sábado, diciembre 3, 2022

Las mediaciones reales

Es verdad que las «mediaciones» supuestamente efectuadas por el rey y la reina en favor de su yerno, Iñaki Urdangarin, podrían inscribirse en el ámbito de los apoyos y los enchufes familiares, pero no lo es menos que el resto de los españoles, salvo algunos, podrían percibir esas gestiones, y sus resultados, como una nueva prueba de que ese manto protector rebasa lo admisible en las actuales circunstancias del país y en las del propio ex-ugador de balonmano y excriatura sin ánimo de lucro. Conseguirle un jeque árabe como inquilino de deslumbrante longanimidad para su casa de Pedralbes, pagándole mensualidades a un precio muy superior al del mercado, o colocarle de alto ejecutivo en Londres, en la empresa de un sobrino, son cosas que pueden entenderse en unos suegros, bien que a condición de poder permitirse esos lujos, y más en unos padres, pues lo son de la que ligó su destino a Urdangarin en todos los sentidos, pero no tanto en los reyes de un país cuyos habitantes, la mayoría, sufren el desamparo institucional y la miseria.

La Transparencia no se instituye con una ley

La cosa tendría un pase si los reyes tuvieran desdoblada la personalidad y pudieran, apretándose un imaginario botón, transformarse de suegros a reyes sin que esas condiciones interfirieran la una en la otra. Pero sólo tienen una, una personalidad, bueno, dos, una el rey y otra la reina, de suerte que si no «median» para que el Gobierno no toque las pensiones, o no suprima las ayudas a la dependencia, o no recorte en Educación y Sanidad, o ataje la brutal ola de desahucios, o devuelva sus ahorros a los estafados por las Preferentes, tampoco «medien» para premiar a quien presuntamente sustrajo tanto del dinero público que sería tan útil hoy a la gente en apuros y que, por ello, podría recibir una sanción judicial de hasta 17 años a la sombra.

La Transparencia no se instituye con una ley, y mucho menos con una ley sin efectos retroactivos. Es, más bien, el efecto natural y espontáneo de una actitud, de una ética, de una cultura, de un compromiso moral, de una ejemplaridad. Las madres son madres, los padres son padres y los suegros son suegros. Y España debiera, así mismo, ser un país.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Rafael Torres

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias