viernes 24/9/21

La Liga inglesa también está en crisis económica

En Inglaterra ha entrado la crisis futbolística tras años de bonanza, de ingresos extraordinarios por contratos televisivos y publicitarios y la llegada de magnates del petróleo y otras bicocas industriales. Hay problemas hasta en clubes tan poderosos como Manchester United y Liverpool. Lo que faltaba.

Sucede que en cualquier país se toman medidas drásticas cuando hay desaguisado económico. En España, no. Aquí todo se tapa y, si es necesario, acuden en auxilio del club ayuntamientos, autonomías y entidades financieras. Aquí hay pánico políticamente a que un club descienda o desaparezca.

Los clubes de fútbol, mal administrados en general, acaban teniendo el auxilio de gobernantes a quienes se les presiona y, ante el temor de que la masa social les niegue los votos municipales, autonómicos o legislativos, ceden. Si hay que recalificar los terrenos del estadio o la ciudad deportiva para dar pelotazo, se hace y nadie rechista. En Madrid, menos que ningún otro lugar.

El primer susto se lo ha llevado el Portsmouth, que se ha declarado insolvente y su destino está en el descenso a Segunda. Debe 80 millones de euros, de los que trece son a Hacienda.

Lo sorprendente de los datos que se manejan, respecto a la deuda de los clubes de la élite inglesa, es la cifra total, que está en 3.800 millones de euros, y me temo que tal cantidad no es superior a la de los españoles.

El Manchester tiene un pasivo de mil millones de euros y ello ha levantado más que ampollas. Lo peor del empobrecimiento de los clubes del Reino Unido es la reducción de capacidad para fichar jugadores españoles. Lo bueno, que no se encarecerá el mercado.

Sería interesante que en España salieran a la luz los números rojos de todos. No hay excepciones.

Comentarios