martes, diciembre 6, 2022

Los focos

Pedro Sánchez debe sentirse deslumbrado por los focos. Todos están centrados en él, con una intensidad de luz insoportable, de esas que obligan a arrugar la cara y cerrar los ojos. Los protagonistas de la cosa política son Rajoy y Rivera, pero tras escuchar a uno y a otro y comprobar que se está cumpliendo milimétricamente lo que apuntaban algunos agoreros, que Ciudadanos finalmente presentaría unas exigencias para justificar el sí a la investidura, las miradas se vuelven hacia el dirigente socialista para ver si se advierte algún gesto que haga pensar que en el último minuto va a permitir que Rajoy se convierta en presidente, con una abstención generalizada o con un puñado de votos abstencionista o ausente, los indispensables para que acabe esta especie de pesadilla de gobierno en funciones que no favorece a nadie. 

En el entorno de Sánchez hay quien dice que el secretario general está harto de presiones –de los suyos- y que más vale que le dejen en paz, y alguno hay que da a entender que si le dejan en paz a lo mejor hace lo que quieren Rajoy y Rivera, ofrecer esos votos que hacen falta. Porque no hacerlo significa que vamos a nuevas elecciones, y además de ser una pésima noticia para todos los españoles, aún es peor para el PSOE, que está perdiendo fuelle a espuertas. El CIS dice que incrementaría el voto en medio punto, pero lo que diga el CIS hay que tomarlo a título de inventario a pesar de la profesionalidad de sus funcionarios: en los últimos tiempos, al igual que otras empresas de sondeos, han acumulado sonoros fracasos, porque los expertos en este tipo de asuntos todavía no le han encontrado el punto a un escenario en el que ya no impera el bipartidismo, aunque PP y PSOE continúan siendo los más votados.

Es tiempo por tanto de espera, aunque el calendario aprieta, con los presupuestos, el techo de gasto y una serie de decisiones que debe tomar Bruselas a fecha fija y que no pueden pillarnos con un presidente sin capacidad plena de tomar decisiones. No parece que vaya a haber grandes problemas para que Rajoy y su Ejecutiva acepten las condiciones de Rivera, algunas ideas estaban ya en el papel que presentó el PP tras el 26-J, otras se han barajado abiertamente, y lo único que levanta ampollas es la comisión parlamentaria sobre el caso Bárcenas, que como bien ha apuntado todo el mundo se iba a convocar sí o sí porque el PP no podía pararla, la querían todos los partidos. Dicho lo cual, que luego no venga nadie con las quejas habituales: la experiencia demuestra que las comisiones parlamentarias no sirven para nada, hay un conchabeo previo para seleccionar a los comparecientes en función de los intereses de cada partido, y conchabeo también para la redacción de las resoluciones. Las ha habido de todos los colores y en todos los tiempos, y ninguna de ellas pasará a la historia por sus grandes revelaciones. 

Hay polémica por la semana de plazo que se ha dado Rajoy para convocar la Ejecutiva que tendrá que dar el visto bueno al acuerdo con Ciudadanos si las negociaciones conducen a buen puerto. Un miembro de la dirección del PP que escuchó a Rajoy en la reunión que mantuvo poco después de su encuentro con Rivera, justifica el retraso explicando que la luz verde de la Ejecutiva es indispensable, y que una vez conseguida –que se conseguirá sin problema- Rajoy se lo comunicará a Rivera, junto con la fecha de investidura, para que los cuatro grupos de negociadores se pongan a trabajar de inmediato. Pregunta: ¿por qué una semana de plazo, por qué no al día siguiente o al otro? Respuesta del miembro del comité de dirección: sólo Rajoy y Sánchez saben exactamente de qué han hablado en su reunión de hora y media, solo ellos, y si Rajoy decide que se reúna el comité en una semana seguro que es por algo.

En el lado del PSOE, es más difícil lograr información porque el superjefe está 'missing'. Y Oscar López, de guardia, no se apea del no y no y no, y por tanto es lo único que vale mientras Sánchez no diga lo contrario. Sin embargo, en privado, algún otro miembro destacado del PSOE apuesta porque al final habrá “ayuda” a Rajoy para la investidura, pero no especifica de qué tipo. Lo que ocurre es que ese miembro destacado confiesa que es una intuición, no tiene datos concretos sobre las intenciones de Sánchez, así que… Toca esperar. Más.

Pilar Cernuda

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias