domingo, noviembre 27, 2022

La gloria de Carod Rovira

José Luis Vélez Diez, verdadero nombre de nacimiento de Josep Lluis Carod Rovira, diseñó en el año 2004 dos estrategias pensadas para causar el mayor dolor a España y destruir su unidad y al partido político que en esos momentos estaba en un gran momento de aprecio del pueblo español, el Partido Popular.

No pasaremos por alto la cobarde y siniestra reunión que mantuvo con dirigentes de la banda terrorista ETA, en la que pedía la no actuación del funesto grupo en la parte catalana de España, en las otras partes de España le debían dar igual los asesinatos. Y también la petición de cese de la lucha armada que permitiera un ambiente político en el que Esquerra Republicana pudiera embarcarse en un proceso de declaración unilateral de independencia de esa parte de nuestro país. Hemos visto en estos últimos dos años que la pretensión de 2004 ha cristalizado en el akelarre político destructivo en el que toda Cataluña partida en su mitad se ha visto envuelta y desarbolada.

Sin olvidar ese funesto acuerdo, centrémonos en otro de los antidemocráticos artificios que salieron de su acción política directa: el odioso y guerracivilista Pacto del Tinell. Un acuerdo de todos los partidos que tenían representación en Cataluña contra el Partido Popular. El “cinturón sanitario” contra el PP, en palabras de un mediocre actor argentino. Nadie podría llegar a un acuerdo por lógico que fuere con el centroderecha. Como en los peores momentos de nuestra historia contemporánea. Y el Partido Socialista accedió y plasmó su firma. Parece que esa filosofía del tres al cuarto una parte del socialismo hoy persiste en llevarla al ámbito nacional.

Si aíslan al PP quedarán siempre en manos de nacionalistas y extrema izquierda

Desde la época en que Largo Caballero disputaba el liderazgo a Indalecio Prieto y Julián Besteiro en el Partido Socialista ha existido en su seno una facción con la patológica tendencia a destruir todo sistema que permita la alternancia con el centro-derecha. Demonizar al Partido Popular se ha ido convirtiendo en el eje de toda política socialista hasta casi ser el único punto de su programa. Se ha visto agravado con la crisis y decadencia de la socialdemocracia europea y el ciclo económico bajo que tanto daño ha hecho a nuestro país los últimos años. El Partido Socialista se ha involucrado en un irracional, injusto y antidemocrático “Rajoy No, Partido Popular Nunca” que se basa en la gestión exclusiva de su interés electoral y no como algunos nos quieren hacer creer en una cuestión de principios. Los principios en el interior del socialismo carpetovetónico hace tiempo que no aparecen ni se sospecha que vayan a llegar muy pronto.

Crear una situación como la del Pacto del Tinell pero a nivel nacional es El Dorado político que tienen como horizonte algunos socialistas. El odio que exhibe en algunas de sus declaraciones públicas esa parte del Partido Socialista hace pensar que la acción subsiguiente va a ser la toma de rehenes. No se dan cuenta que al margen de lo injusto y antidemocrático que esconde esa postura, lo irracional que resulta incluso para sus intereses egoístas. Si aíslan al PP quedarán siempre en manos de nacionalistas y extrema izquierda. Y es bien seguro que a medio plazo les resultará una estrategia ruinosa. Su alianza con ellos, sean unos u otros o los dos, supondría tal sangría de votantes que no aceptarían de ninguna manera las contrapartidas que hoy comportarían.

Lo más curioso de este Pacto del Tinell de dimensión española en algunas, muchas, ocasiones involucra a un partido como Ciudadanos. Solo tenemos que ver cómo votan en la Asamblea de Madrid y se Tinellizan cada jueves fruto de su banalidad y su ideología de titular periodístico, por no decir la errática acción política en los ayuntamientos donde Ciudadanos es la sumisión a la izquierda de la manera más bochornosa posible en muchísimos casos.

Es la Gloria de Vélez Díez, alias Carod Rovira, es su triunfo más de una década después de inocular sus ideas a la izquierda de toda España. Y esto parece afectar incluso a Ciudadanos en multitud de ocasiones.

En medio de este panorama se produce el enésimo Puerto Hurraco socialista en un Comité Federal que quedará para los anales de lo tragicómico. La consecuencia de ello es la peor situación posible cara a unas terceras elecciones del socialismo español. Y ahora viene lo bueno. No quieren elecciones, pero tampoco quieren gobierno de Rajoy, ergo si hay elecciones la culpa es de Rajoy y ellos son magníficos. El circunloquio, el planteamiento y la conclusión no resisten el menor análisis, pero ellos erre que erre. La cuadratura del círculo. Y algunos les compran el “argumento”. Para seguir este comportamiento hay que ser crítico de circo.

En España hace falta un gobierno que pueda gobernar. Es un clamor. Si el Partido Socialista está en el Tinell lo pagará caro. Y si Ciudadanos se acerca a esa postura como viene haciendo en comunidades autónomas y ayuntamientos, desaparecerá. Todo por seguir a Carod Rovira. Hay que ser…

Juan Soler

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias