha desarticulado una organización criminal que, mediante un entramado de sociedades  instrumentales ficticias, introducía vehículos en España procedentes de la Unión Europea (UE) que después vendía en España a través de sociedades distribuidoras sin el pago de los correspondientes impuestos.

En la operación se ha detenido a cuatro personas, los responsables y organizadores del fraude, así como sus cómplices, poniéndose a todos ellos a disposición judicial.

La organización, que operaba en Castilla-La Mancha, habría introducido vehículos por valor de 18 millones de euros, defraudando 3,5 millones de euros de cuotas de IVA, entre 2021 y el primer trimestre de 2023 en el  sector de la compraventa de vehículos usados.  

El inicio de la investigación judicial, desarrollada por el Juzgado de Primera  Instancia e Instrucción nº 2 de Tomelloso (Ciudad Real), arranca con la  denuncia presentada por la Dependencia Regional de Inspección de la  Agencia Tributaria en Castilla-La Mancha tras un previo procedimiento de  investigación en relación con las sociedades implicadas. 

En la fase de explotación de la operación se efectuaron cinco registros  domiciliarios en las localidades de Tomelloso (Ciudad Real), Hellín  (Albacete) y Albacete capital, que permitieron incautar abundante  documentación sobre las operaciones fraudulentas detectadas y cuyo  análisis permitirá añadir elementos de prueba a los ya obtenidos hasta el  momento en la investigación judicial. Además, se incautaron 20.000 euros  en efectivo. 

Embargo de bienes y bloqueo de cuentas 

Dentro del contexto de la operación se han adoptado medidas cautelares  patrimoniales judiciales con embargos de bienes inmuebles a nombre de  sociedades patrimoniales de los directores de la trama y con el bloqueo de  cuentas bancarias y embargos de vehículos de las entidades y personas  implicadas en el fraude. 

El apoyo de la Fiscalía de Albacete y su desarrollo y ejecución por el  Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, en su función de  policía judicial y en estrecha colaboración con el auxilio de la Inspección  Tributaria, ha permitido culminar la operación, desarrollada el pasado día  16 de mayo y en la que han intervenido 28 funcionarios, de ellos 19 de  Vigilancia Aduanera, cinco del Área de Inspección y cuatro de la Unidad  de Auditoría Informática. 

Además, el convenio de colaboración existente entre la Agencia Tributaria y la Dirección General de Tráfico para la lucha contra el fraude fiscal en las  transacciones de vehículos ayudó para localizar en los momentos iniciales  matriculaciones de vehículos que resultaban sospechosas. 

Metodología del fraude  

El mecanismo de fraude utilizado por la trama es el habitual en el  denominado ‘fraude carrusel’. Sociedades ficticias españolas, llamadas  ‘truchas introductoras’, simulaban adquirir directamente de proveedores  europeos vehículos usados, ya matriculados en el país de origen, mediante entregas intracomunitarias de bienes en régimen general de IVA, con lo  que se adquieren exentos de IVA.

Posteriormente, estas ‘truchas introductoras’, venden los vehículos a otras  entidades españolas, las entidades distribuidoras. Sin embargo, las  ‘truchas ficticias introductoras’ españolas no ingresan en las arcas públicas el IVA devengado en sus ventas y repercutido expresamente en sus  facturas a las distribuidoras, que sí se deducen un IVA repercutido no ingresado por las ‘truchas introductoras’. Además, para dificultar su  detección, periódicamente las sociedades ‘truchas’ eran sustituidas por  nuevas empresas. 

Esta mecánica permitía a las entidades distribuidoras vender los vehículos  a un precio muy inferior, gracias al margen que otorga el fraude previo del  IVA.  

Los directores de las entidades distribuidoras, a pesar de la apariencia  creada de entidades independientes, realmente controlaban las ‘truchas  introductoras’ y canalizaban formalmente las adquisiciones de vehículos usados a los proveedores de la Unión Europea a través de ellas, por lo que  su interposición era una mera apariencia, ya que la realidad material es  que todo el proceso de compra de los vehículos en origen se realizaba y  controlaba por los mismos responsables. 

‘Truchas remotas’ para dificultar la detección del fraude 

Para dificultar la detección del fraude, también se ha constatado la  interposición simulada en la cadena de transacciones para la adquisición  de los vehículos de sociedades ficticias extranjeras, denominadas ‘truchas  remotas’. Su función dentro del esquema fraudulento consiste en cambiar  el régimen aplicable de IVA.  

Estas entidades reciben facturas en régimen ordinario de IVA de entregas  intracomunitarias de bienes exentas y cambian indebidamente el régimen  de tributación. Así, emiten facturas a las entidades distribuidoras  españolas en régimen especial de bienes usados (REBU), o régimen del  margen en otros países, lo que legalmente es incompatible. Los directores  de las entidades distribuidoras realmente también controlan estas  sociedades ficticias, las ‘truchas remotas’. 

Con este último método de fraude se habilita formalmente a las entidades  distribuidoras españolas para emitir, a su vez, facturas a sus clientes en el 

régimen REBU, con lo que, esos clientes (en toda la cadena de  distribución) emitirán también las facturas a sus clientes en REBU,  logrando una reducción artificial de su tributación por el IVA. En el REBU los ingresos que se realizan por IVA son mínimos en comparación con el  régimen general, en el que se debe repercutir expresamente el IVA a los  clientes al 21% sobre el importe de venta e ingresar ese importe en el  Tesoro Público. 

Mientras, en las Jefaturas Provinciales de Tráfico la organización tramitaba  la nueva matriculación de los vehículos usados en España, previo paso por  la Inspección Técnica de Vehículos, aportando la documentación de las  transacciones formal y simuladamente realizadas, como justificación de la  titularidad de su matriculador. En ocasiones, la red alteraba esta  documentación para intentar evitar los controles sobre su matriculación. 

Un problema europeo  

Esta tipología de fraude intracomunitario se produce en los distintos países miembros de la Unión Europea, provocando pérdidas de ingresos  tributarios y distorsionando los precios en los mercados de los sectores  económicos afectados, con el consiguiente perjuicio para los comerciantes  legítimos, que sí cumplen sus obligaciones fiscales. 

Las autoridades comunitarias vienen prestando desde hace años especial  atención al ‘fraude carrusel’ intracomunitario, también denominado fraude  en cadena del operador desaparecido o ‘missing trader fraud’, mediante la  adopción de iniciativas que refuerzan la lucha contra este fraude con un  incremento de la cooperación administrativa entre los Estados miembros y  aumentando la eficacia de los sistemas nacionales de control del IVA,  mediante las reformas oportunas y la disposición de los medios  adecuados.  

Esta operación se enmarca en la política de prevención, detección y lucha contra este fraude específico en que la Agencia Tributaria trabaja de forma pionera desde hace años con órganos de investigación especializados. 

Las actuaciones continúan su curso y avisan de que pueden adoptarse nuevas decisiones judiciales.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -