miércoles, diciembre 7, 2022

El PSOE no acepta el resultado electoral

Se cabreará algún socialista al leer el titular, pero si el presidente extremeño Fernández Vara dice que a ver quién es el guapo que se niega a aceptar una investidura que viene avalada por 170 votos, a ver quién es el guapo que se atreve a negar que Sánchez no acepta que el PP le ha ganado las elecciones. Aunque poco se puede esperar de un candidato que después de sumar los dos peores resultados que ha tenido nunca su partido, no solo no presenta su dimisión irrevocable, que es lo que tendría que haber hecho en diciembre, como hicieron Almunia y Rubalcaba en su momento, en lugar de presumir de “resultado histórico”. Lo de histórico debía ser por lo pírrico.

Sánchez no quiere terceras elecciones y ha advertido que el NO al PP no se circunscribe a Rajoy sino a cualquier otro candidato, con lo cual se viene abajo su argumento de que no puede apoyar a quien ha amparado la corrupción, porque gente hay en el PP que no tenía ninguna responsabilidad cuando ocurrieron los más graves casos de corrupción. Antonio Hernando ha advertido por otra parte que Sánchez no va a intentar formar gobierno, y anuncia ya que se reunirá el comité federal para insistir en el NO… ¿Cómo se come eso? ¿Qué salida dan?  

Si llega a ser el PP el partido que después de perder las elecciones se niega a permitir que gobierne quien las ha ganado con 50 escaños más que él, ha alcanzado un pacto de investidura con un partido con el que llega a sumar 170 escaños, y además ese pacto de investidura recoge un centenar de iniciativas que formaban parte del proyecto  que defendía previamente, las calles de este país estarían plagadas de gente que bramaría contra el PP. Con razón. Pero como es el candidato socialista el que se niega a aceptar cualquier fórmula que permita la formación de gobierno, punto en boca, nada que objetar. Es evidente que la vara de medir española sigue siendo de manga ancha para la izquierda y de manga más que estrecha para la derecha. Ni pensar en cómo estaría la calle Génova si se diera un intercambio de papeles y fuera Rajoy el que impidiera que pudiera tomar posesión el presidente que ha ganado dos veces, dos veces, las elecciones. Y la segunda, con más votos que la primera, mientras su adversario seguía acumulando pérdidas por centenares de miles.

Todo esto sin contar con las consecuencias del disparate al que lleva el absolutamente irresponsable Pedro Sánchez. Consecuencias económicas sobradamente mencionadas que afectan directamente al bolsillo de los españoles, por las sanciones de Bruselas, la pérdida de fondos estructurales, y la imposibilidad de que un gobierno en funciones atienda sus obligaciones financieras con las comunidades autonómicas, porque la falta de techo presupuestario y de presupuestos generales del Estado lo impide.

¿Es éste el PSOE al que tanto bueno debe España? El PSOE que gobernó con valentía y eficacia durante la Transición -con graves casos de corrupción, por cierto, que aquí nadie está limpio de polvo y paja-, el PSOE de un Felipe González que rectificó cuando se dio cuenta de que rectificar era fundamental para España, y no solo lo hizo  respecto a la OTAN. El PSOE que puso muy alto el nombre de España en el mundo y que defendió el Estado y sus instituciones por encima de cualquier consideración partidista. El PSOE de grandes políticos y también de mediocres políticos, aunque permanece el recuerdo de los mejores.

El PSOE respetado incluso por quienes no lo votaban. ¿Qué es el PSOE actual? Un grupo de incondicionales de Pedro Sánchez que piensa que aquellos hombres y mujeres que hicieron historia no son quiénes para marcar ningún camino… e imponen el suyo, que conduce irremediablemente al abismo. El problema es que no solo lleva al abismo a su partido, sino a España entera.

Pilar Cernuda

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias