sábado, noviembre 26, 2022

Desprecio del sufragio universal

Si gano las elecciones, acepto, si no, las impugno o me echo a la calle. Trump igual a Podemos. Siempre ha habido políticos que han despreciado el sufragio universal. La novedad en nuestro país es que sea la izquierda la que rechace el resultado de las urnas. IU y Podemos ya han anunciado que van a combatir, no al gobierno, sino más bien al Parlamento, en la calle. Eso de echarse a la calle o al monte da mucha pátina. Como si los resultados de las elecciones solamente tuvieran que ser respetados si se gana.

Es casi lo mismo que el antiguo discurso falangista de ''contra la democracia de las urnas, la democracia de las …''. En el fondo no les gusta el pueblo, el pueblo se equivoca, está anestesiado por el bienestar. Viva el despotismo -ilustrado o no (más bien no)-. Nosotros sabemos qué es lo que necesita el pueblo, aunque él no nos haga caso. En la época de Franco, como recordó Jorge Semprún en su Autobiografía de Federico Sánchez, si fracasaban las movilizaciones organizadas por el PCE, era culpa del pueblo, que estaba alienado o adocenado, y no de los entonces sabelotodos analistas del partido, que hablaban ex-cáthedra.

Este ataque de la izquierda al sufragio viene de lejos, de eso tan español como es considerar la libertad una mera noción abstracta. Ya hubo liberales que se opusieron hace cien años al voto de las mujeres pues pensaban que eran capaces de apoyar a las derechas.

El movimiento contra uno de los pilares de la democracia, el voto, denota un pesimismo generalizado ante la situación actual, que viene a cuajar en populismos, mesianismos, nacionalismos y otras fórmulas 'mágicas' que parece que van a resolvernos la vida y hasta los trenes de cercanías de Barcelona y el Eje mediterráneo.

Aunque se barnice de izquierda esta actitud es profundamente reaccionaria, es deprimismo, desconfía del futuro y del presente, demuestra temor. Rasgarse las vestiduras es muy español, muy noventayochista. Todo es un desastre, les duele España, les duele Euskadi, Cataluña, incluso les duele Cartagena, todo les duele. Podemos e IU, así como Bildu, la CUP, etcétera, no pueden ser más españoles, por más que lo disimulen. Coinciden hasta con Ortega y Gasset que en 1908 llegó a lanzar el ex-abrupto que el ''pueblo español no existe políticamente''.

Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias