viernes, diciembre 2, 2022

Las lágrimas de la Esteban

La «Princesa» está triste, ¿qué tendrá la «Princesa»? Rabia, ira, mala leche… Todo ello en un mismo pack que no puede abrir, que sólo destapa ligeramente para intentar demostrar que es otra, que no es la «choni» de siempre. Vano intento. Es de esos casos que no tiene remedio, que ni diez Josemi Rodríguez Sieiro juntos y en sesiones intensivas de doce horas diarias podrían curar.

Belén Esteban será Belén Esteban hasta que se muera. Es decir, impertinente, grosera, soez… La «joyita» que todos conocemos. Que se lo pregunten si no a Jorge Javier Vázquez, que se enfrentó a ella este martes en 'Sálvame' y la dejó bien a las claras quién era el que mandaba en el programa.

La versión femenina de 'Frankenstein' (pocas mujeres se han sometido a tantas operaciones de cirugía estética como ella), venía caliente del día anterior, y no precisamente por haber visto a un mozo que la hiciera tilín sino por sus disputas con su «examiga» Lydia Lozano, y en el sumario del espacio le espetó al presentador: «Yo no fastidié la tarde absolutamente a nadie, ¿vale?», mientras le amenazaba con su dedo índice.

El presentador, que con anterioridad le había dicho a la propia Lozano que si el día anterior le había fastidiado la tarde Belén que no era su problema, y que se animara, rápidamente le paró los pies a la «diva» y le dijo que «a mí no me vuelvas a hablar así. Gracias. Ni vengas aquí a encararte», para a continuación indicarle que «es la última vez que me hablas así».

«Matador» Vázquez, que quizás ande estos días crecidito con eso del estreno de 'Supervivientes' o con la posibilidad de que los modistos españoles le puedan preguntar por sus bermudas de camuflaje para incluirlos en sus próximas pasarelas, logró que su tertuliana estuviera más de dos horas sin soltar palabra, con la boquita cerrada, algo que sólo los quirófanos que tanto visita habían logrado hasta la fecha.

Pasado ese tiempo, echó más leña al fuego recordándola que «mira qué sofocón te has llevado por tu culpa», consiguiendo por fin que Belén regresara al planeta tierra: «No, porque no me dejaban hablar. Pero si te he faltado al respeto, disculpa. No era mi intención. Si he interrumpido es porque la que era mi compañera hasta el viernes no me dejaba hablar. No te quedes con que te he faltado al respeto y si lo he hecho ha sido cuando estaba mala» ¿?.

No contenta con la parrafada, y por si todavía había algún telespectador que no estuviera pendiente de ella, se puso a llorar como una Magdalena mientras Jorge Javier apostaba por una de cal y otra de arena: al tiempo que le abrazaba le comentaba que «como no has hablado las dos primeras horas, te lo descontamos del sueldo».

¿Y para qué necesita ella un sueldo de Telecinco siendo una escritora de éxito como es? Sí, tienen razón, quizás sea para… operarse otra vez.

La mosca

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias