jueves, julio 18, 2024
- Publicidad -

Historias de mi vida liberal: réquiem por mi amigo Publio Cordón, las víctimas del terrorismo y por la violencia independentista

No te pierdas...

Bernardo Rabassa
Bernardo Rabassa
Librepensador. Maestro Nacional. Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras y Diplomado en Psicología Industrial por la Universidad Complutense de Madrid.

En la política después de la retirada de ETA y la práctica desaparición del GRAPO, el único disgusto que nos hemos llevado ha sido el intento de asesinato de Alejo Vidal Cuadras. Hoy Mentiras y corrupción todas, pero no corre la sangre, aunque el que en su día corriera, influye en la política con la presencia de Bildu en el parlamento nacional y su crecimiento en votos contra el PNV en el País Vasco, así como fruto de la violencia en Cataluña la Ley de Amnistía y el expatriado Puigdemont.

 Terrorismo, Amnistía y el Futuro Político de España: En un n Análisis Contemporáneo. En la España de hoy, la política ha sido moldeada por el pasado turbulento del terrorismo y las aspiraciones independentistas. Tras la retirada de ETA y la práctica desaparición del GRAPO, el panorama ha cambiado significativamente. Sin embargo, la sombra de la violencia y la lucha por la independencia todavía influyen en el contexto político actual.

La Amenaza Latente y la Política de Hoy. El reciente intento de asesinato de Alejo Vidal-Quadras nos recuerda que, aunque las grandes organizaciones terroristas han sido desarticuladas, las amenazas individuales persisten. Este suceso subraya la necesidad de permanecer vigilantes y no subestimar los riesgos, incluso cuando la violencia no es tan prevalente como en décadas pasadas.

El Caso Puigdemont y el Desafío Catalán. El intento de creación de la República Catalana por Carles Puigdemont y sus seguidores sigue siendo una herida abierta en la política española. Aunque actualmente no hay derramamiento de sangre, las tensiones políticas y sociales permanecen. La reciente aprobación de la Ley de Amnistía busca tender un puente hacia la reconciliación, pero su efectividad aún está por verse. Puigdemont sigue expatriado y la cuestión catalana no está resuelta.

Bildu y el Futuro del País Vasco. En el País Vasco, la presencia de Bildu en el parlamento nacional y su creciente apoyo popular reflejan un cambio significativo en la política regional. Este crecimiento desafía al tradicionalmente dominante Partido Nacionalista Vasco (PNV). Bildu, con sus raíces en la izquierda abertzale, ha logrado capitalizar el descontento de ciertos sectores de la población, ofreciendo una alternativa al PNV.

La Amnistía y sus Consecuencias. La Ley de Amnistía, aprobada en un intento de cerrar capítulos dolorosos, es una apuesta arriesgada. Por un lado, podría facilitar la reintegración de figuras clave del independentismo catalán y reducir las tensiones. Por otro lado, existe el riesgo de que sea percibida como una concesión a quienes desafiaron el orden constitucional, lo que podría generar resentimiento entre quienes defienden la unidad de España.

El camino hacia una España más unida y pacífica es complejo y está lleno de desafíos. La retirada de ETA y la desaparición del GRAPO marcaron un hito en la historia reciente, pero los problemas subyacentes de identidad y autonomía siguen sin resolverse. La violencia ha disminuido, pero las divisiones políticas y sociales persisten.

La aprobación de la Ley de Amnistía representa un intento de avanzar, aunque su éxito dependerá de la capacidad de las partes implicadas para dialogar y encontrar un terreno común. Mientras tanto, la política española seguirá siendo influenciada por el pasado y las aspiraciones de diversos grupos que buscan su lugar en la estructura del Estado.

En conclusión, el panorama político español sigue siendo complejo y dinámico. La memoria de la violencia pasada, la lucha por la independencia catalana y la evolución del apoyo a partidos como Bildu son factores clave que moldearán el futuro. La vigilancia, el diálogo y la búsqueda de soluciones inclusivas serán esenciales para avanzar hacia una España más cohesionada y próspera.

No es menor disgusto el que me llevo hoy recordando que Publio murió hace 29 años, y de la insidiosa espera por el desconocimiento del fin de  su secuestro por los GRAPO, en su casa de Zaragoza, solo su esposa Pilar Muro y sus hijas María y Carmen, sabían que él había muerto con la certeza que da el afecto y el amor de la familia. Entre nosotros sus amigos liberales, Publio fue presidente del club Liberal de Zaragoza con Antonio Garrigues y participó en el partido Reformista de infeliz recuerdo. Había surgido la insidia de una desaparición voluntaria, quizás comenzada por el secuestro, dados ciertos problemas económicos que se decía que tenía con su aseguradora Previasa y sus clínicas como la Quirón. Es más, y no le mencionaré por pura vergüenza ajena, uno de sus subordinados, me dijo entonces que Publio estaba en Brasil. Naturalmente ello no dejo de preocuparme, pues tenía yo entonces oficina en Sao Paulo y ningún deseo de involucrarme en temas de los Grapo, pues conocía su turbia procedencia, infiltrados permanentemente por agentes de inteligencia desde 1968.

De cualquier manera, venció en mí el íntimo convencimiento de que Publio era una gran persona, incapaz de hacerle eso a su familia. Habíamos estado juntos muchas veces. Precisamente muy poco antes de su desaparición, estuve en su despacho, encontrándole francamente deprimido todavía, puestos que estuvimos hablando de ello, por la muerte en accidente de ultraligero de su hijo fallecido en 1990 en Lérida, y como yo también sufrí la muerte de mi primer hijo varón Gabriel, aunque fuera por meningitis, digamos, que intenté darle ánimos hacia el futuro, comprendiendo lo terrible que es para un padre la muerte antinatural de un  hijo, en plena vida de su padre, no podía imaginar que una semana más tarde sería secuestrado, pues conocía las anteriores amenazas de los GRAPO que nos habían prodigado a cuantos fuimos relevantes en la Transición, pero siempre había pensado que se trataba de falsas alarmas. Unos años más tarde, en la inauguración del Club Liberal de Palma de Mallorca, conocí a su hija Carmen, periodista, muy guapa ella, y estuvimos hablando largo y tendido de su padre y de la difícil circunstancia de su familia, que solo hoy puede reivindicar y debe hacerlo a todos los vientos la maldad execrable de cuantos se atrevieron a dudar de aquel criminal secuestro. También la figura de Publio debe de obtener el reconocimiento público que se le debe como empresario, liberal y padre de familia..

Publio Cordón, en el momento del secuestro, fue capturado, el 27 de junio de 1995 a la salida de su vivienda de Zaragoza cuando iba a hacer ejercicio por los alrededores del Canal Imperial. Tras pagar el rescate solicitado (400 millones de pesetas) el 17 de agosto en París, Enrique Cuadra Echeandía, integrante de GRAPO, informó a la familia que Cordón sería liberado ese día, pero no fue así. Casi un mes después, el 12 de septiembre, se dijo que sería liberado dentro de los tres días siguientes, pero tampoco ocurrió. A pesar de todo esto y de las conversaciones mantenidas entre el grupo terrorista y el Gobierno de José María Aznar en 1996, aún en 2012 se encontraba en paradero desconocido.

Según una confesión posterior de Fernando Silva Sande, condenado por su secuestro, Publio Cordón murió por una caída en la casa donde lo retenían en la zona del Mont Ventoux (Provenza, sureste de Francia), una semana antes del pago del rescate, y enterraron su cadáver en la montaña. Entre 2008 y 2009 la Guardia Civil buscó el cadáver sin resultados. En enero del 2005 el Tribunal Supremo concedió la pensión de viudedad a la mujer de Cordón, Pilar Muro, que, arropada por el resto de la familia, tomó el relevo en la dirección del grupo Quirón. En 2012, el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Zaragoza emitió una orden por la que se le declaraba oficialmente fallecido. El 19 de Julio de 2012, el GRAPO reconoce que murió a los 15 días de su secuestro al intentar huir. La Guardia Civil en esas fechas. detuvo en Sevilla y Cádiz a José Antonio Ramón Teijelo, Vicente Sarasa y Manuela Ontanilla, que le retuvieron y dejaron morir, a consecuencia de las heridas que sufrió al tirarse por una ventana de la casa de dos plantas donde se encontraba retenido, mientras intentaba huir a fin de cobrar el rescate.

El ministro del Interior entonces, Jorge Fernández Díaz, explico que la Guardia Civil encontró hacia  un tiempo esa casa de Lyon, donde Publio Cordón estuvo encerrado en un «armario zulo cerrado con una cadena». Allí Publio marcaba «palotes», en la pared para saber cuántos días llevaba secuestrado, lo que hace pensar que fue a partir del día 15 cuando se produjo el accidente que llevó a su fallecimiento. La Benemérita, a quien no quiero quitarle merito, pero si decir que ha tardado 17 años en solucionarlo, ha contado con la ayuda de un testigo protegido (alguno de esos extraños grapos, que por dinero se han ido vendiendo a lo largo de estos últimos 44 años), lo que ha permitido dar por «cerrado» el caso, a expensas de la localización del cadáver del empresario en la zona del Mont Ventoux, en el sureste de Francia.

«Han estado jugando claramente con los sentimientos de la familia y engañando a la opinión pública», ha remarcado el titular de Interior, puesto que los GRAPO mintieron «una y otra vez» al asegurar que habían puesto en libertad a Cordón. Los GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) es una organización terrorista española, de extrema izquierda, con una fuerte inspiración maoísta nacida en 1975.

En 2006, la Audiencia Nacional consideró probado que los GRAPO eran el brazo armado del Partido Comunista de España (reconstituido), el cual dirigía la organización. Al inicio cometieron varios asesinatos, entre los miembros de la Policía armada, antes de la muerte de Franco. La amnistía de 1976 y los golpes policiales convirtieron al PCE(r) en un grupo residual y muy minoritario. Sólo unos pocos militantes siguieron colocando explosivos, realizando atracos y extorsionando a empresarios contando con un casi nulo apoyo social. A lo largo de su historia han asesinado a más de 80 personas, la mayoría policías y militares. Pero lo más importante “sacar dinero”.

En 1976 secuestraron al presidente del Consejo de Estado, Antonio María de Oriol y Urquijo, y posteriormente, ya en 1977, al presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, Emilio Villaescusa Quilis. El 8 de enero de 1979 asesinaron al presidente de la Sala VI del Tribunal Supremo español, Miguel Cruz Cuenca, y perpetraron un atentado contra una cafetería madrileña que produjo ocho muertos. En 1982 ofrecen un alto el fuego y, tras las negociaciones con el Ministerio del Interior en 1983, los GRAPO pierden aún más apoyo, ya que parte de sus miembros abandonaron las armas. Desde entonces, un par de atracos asesinatos, y el secuestro asesinato de Publio. ¡Todo muy misterioso! Descanse en paz y con orgullo Publio Cordón. La memoria de Publio, su trágica desaparición y su injusta muerte a manos de los GRAPO nos recuerda la crudeza y el dolor de esos años oscuros en la historia reciente de España. La incertidumbre que rodeó su secuestro, las especulaciones maliciosas sobre una supuesta desaparición voluntaria y la insinuación de problemas económicos solo agravaron el sufrimiento de su familia y amigos. Este caso subraya la brutalidad de los actos terroristas y el impacto devastador que tienen en las víctimas y sus seres queridos.

Publio, como presidente del club Liberal de Zaragoza y participante en el partido Reformista, encarnaba los valores de libertad y democracia en un tiempo de transición política compleja. Su compromiso con estos ideales y su liderazgo en la comunidad liberal de Zaragoza lo convirtieron en una figura respetada y querida. Es especialmente doloroso recordar que, mientras algunos buscaban manchar su reputación con rumores infundados, su familia ya había enfrentado la desgarradora certeza de su muerte.

Es comprensible tu disgusto al recordar estos eventos, sobre todo al escuchar teorías insidiosas y rumores que solo añadían confusión y dolor. La desinformación y las falsas acusaciones, como las afirmaciones de que Publio estaba en Brasil, no solo eran injustas sino también profundamente irresponsables, especialmente en un contexto tan delicado.

A medida que reflexionamos sobre el pasado, es vital honrar la memoria de quienes, como Publio, sufrieron la violencia y la injusticia. Su legado debe recordarse con respeto y dignidad, reconociendo su dedicación a los principios liberales y su trágica pérdida como un recordatorio de la necesidad de luchar contra la intolerancia y la violencia en todas sus formas. Naturalmente a mi como compañero suyo en la operación Liberal y en el fracaso de la operación reformista, como Secretario Federal y jefe del Gabinete de Miguel Roca en la campaña fracasada, entre otras razones por el abandono y el alejamiento progresivo del que debía haber sido nuestro líder y candidato por Madrid, que se mantuvo en cambio como candidato de Convergencia y Unió por Barcelona, dedicando un irónico mensaje a sus amigos liberales lamentando nuestro desastre. Nos costó la ilusión y el dinero, cosas de los políticos.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -