jueves, diciembre 8, 2022

La omnipresencia de Podemos

A ver, que quede claro que no pretendo frivolizar con el tema ni mucho menos ofender a la parte contratante de la primera parte ni a la parte contratante de la segunda parte, pero es que no entiendo cómo pueden dar para tanto Podemos y/o Chabeli (o Chabely) Pantoja. Ya puedes zapear hasta desgastar el mando a distancia de la tele que no hay forma de toparse con otra cosa que no sea la pequeña Pantoja o la saga, por ahora sin fugas, de los de Podemos.

Como los problemas de la hija de la tonadillera no terminan de encandilarme, me inclino más por lo que da de sí Podemos en programas de televisión y periódicos digitales. No sé si entre todos estamos engordando el mito o Podemos representa realmente lo que parece que representa: las elecciones europeas no me sirven de mucho y una cosa es la atracción y otra el voto. Pero ahí están, ahí están, viendo acercarse -en lugar de pasar- el tiempo como la Puerta de Alcalá que cantaban Víctor y Ana. Y vale todo.

Están omnipresentes para dar leña o para recibirla, que tanto da con tal de estar siempre ahí porque ese es uno de sus hallazgos, que se hable de ellos aunque sea bien. Y lo consiguen y aquí estoy yo contribuyendo a sus propósitos. Vale que Jesús Cintora en «Cuatro» les de toda la cancha del mundo y hasta enfrente a Monedero con un Alfonso Guerra que no salía de su asombro; vale eso lo mismo que vale rescatar videos en los que los chicos de Podemos reconocen que sólo ETA se habían dado cuenta desde el principio del engaño de esta democracia (Pablo Iglesias), como que la policía repartía droga entre los jóvenes vascos (Monedero). Lo importante es chupar plano y crear polémica. Eso es lo importante, sí, pero no suficiente.

Podemos no es ni neocomunismo ni neo nada

A estas alturas de programa/propaganda, de exaltación o de repudio, lo que aun nadie tiene claro no es qué predica Podemos sino cómo hacerlo, cómo multiplicar loa panes y los peces. Sabemos las grandes líneas, las fantásticas propuestas, sus justísimas buenas intenciones (con excepciones) que compartiríamos muchos, pero lo que ignoramos todos -me temo que ellos también- es cómo se consigue todo eso. Y no hay forma de sacárselo. Las pocas veces que se lo han preguntado así de claramente, lo del salario mínimo, las no fronteras, el impago de la deuda etc. la respuesta ha sido decepcionante: resulta que se trata de una decisión política que la «casta» ni siquiera contempla, así que lo importante es decidirlo y luego ya se verá, ya se preguntará a los técnicos cómo hacerlo (Monedero aunque no textualmente, naturalmente en «Cuatro»).

Pero eso no vale, claro, eso solo sirve para salir del apuro pero no es ni medio serio y menos aun en boca de profesor universitario. Las decisiones políticas son importantes pero tienen consecuencias, van acompañadas con planes de financiación, prevén el mundo en el que se mueves etc. Si no es así, resulta lo mismo que ofrecer la cuadratura del círculo y esperar a que alguien lo resuelva. No vale porque es populismo barato, tan barato que hasta el propio Willy Toledo ni lo entiende ni lo comparte.

No creo que Podemos sea neocomunismo ni neo nada. Y ese es su peligro. Los pueblos se arrebatan con palabras y descontentos pero no se gobiernan con ideales imposibles. Eso sólo conduce a paraísos que no existen o directamente al caos que literariamente resulta muy atractivo pero no da para comer.

Andrés Aberasturi

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias