sábado, diciembre 3, 2022

Gente que trabaja en agosto

Pues si; alegres muchachos y muchachas que solo veis casta por todas partes: hay gente que llamáis élite que, también, trabaja en agosto.

Por razones que no vienen al caso me he tenido que ver y hablar, en estos primeros días de Agosto, con funcionarios y funcionarias, concejales y concejalas, directores y directoras generales, incluso algún consejero o consejera, secretarias judiciales y gente de peor vivir y condición, casta total.

Fíjense ustedes, estaban atendiendo a ciudadanos y ciudadanas más allá del deber, en condiciones técnicas deplorables y sin los recursos humanos que los recortes hurtaron a la gestión pública. Quejas, las justas, voluntad de trabajo las más.

Quiero decir que, quizá, deberíamos tener cuidado con esos discursos facilones con los que despreciamos al personal, a los que gobiernan y a los que guardan en las ventanillas, las salas judiciales y los registros estos infames agostos de calor.

Quizá debiéramos ser más amables con los policías y guardias que cuidan nuestras ciudades y carreteras; con aquellos y aquellas que, con contrato a tiempo parcial, nos sirven en los comercios o en los chiringuitos. También, con los sanitarios y sanitarias que nos salvan la vida en estos días de calor, en fin, con esa gente que trabaja en agosto.

Incluso, podemos hacer un esfuerzo con estos y estas periodistas, incluidos estos de Estrella Digital, que siguen currando mientras los demás nos metemos en viajes, descansos y todas esas cosas que nos encantan y nos merecemos.

No es mi intención lanzar mensaje alguno en esta temporada veraniega. Pero me resulta crudo que esta gente que trabaja en agosto sigue sin Gobierno mientras los electos y electas posturean y no hacen ni los buenos días. Y no digo más que se me nota el cabreo.

Hay gente que trabaja en agosto. No me haré aquí eco de las cifras, ni de sus condiciones contractuales: en el otoño les contare lo que pienso. Si reclamo ese viejo y antiguo respeto que teníamos a aquellos y aquellas que trabajaban mientras el resto andábamos de vacaciones.

A ver, trabajar en agosto es una especie de condena, expiar algún pecado o un castigo divino. Es, también, soportar el enfado de quienes deben usar sus días de vacaciones para gestiones, trámites o recurrir a empresas con las que habitualmente no se encuentran.

Razón para pedir a suministradores que traten bien a quien consume y a quienes consumen que respeten a quienes suministran.

Yo levanto hoy una copa por los servidores y servidoras públicos que, siendo agosto, se empeñan en hacer su trabajo y hacerlo bien. Cuando llegue septiembre igual me toca enfadarme, pero no será en estos días en los que he visto como ejercen su compromiso, en penosas condiciones laborales, personales y de recursos.

Escribió mi amigo Luis García Montero en una ocasión que, en estos días de apreturas en la carreteras y autopistas, “avanzamos a paso de tortuga histérica”. Ellos y ellas, que trabajan en agosto, soportan nuestra histeria y nuestras prisas. Tomemos un minuto para reconocerlo.

Dicen las estadísticas que este agosto trabajará mucha gente. Gente responsable, con salarios bajos, con contratos a tiempo parcial, especialmente; con exceso de temporalidad; también, sin recursos en la función pública o con departamentos municipales vacíos. Detrás de cada número hay una persona, una sonrisa y un compromiso

Una que se toma unos pocos días esta semana, viene a reconocerles su esfuerzo y a presentar una hipótesis. Ellos y ellas sonríen: todos los Pokemon de la oficina son suyos mientras usted tiene que buscarlos en la playa. Se siente.

Libertad Martínez

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias