martes 07.07.2020

Messi, en el podio junto a Pelé, Di Stéfano y Maradona

Lionel Messi no es ídolo en Argentina, su país, porque en su selección nacional no es el líder que ejerce en el Fútbol Club Barcelona. Los argentinos no le tienen tanto aprecio, entre otras razones, porque es casi estrella foránea ya que creció como futbolista en La Masía y no en un club tradicional del país.

Europa, y prácticamente el resto del mundo que le ha visto sus últimas actuaciones por televisión, lo considera el número uno mundial y en la propia Argentina ya hay gentes, pocas todavía, que lo consideran superior a Diego Armando Maradona.

En Europa ha ganado el Balón de Oro y el Fifa World Player. Aquí ha sido bendecido como el mejor y con veintidós años se cree que superará con creces a los grandes mitos que en el fútbol han sido. Messi está en el podio de los dioses del olimpo balompédico. Se le sitúa junto a Pelé, Di Stéfano y Maradona.

No hay medio informativo español o internacional que no haya mostrado las imágenes del Messi exultante, del futbolista que en cuatro días ha marcado dos veces tres goles en un partido. Es natural que por su capacidad de improvisación, el modo en que burla a los defensas y dispara a gol, se le compare con los mejores de la historia.

La "messidependencia" del Barça se considera nociva para el equipo. No fue inferior a la que tuvieron el Santos y Brasil con Pelé y el Real Madrid con Di Stéfano.

Messi, en el podio junto a Pelé, Di Stéfano y Maradona
Comentarios