viernes, diciembre 2, 2022

«La Pechotes» reniega de sus «pechotes»

La pueden llamar Isabel, la católica, Isa o hasta Santa Isabel, en honor a la madre de San Juan Bautista, pero de ningún modo «la pechotes», por mucho que tenga un corazón que se la sale del pecho, con perdón.

Isabel Mateos, que casi está tan escondida como su ex más famoso, el «pequeño Nicolás» (los otros están floreciendo por todas partes, como si hubiera tenido uno en cada mes de su vida), ya ha anunciado, según ha revelado este lunes Susanna Griso, que va a demandar al diario 'El Mundo' por haberle puesto este mote.

Si abre la veda, el Gobierno no va a tener que poner más jueces para los casos de corrupción sino para hacer frente a las demandas que, un día sí y otro también, va a interponer la chica ante los tribunales. Por que, seamos sinceros, ¿hay alguien en este país que a la tal Isabel la ha llamado por su nombre de pila y no por el de «la pechotes»? Fuera de su casa, ¡nadie!, por lo que todo el mundo debe ir preparándose para pasar una mañana en un juicio declarando por ese «insulto». En nada va a dejar la fama del «pequeño Nicolás» como lleve adelante su amenaza.

Y es que la chica tiene su parte de razón. A ver cómo consigue a partir de ahora mantener cualquier conversación con un ser humano, que no sea miembro de la ONCE, sin que éste lleve a cabo una mirada, furtiva o no, a su delantera. Imposible. Ha conseguido tanta popularidad esa parte de su cuerpo que todo el mundo querrá comprobar al estar con ella si es correcto o no el apodo.

¿Será capaz de operarse y reducirse el tamaño de sus senos para dejarnos a todos mal? Cualquier cosa con tal de que no la vinculen a dos tetas. La chica debe recordar lo que le pasó a Sabrina, a la que nadie asocia con canción que no sea el «boys, boy, boys», o a Pamela Anderson, que nadie sabía de qué color eran sus ojos o hasta a Latoya Jackson, que a punto estuvo de ir a la cárcel por un quítame de allá ese pecho.

Isabel, que está estudiando Periodismo para algo, quiere que la conozcan por otras cosas, aunque esos «pechotes», como diría Antonio Recio en 'La que se avecina', le pueden reportar hasta 30.000 euros por salir en TV para hablar del «pequeño Nicolás». Vamos, 30.000 euros más que los que habría cobrado por un evento en «Radio Activa Europa», emisora en la que habría comenzado su prácticas el pasado mes de septiembre.

Viendo ese caché que dicen que empieza a tener quizás hasta le muestre los «pechotes» al personal para que así ya nadie tenga dudas y la miren a la cara cuando se encuentren con ella. En algunas revistas especializadas en la materia ya están ahorrando para seducirla con el cheque. Se las quitarían de las manos.

La mosca

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias