domingo, junio 16, 2024
- Publicidad -

Muere Carmen Sevilla a los 92 años

¡Adiós, Carmen Sevilla! Se va la actriz, presentadora y cantante a los 92 años tras sufrir desde hace varios años de Alzheimer

No te pierdas...

La reconocida actriz Carmen Sevilla ha fallecido a la edad de 92 años, según ha informado su hijo. El triste suceso ocurrió este martes, luego de que su estado de salud se agravara y fuera trasladada desde la residencia donde vivía en Aravaca (Madrid) a un hospital de la ciudad.

Carmen Sevilla residía en una institución geriátrica desde el año 2015, después de recibir el diagnóstico de Alzheimer, una enfermedad que marcó los últimos años de su vida.

Carmen Sevilla olvida que fue una gran artista

Su última aparición pública tuvo lugar durante la gala del 20 aniversario de Telecinco, cadena en la que regresó a la televisión a finales de 1991. Durante el evento, se evidenciaron algunos problemas de salud a través de su discurso inconexo, que tuvo que ser interrumpido por los presentadores.

La actriz se retiró de la televisión en el año 2010, un año después de recibir el diagnóstico de Alzheimer, tras varios años al frente del programa «Cine de barrio«.

Nacida en el barrio sevillano de Heliópolis en 1930, Carmen Sevilla contrajo matrimonio con el compositor, arreglista y director de orquesta español Augusto Algueró, con quien tuvo a su único hijo. Posteriormente, contrajo segundas nupcias con el empresario Vicente Patuel, quien falleció en el año 2000 después de 15 años de matrimonio.

Carmen Sevilla participó en más de 80 películas, tanto en España como en Argentina, México, Francia e Italia, e incluso tuvo incursiones en Hollywood, Estados Unidos. Además de su talento actoral, también se destacó como bailarina, cantante y presentadora de televisión. Mantuvo amistad con otras grandes estrellas del espectáculo como Lola Flores, Sara Montiel o Paquita Rico, y se ganó el sobrenombre de ‘novia de España’.

Carmen Sevilla fue amadrinada por Estrellita Castro

Su carrera artística comenzó como bailaora flamante en 1942 de la mano de la cantante y actriz Estrellita Castro. Debutó en el cine en la película «Serenata española» (1947) y en julio de 1949 obtuvo su primer papel protagónico en la película «Jalisco canta en Sevilla«, junto a Jorge Negrete, seguida poco después por «La revoltosa«, dirigida por José Díez Morales.

Durante la década de los años 50, Carmen Sevilla experimentó su primera etapa de gran éxito, convirtiéndose en una de las actrices más solicitadas por el público. Participó en películas emblemáticas como «Violetas Imperiales» (1952), dirigida por Richard Pottier y protagonizada junto a Luis Mariano, con quien también trabajó en «El sueño de Andalucía» y «La Bella de Cádiz«.

Otros títulos destacados de esta época incluyen «El Sueño de Andalucía» (1951), «El deseo y el amor» (1952), «La hermana San Sulpicio» (1952), «La pícara molineta» (1955), «El amor de Don Juan» (1956) y «La fierecilla domada» (1956). Cabe mencionar el notable logro de «La venganza» (1957), dirigida por Juan A. Bardem, que se convirtió en la primera película española nominada al Premio de la Academia en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa.

La fierecilla domada con Carmen Sevilla

Su talento interpretativo también la llevó a trabajar en producciones internacionales como «Rey de reyes» (1961), dirigida por Nicholas Ray, en la que Carmen Sevilla interpretó a María Magdalena, y «Marco Antonio y Cleopatra» (1962), donde encarnó a Octavia en la versión de Charlton Heston del clásico de William Shakespeare. Durante su paso por Hollywood, tuvo la oportunidad de codearse con figuras como Frank Sinatra, Cary Grant y Ricardo Montalbán.

En la década de los años 60, Carmen Sevilla consolidó su carrera como cantante, aprovechando el éxito previo gracias a las canciones que interpretaba en sus películas. Llegó a publicar más de 15 discos de coplas, boleros, tangos y chotis.

En los años 70, volvió a cautivar al público y a la crítica al convertirse en una de las protagonistas del nuevo cine español, en una época marcada por la llegada de nuevos directores como Eloy de la Iglesia, con quien trabajó en «El techo de cristal» (1971); Julio Diamante, director de «Sex o no sex» (1974); y Gonzalo Suárez, con quien colaboró en «La loba y la paloma» (1974), entre otros proyectos.

Carmen Sevilla mantuvo su popularidad en las últimas décadas, especialmente por su trabajo en televisión. Fue la encargada de despedir el año desde la Puerta del Sol en varias ocasiones, como en 1994, cuando deseó a todos los españoles un feliz 1964, dejando una huella imborrable en la memoria colectiva junto a José María Íñigo.

Tras una pausa de 15 años sin participar en películas, Carmen Sevilla regresó a la interpretación de la mano de Antena 3, protagonizando la serie titulada «Ada Madrina» junto a Jesús Puente y la modelo Mar Flores. Sin embargo, la cadena decidió retirar la serie de la programación después de cuatro capítulos.

Uno de sus momentos más memorables fue su participación diaria al frente del programa «Telecupón» de Telecinco, desde finales de 1991 hasta 1997. Conquistó al público con su naturalidad y dejó expresiones como «ovejitas» y «cuponsito» en el recuerdo colectivo. También formó parte del programa «Queridos presentadores» en Antena 3, junto a Bertín Osborne.

Además de su destacada trayectoria artística, Carmen Sevilla recibió numerosos reconocimientos a lo largo de su carrera. Entre ellos se encuentran las Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos, otorgadas a la mejor actriz principal por «La fierecilla domada» en 1995 y a la mejor actriz por «El techo de cristal» en 1970. También recibió la Medalla de Honor en 2003.

Entre otros galardones, Carmen Sevilla fue distinguida con la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo en 2001 y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2003. Además, obtuvo un Fotogramas de Plata, un TP, una Antena y un Micrófono de Oro, así como la Medalla de Andalucía y el premio a toda una vida de cine de la Comunidad de Madrid.

Su legado también se refleja en su ciudad natal, Sevilla, donde fue nombrada Hija Predilecta. Asimismo, ha dejado su huella en distintas localidades con avenidas y calles que llevan su nombre, como en Roquetas de Mar (Cádiz), Marbella (Málaga), San Pedro de Alcántara (Málaga) y Villafranca de Córdoba (Córdoba). Además, cuenta con una estrella en el Paseo de la Fama de Madrid.

Con la partida de Carmen Sevilla, el mundo del cine y la cultura pierde a una talentosa actriz y artista polifacética que dejó una huella imborrable en la historia del espectáculo. Su legado perdurará en la memoria de quienes disfrutaron de su carisma, talento y pasión por el arte. Descanse en paz, Carmen Sevilla.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -