martes 19/1/21

Florentino mandará entre líos judiciales

El madridismo cuenta las horas que faltan para el desembarco de Florentino Pérez en la presidencia del Real Madrid. Los minutos que faltan hasta el próximo lunes, fecha en la que será proclamado oficialmente, se le hacen siglos con todo lo que está lloviendo sobre el club más laureado del mundo. Porque, como afirma el dicho popular: "Hay días en los que uno no está para nada". Algo así es lo que le pasó al Real Madrid este pasado miércoles. Uno de esos días que el madridismo no podrá olvidar durante mucho tiempo.

Veamos. Fue una jornada completa en la que el Real Madrid vivió las dos caras de la moneda. Por la mañana protagonizó uno de los momentos más bochornosos de su centenaria historia con la intervención de la Policía Judicial para poner el Bernabéu patas arriba en busca de la documentación y facturas correspondientes a la negra y turbulenta etapa presidencial de Ramón Calderón y su junta directiva. Y por la noche, el eterno rival, el Fútbol Club Barcelona, enamoraba al planeta fútbol con su juego para entrar en la leyenda con la conquista de la Liga de Campeones, el último esfuerzo para alzarse con una histórica triple corona. Un gran acontecimiento éste, no hay que ocultarlo ni engañarnos, que hirió profundamente el sentimiento de una gran parte de los seguidores blancos.

El Madrid necesita pasar página lo más rápidamente posible. Le urge que Florentino tome los mandos de la nave blanca lo antes posible -si es que puede trabajar con tranquilidad entre tantos líos judiciales- para "hacer en un año lo de tres", como advirtió el día de su presentación en sociedad en el hotel Ritz. Por lo pronto, como primer ungüento en el alicaído ánimo del socio, ya se conoce que el entrenador que tendrá la difícil misión de destronar al Barça será el chileno Manuel Pellegrini, y el brasileño Kaká el crack que añoran desde la marcha de los Figo, Ronaldo, Zidane y Beckham.

Una papeleta nada fácil la que va a tener que solucionar Florentino en su reentré al frente del Madrid. La de confeccionar un proyecto ganador en lo deportivo. Y en lo institucional, sabe que va a dirigir un Real Madrid imputado y bajo sospecha de corrupción y no estaría nada mal que echara una mano a la Policía Judicial en la tarea levantar las alfombras de los 'despachos nobles' del Bernabéu.

Comentarios