domingo, febrero 5, 2023

Gallardón: del suicidio y del asesinato político

No te pierdas...

El ya exministro Alberto Ruíz-Gallardón se despidió ayer del personal con un recital de sí mismo. Quien ha manejado los hilos del poder judicial, los fiscales y demás, en asuntos como el caso Bárcenas, Gürtel, Urdangarin, etcétera, se puso la piel de cordero para escenificar su defunción política, derrotado por un enemigo parsimonioso e implacable. Por cierto, un Gallardón magnífico, brillante, convincente y sin leer papeles, con preguntas a calzón quitado. Excelente como siempre en su profesión de político. Pero, ay, amigo: Rajoy ve pasar un cadáver más por delante de su sillón, los pies encima de la mesa, que es como uno se lo imagina siempre.

La de Gallardón se puede interpretar como una defunción por suicidio, aunque más bien yo diría que ha sido un claro caso de asesinato. Rajoy y su Gobierno, el núcleo central se quiere decir, se ha sentido enormemente molesto con muchas de las actuaciones de la Fiscalía, un órgano jerarquizado y dependiente del Ministro de Justicia. O sea, de Gallardón hasta ayer mismo. El caso más sensible fue Gürtel y su derivada, Bárcenas y sus papeles escritos con estilográfica de arrogancia. Las inteligentes jugadas de la fiscalía pusieron al presidente del Gobierno a los pies de los caballos el verano del año pasado.

Gallardón, brillante, justiciero, talante de verso suelto, el centrismo con gafas y bajo unas pobladas cejas grises, se convertía en un relevo plausible ante un presidente del Gobierno acorralado por la crisis galopante y la corrupción que le salpica. Un escenario de gran ventaja. Pero, ay amigo: Rajoy salió vivo del envite.

El exministro ha dicho que con la Ley del Aborto “respondía a mis compromisos para estar en este Ejecutivo”. El encargo procedió “de quien me lo podía encargar”. Rajoy colocó a su ministro con mejor imagen en la izquierda encargado de una ley del Aborto ultraconservadora. Cuando en diciembre se hizo público el anteproyecto de Ley, el temporal arreció sobre la cabeza de Gallardón.

Rajoy colocó a su ministro con mejor imagen en la izquierda encargado de una ley del Aborto ultraconservadora

“Solo he despachado sobre esta ley con el presidente del Gobierno”, ha asegurado Ruíz-Gallardón a preguntas de los periodistas. La proverbial y exasperarte costumbre de Mariano Rajoy de dejar que los asuntos se cuezan, o pudran, a base de dejarlos ahí, dejó a Gallardón en muy mala posición y con un antipático anteproyecto de Ley pendiente de convertir en Ley. Debía haber sabido que, si pasados unos meses, no había nada, es que había caído en la trampa.

El resto de la historia es fácil y conocido. Tras las Elecciones Europeas, Arriola, Pedro, sociólogo de cabecera de profesión, toma el mando de las operaciones de cara a las Generales de 2015. No hay intervención en Irak, no hay Ley del Aborto. A recuperar el centro, se ha dicho. Gallardón defiende una Ley que es un estilete conservador en un Gobierno que necesita centrarse.

¿Gallardón de derechas? Quizás sea la obra cumbre de Rajoy. Ya van unas cuantas cabezas que ruedan, mejor dicho, que se ahorcan ellas solas, ante la inescrutable mirada de Rajoy y la suela de sus zapatos, cómodamente apoyada en la mesa. No ha tenido que cesar a Gallardón, autor de unas decisiones que lo colocaron en su peor momento político, con la tormenta perfecta de Bárcenas sobre su cabeza. No, ha sido el propio Gallardón el que ha dimitido de todo, él solito.

Se va un político de claroscuros, como lo es toda persona con inteligencia. Sagaz, hábil, pasó de “Ricardito” heredero de Fraga, al verso suelto del PP. Magistral también. Ambicioso, descubrió que ser faraónico, defensor de la obra pública para pasmo de muchos y sonrisa de sus amigos, traía votos y simpatías. Pero sin base de amor en su propio partido, un hándicap que le hizo sufrir muchas veces. La puesta en escena de su despedida, vestido de luto, con dos cuartillas como guión, aceptando que la prensa le preguntara sin límites, demuestra una calidad profesional que hoy no abunda.

 

Joaquín Vidal

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -