lunes, mayo 20, 2024
- Publicidad -

Historias de mi vida liberal: España, suspenso en educación

No te pierdas...

Bernardo Rabassa
Bernardo Rabassa
Librepensador. Maestro Nacional. Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras y Diplomado en Psicología Industrial por la Universidad Complutense de Madrid.

El laberinto normativo de la educación española: ¿Culpables de la analfabetización funcional?- Desde la promulgación de la Nueva Ley General de Educación por el Ministro Villar Palasí en 1969 hasta las polémicas reformas actuales, el sistema educativo español ha experimentado una serie de transformaciones legislativas que han suscitado debates y críticas constantes. Entre ellas, la reciente Ley Celaa ha sido objeto de intensos análisis y controversias, dejando al descubierto las profundas divisiones y descontentos en el ámbito educativo. Sin embargo, más allá de las disputas políticas, ¿qué impacto han tenido realmente estas leyes en la formación de los ciudadanos españoles?

Es innegable que el sistema educativo español ha enfrentado numerosos desafíos a lo largo de las décadas, y el constante cambio normativo ha contribuido a una sensación de inestabilidad y confusión tanto para docentes como para alumnos y familias. Desde la rigidez de la Ley Villar Palasí hasta la «inutilidad» de la Ley Celaa, cada reforma ha intentado abordar problemas específicos, pero también ha generado nuevas complicaciones y dilemas.

Una de las principales críticas que se dirigen a estas reformas es su responsabilidad en el deterioro de la calidad educativa y el aumento de la analfabetización funcional en España. ¿Pero hasta qué punto son estas leyes culpables de dicho fenómeno?

Es cierto que la analfabetización funcional, definida como la incapacidad de comprender y utilizar la información escrita en la vida cotidiana, es un problema persistente en la sociedad española. Sin embargo, atribuir exclusivamente esta situación a las leyes educativas sería simplificar en exceso una realidad mucho más compleja.

El sistema educativo es solo uno de los muchos factores que influyen en el nivel de alfabetización de una sociedad. Aspectos como la calidad de la enseñanza, la formación docente, los recursos disponibles, el apoyo familiar y la cultura del país desempeñan roles fundamentales en la adquisición de habilidades básicas de lectura y escritura.

Además, es importante reconocer que las leyes educativas, por sí solas, rara vez pueden transformar radicalmente un sistema educativo. La implementación efectiva de estas leyes, junto con políticas coherentes y recursos adecuados, es fundamental para lograr resultados significativos. Y aquí es donde a menudo falla el sistema.

La falta de continuidad en las políticas educativas, la insuficiente inversión en infraestructura y recursos, la burocracia excesiva y la falta de apoyo a los profesionales de la educación son solo algunos de los problemas que han obstaculizado los intentos de mejorar el sistema educativo español a lo largo de los años.

Es necesario abordar de manera integral los desafíos que enfrenta la educación en España, reconociendo la complejidad del problema y trabajando en conjunto para implementar soluciones efectivas y sostenibles.

En última instancia, más allá de las disputas políticas y las críticas superficiales, debemos recordar que la educación es un derecho fundamental y una herramienta poderosa para el desarrollo individual y colectivo. Solo mediante un compromiso real y una acción coordinada podremos construir un sistema educativo que brinde oportunidades equitativas y prepare a los ciudadanos para enfrentar los desafíos del siglo XXI.

Sobre todo desde que se dieron competencias a las Autonomías, en especial a aquellas que por ser bilingües, ahora, no saben hablar bien, ni gramática, tanto en castellano como en vernáculo, de forma que su futuro es aprender alemán o ingles y emigrar, y  si a eso añadimos los idiomas casi taquigráficos de los SMS y los ejemplos de formas de hablar de las televisiones basura estamos en un país que ha retrocedido 46 años en calidad educativa.

Me ha enviado mi amigo y corresponsal Juan Julio Alfaya un artículo que titula:  

“¿Por qué el sistema educativo de Finlandia es el mejor del planeta?” que me ha parecido que resume muchas de las cosas que vengo pensando desde hace años, por el hecho de ser Maestro de Escuela, Licenciado y Doctor en Pedagogía, aunque dediqué pocos años a la Escuela y a mi cátedra en la Universidad Complutense de Madrid, harto de la inutilidad de mi esfuerzo, no secundado por el sistema educativo que he visto de correr. 

El Modelo Educativo Finlandés: Un Faro en la Oscuridad Educativa. Durante décadas, educadores de todo el mundo han buscado respuestas a una pregunta fundamental: ¿cuál es el secreto de un sistema educativo de calidad? Para muchos, la respuesta parece encontrarse en las frías tierras del norte de Europa, específicamente en Finlandia. Este pequeño país ha surgido como un faro en la oscuridad educativa global, desafiando las convenciones y estableciendo un estándar de excelencia que ha dejado perplejos a muchos.

Para comprender el fenómeno del sistema educativo finlandés, es crucial explorar sus pilares fundamentales, aquellos principios que lo han convertido en un referente mundial de calidad educativa.

. Igualdad de Oportunidades. Uno de los pilares sobre los que se erige el sistema educativo finlandés es la igualdad de oportunidades. En Finlandia, la educación se considera un derecho fundamental y, como tal, se asegura de que todos los niños, independientemente de su origen socioeconómico o ubicación geográfica, tengan acceso a una educación de calidad. Este enfoque equitativo garantiza que cada niño tenga la oportunidad de desarrollar su máximo potencial, sin verse limitado por circunstancias externas.

 Valoración de los Profesionales de la Educación. En Finlandia, los maestros son altamente respetados y valorados en la sociedad. La profesión docente se considera una de las más prestigiosas y exigentes, lo que atrae a individuos altamente cualificados y comprometidos con la enseñanza. Además, los maestros gozan de una amplia autonomía profesional, lo que les permite adaptar su enseñanza según las necesidades individuales de sus estudiantes.

 Enfoque Holístico del Aprendizaje. El sistema educativo finlandés se aleja de las evaluaciones estandarizadas y de la memorización de datos para centrarse en un enfoque holístico del aprendizaje. Se fomenta el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la creatividad, en lugar de simplemente transmitir información. Los estudiantes tienen la libertad de explorar sus intereses y desarrollar habilidades prácticas que les serán útiles en la vida real.

Menos Énfasis en la Competencia y Más en la Cooperación. A diferencia de muchos sistemas educativos que promueven la competencia entre estudiantes, el sistema finlandés fomenta la colaboración y el trabajo en equipo. Se prioriza el aprendizaje cooperativo, donde los estudiantes aprenden unos de otros y se apoyan mutuamente en su proceso de aprendizaje. Esta cultura de colaboración no solo fortalece las habilidades sociales de los estudiantes, sino que también promueve un ambiente de apoyo y respeto mutuo.

 Importancia del Juego y el Tiempo Libre. En Finlandia, se reconoce la importancia del juego y el tiempo libre en el desarrollo integral de los niños. Se valora el juego como una herramienta fundamental para el aprendizaje, ya que permite a los niños explorar, experimentar y desarrollar habilidades sociales y emocionales de manera natural. Además, se da gran importancia al tiempo al aire libre, reconociendo los beneficios que tiene para la salud física y mental de los estudiantes.

En resumen, el éxito del sistema educativo finlandés radica en su enfoque centrado en el estudiante, su énfasis en la equidad y la igualdad de oportunidades, y su valoración de los profesionales de la educación. Este modelo, basado en principios de inclusión, colaboración y aprendizaje holístico, ofrece lecciones valiosas para los sistemas educativos de todo el mundo, demostrando que es posible alcanzar la excelencia educativa cuando se prioriza el bienestar y el desarrollo integral de los estudiantes. Es hora de que otros países miren hacia Finlandia como un modelo a seguir en la búsqueda de una educación de calidad para todos

Finlandia tiene algo que enseñar al mundo: cómo enseñar. El sistema educativo del país nórdico es el mejor del planeta según los últimos informes PISA. Tony Wagner, experto en innovación en educación, viajó a Finlandia el pasado mayo para descubrir las claves del éxito de este sistema educativo y descubrió algo revolucionario: la educación se basa en la confianza, la transparencia, el respeto y en enseñar a pensar en vez de memorizar y además en la Libertad. Está claro que la educación es mucho más que una colección de conocimientos. Pero lo que no era tan obvio hasta ahora era que un sistema educativo eficaz se sustenta en la confianza. En Finlandia, la comunidad confía en los colegios, la población confía en los profesores y los maestros confían en los alumnos.

“Los políticos, los pedagogos, los empresarios, los estudiantes… Todos saben que la educación es el principal recurso del país para competir en el mercado internacional y para construir una ciudadanía cívica”, dice Wagner en ‘The Finland Phenomenon: Inside The World’s Most Surprising School System’, el documental que presentó en Madrid como inauguración del Global Education Forum 2011.

.

Cada colegio tiene autonomía para organizar su programa de estudios. La planificación educativa es consensuada entre los profesores y los alumnos. La participación de los estudiantes garantiza que se incluyan los temas y las herramientas educativas que les motivan. En las clases de Finlandia se proyectan vídeos de YouTube, se preparan temas investigando en Wikipedia o Facebook, utilizan cómics y escuchan música… No existe una vida dentro del aula diferente a la vida detrás de sus puertas, y la tecnología, igual que ocurre en sus casas, se utiliza a menudo en clase.

La autonomía de los colegios se enmarca dentro de un sistema en el que la educación se concibe como algo gratuito e igual para todos. Los niños tienen acceso a centros de enseñanza similares y no pagan por el material. Los colegios proporcionan libros, ordenadores e incluso la comida.

Los profesores no solo enseñan materias en los colegios. En nuestro pueblo a menudo vamos a pedirles consejos sobre todo tipo de asuntos”, cuenta un finlandés en el documental. El respeto hacia el profesor en ese país parece haber encontrado el equilibrio entre la obediencia ciega que se profesa en Oriente y la falta de consideración que se observa a menudo en algunos países occidentales, como en España.

El Prestigio de los Profesores en Finlandia: Un Modelo a Seguir

En el panorama educativo global, Finlandia se ha destacado como un referente en términos de calidad y equidad. Uno de los pilares fundamentales de su sistema educativo es el prestigio otorgado a los profesores. Considerados como figuras clave en la formación de futuras generaciones, los docentes finlandeses gozan de una reputación envidiable y son valorados por su excelencia profesional.

El proceso para convertirse en profesor en Finlandia es riguroso y altamente selectivo. Según un experto entrevistado en un documental sobre el sistema educativo finlandés, ser docente en este país no es solo una profesión, es una vocación respaldada por una sólida formación académica. Para aspirar a convertirse en profesor, se requiere completar tres años de licenciatura seguidos de dos años de máster en educación. Este riguroso programa académico garantiza que los futuros docentes adquieran tanto los conocimientos especializados como las habilidades pedagógicas necesarias para desempeñarse eficazmente en el aula.

El acceso a estos programas educativos es altamente competitivo. Con un proceso de selección exigente, solo los mejores estudiantes son admitidos. En el último año, por ejemplo, de las 1.600 solicitudes recibidas para cursar los estudios de formación docente, solo el 10% logró superar las pruebas de selección. Esta alta exigencia garantiza que solo aquellos con un verdadero compromiso y aptitudes para la enseñanza accedan a la profesión.

La formación continua también es un aspecto crucial en la carrera de un profesor finlandés. A lo largo de su carrera, los docentes participan en programas de desarrollo profesional y tienen acceso a recursos que les permiten mantenerse actualizados en las mejores prácticas pedagógicas y en los avances en el campo de la educación.

El respeto y la admiración hacia los profesores en Finlandia se reflejan en la sociedad en general. Los docentes son considerados como expertos en su campo y como mentores que desempeñan un papel vital en el desarrollo integral de los estudiantes. Esta valoración positiva se traduce en condiciones laborales favorables y en un alto grado de autonomía profesional, lo que permite a los profesores finlandeses enfocarse en su labor educativa con dedicación y compromiso.

El enfoque centrado en el bienestar y el desarrollo integral de los estudiantes, junto con el reconocimiento y la valoración de los profesores, ha contribuido en gran medida al éxito del sistema educativo finlandés. Otros países han comenzado a mirar hacia Finlandia como un modelo a seguir en la reforma y mejora de sus propios sistemas educativos, reconociendo la importancia de invertir en la formación y valoración de los profesores como una inversión fundamental en el futuro de la sociedad.

En resumen, el prestigio de los profesores en Finlandia no es simplemente el resultado de un sistema educativo bien diseñado, sino también de una cultura que reconoce y valora la importancia de la educación y de aquellos que dedican sus vidas a enseñar y guiar a las generaciones futuras.

“La comunidad confía en los profesores porque saben que han sido muy bien preparados. Los alumnos con mejores resultados son los únicos que pueden acceder a la docencia”, los profesores, además, aman realmente su trabajo, los maestros finlandeses desarrollan su actividad hasta la jubilación, recibiendo entrenamiento permanente.

La relación de confianza cierra el círculo en Finlandia. La comunidad y los alumnos confían en los profesores, y los profesores confían en los alumnos. No como en España donde se dan muchos casos de violencia, con  los padres. Cuando solo hay quejas se convierte en un sistema enfermo”, como en nuestro caso.

Los adolescentes conocen bien la importancia de la educación y desde muy jóvenes pueden elegir si quieren estudiar la ‘educación general’ (la que prepara para ir a la universidad) o la ‘vocacional‘ (formación técnica para un oficio). “Los estudiantes están muy motivados y por eso están tan bien educados”, dice una profesora en el documental. No como en España donde han proliferado las Universidades autonómicas, que son una autentica fábrica de parados.

La enseñanza en Finlandia no se reserva solo al colegio. De hecho, la enseñanza obligatoria comienza a los 7 años y los niños tienen menos horas lectivas que en otros países. “En casa es donde empiezan a aprender la lengua y a socializarse”, dice el estadounidense. “En el colegio la socialización sigue siendo muy importante. La relación con el profesor es fundamental y resulta muy cercana porque no hay más de 20 alumnos por clase. El número de matriculados en un colegio también es muy reducido. No vi ningún centro con más de 500 niños”.

La versión práctica de este método de enseñanza se manifiesta, por ejemplo, en realizar proyectos basados en crear una empresa como los llamados “viveros de empresas”. Los alumnos se organizan por grupos para aprender a trabajar en equipo e incluso pasan una noche durmiendo juntos. “Esto hace que el grupo funcione mejor. 

Me gusta el planteamiento finlandés y no sé si irme a vivir a Finlandia para que eduquen a mis nietos, en lo que para mí es transcendente en educación: Lo ético. Orden y Limpieza. Integridad. Puntualidad. Responsabilidad. Deseo de superación Respeto a las Leyes y los Reglamentos. Respeto a los derechos de los demás. Amor al trabajo. Respeto a la Economía. Valores transcendentes, que por más que miro a mi alrededor no veo por parte alguna, y si un Laissez faire-Laissez passer que no tiene nada que ver con el credo de la Libertad, sino con la desgana, el desinterés y la falta de la Educación que Finlandia nos enseña, desde un mundo más cooperativo y responsable. Este es el resultado de los sucesivos gobiernos socialistas, y de la ínfima calidad de la derecha socialdemócrata, puesto que ni Aznar ni Rajoy arreglaron nada en sus respectivos gobiernos de PP, mientras que Zapatero y Pedro Sánchez acabaron de desarreglarlo. El futuro con Pedro Sánchez se ve todavía más negro pues se empeñará en aplicar la Ley Celaa, todo ello en un panorama autonómico en que el bilingüismo localista de Cataluña. País Vasco y Galicia contribuye a estropearlo más. En el complejo entramado de la educación en España, las comunidades autónomas desempeñan un papel crucial, permitiendo un enfoque más cercano a las realidades locales y culturales. Sin embargo, esta descentralización también ha generado desafíos, especialmente en regiones donde el bilingüismo localista ha permeado el sistema educativo. Cataluña, el País Vasco y Galicia son ejemplos paradigmáticos de esta situación, donde la promoción de lenguas regionales puede estar afectando negativamente a la calidad educativa y a la cohesión social.

El bilingüismo localista, que prioriza la enseñanza en lenguas regionales como el catalán, el euskera y el gallego, ha sido una política impulsada por las autoridades autonómicas con el objetivo de preservar y promover la identidad cultural y lingüística de estas regiones. Si bien este propósito es loable, su implementación ha generado controversias y desafíos considerables, especialmente en lo que respecta a la equidad educativa y la cohesión nacional.

Uno de los mayores problemas derivados del bilingüismo localista es la falta de recursos y atención dedicada a la enseñanza del español, que es la lengua oficial del país y un elemento clave para la integración social y laboral de los estudiantes en el ámbito nacional e internacional. La priorización de las lenguas regionales en detrimento del español puede limitar las oportunidades de los estudiantes fuera de sus regiones y dificultar su acceso a recursos educativos y oportunidades profesionales más amplias.

Además, el enfoque exclusivo en el bilingüismo localista puede generar divisiones sociales y culturales dentro de las propias comunidades autónomas. La polarización lingüística puede alimentar tensiones entre aquellos que defienden la primacía de la lengua regional y aquellos que abogan por el español como lengua común. Esta división puede afectar negativamente la cohesión social y la convivencia pacífica en estas regiones, socavando los esfuerzos por construir sociedades inclusivas y tolerantes.

Otro aspecto preocupante es el impacto en la calidad educativa. La excesiva focalización en el bilingüismo localista puede distraer recursos y esfuerzos de otras áreas educativas fundamentales, como las matemáticas, las ciencias y las habilidades lingüísticas en español e inglés. Esto puede resultar en un déficit de competencias básicas entre los estudiantes, afectando su capacidad para competir en un mundo cada vez más globalizado y exigente.

Es crucial reconocer la importancia de preservar las lenguas regionales y promover la diversidad lingüística y cultural en España. Sin embargo, este objetivo debe equilibrarse con la necesidad de garantizar una educación de calidad, equitativa e integradora para todos los estudiantes. Para lograrlo, es necesario adoptar un enfoque más holístico y equilibrado que valore tanto las lenguas regionales como el español, reconociendo su papel complementario en la formación integral de los estudiantes y en la construcción de una sociedad cohesionada y próspera.

En última instancia, el desafío del bilingüismo localista en la educación autonómica española requiere un enfoque colaborativo y comprometido por parte de las autoridades educativas, las comunidades locales y la sociedad en su conjunto. Solo a través del diálogo constructivo y la búsqueda de soluciones inclusivas y equitativas podemos superar las divisiones lingüísticas y culturales y construir un sistema educativo que promueva el desarrollo integral de todos los estudiantes, independientemente de su origen o lengua materna. Y la falta de textos reglados a nivel estatal y la desaparición de los cuerpos estatales de Inspección a los niveles, universitarios, enseñanzas media y primarias. Garantizan la disgregación total de los valores. De forma que suspenso en toda la línea para la Educación en España.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -