lunes 2/8/21

Ucrania: capítulo segundo

Después de la anexión de Crimea por Rusia se está produciendo una creciente tensión en zonas de Ucrania de mayorías rusas y próximas a Rusia. Grupos prorrusos ocupan centros de la administración y organizan poderes paralelos –estructuras de Estado en la autoproclamada República popular de Donetsk - al margen del poder establecido. Se anuncian más referendums. El presidente de Ucrania ha amenazado con usar la fuerza si estos grupos no abandonan su actitud ofreciendo despues del palo la zanahoria de una autonomía.

No se trata de dar a Moscú una excusa para intervenir ¿Pero cómo se les va a disuadir despues del precedente de Crimea? Si en Crimea las consecuencias negativas para Rusia han sido muy pocas y la anexión –eso sí nula de pleno derecho internacional -exitosa, es lógico que otros territorios de composición similar quieran seguir el mismo camino o algo parecido.  

Es lógico que otros territorios de composición similar quieran seguir el mismo camino

Yanukovich sigue medrando desde Rusia en los asuntos de Ucrania lo cual es lógico si se tiene en cuenta que es el presidente del Gobierno de Ucrania reconocido por Rusia. Putin tiene desplazadas tropas en la frontera y las fuerzas policiales del gobierno ucranio no logran imponerse sobre los  insurgentes. Desde la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que ha enviado observadores a Ucrania por las elecciones pero no ha podido acceder a Crimea (llegan demasiado tarde), se advierte que la tensión creada por estos grupos prorrusos –habría que decir prosoviéticos- para la división del país  puede llegar a incentivar una guerra civil que enfrente a los rusos y los ucranios. Si acaban interviniendo tropas rusas tendremos realmente un conflicto armado internacional ¿O acaso habría que calificarlo como “guerra civil” del espacio postsoviético?

La Unión Europea y Estados Unidos amenazaban hace unos dias con sanciones graves contra Moscú por la anexión de Crimea. Muchas amenazas incumplidas. Unos dias después es Rusia la que amenaza a Europa con cortar el suministro de gas a Ucrania si esta no paga sus deudas…con dinero de la Unión Europea. Dice Putin en su carta a 18 dirigentes europeos que si Ucrania se encuentra sin gas utilizará el  que cruza su territorio destinado a otros países europeos y habrá problemas de suministro en otoño. Han cambiado las tornas. O la Unión Europea encuentra algún modo diplomático de parar el nuevo imperialismo ruso o va a tener que decidir, tarde o temprano, entre callar ignominiosamente o ¿intervenir militarmente en ayuda de la maltrecha integridad de Ucrania? ¿contra tropas rusas? Imposible.

Le va a salir muy cara a la UE la dependencia del gas ruso

La diplomacia sigue en marcha. La semana entrante se celebrará en Ginebra una suerte de conferencia cuatripartita con la participación de Rusia, Estados Unidos, la Unión Europea y Ucrania. El conflicto en Ucrania podría acabar con una nueva Constitución federal  que garantice los derechos de los rusos, tras las elecciones de mayo, y una finlandización de la politica de seguridad de Ucrania que la convierta en un país neutral inmune a la expansión imperialista de la OTAN. Esperamos que este será el contenido del capítulo tercero en Ucrania. De Crimea ya ni se habla. En cualquier caso le va a salir muy cara a la Unión Europea la dependencia del gas ruso. De ahí que se esté moviendo la idea de atenuar esa dependencia aumentando el consumo de gas proveniente de Argelia.

Comentarios