lunes, diciembre 5, 2022

Asedia el Congreso o el Bullying al Parlamento

Si se analiza el tema del movimiento Asedia el Congreso #25A, una se encuentra con muchas preguntas sin respuesta, que incrementan más aun el desasosiego que produce un acto de índole tan violento y tan peligroso como éste.

Lo que se promueve desde Asedia el Congreso #25A está muy lejos de una manifestación pacífica y legal

La primera cuestión, y quizás las más importante, es quién lo organiza y por qué precisamente ahora. No me cabe duda que hay muchos motivos para la indignación y para el desencanto. Una crisis tan dura como ésta conlleva muchísimo sufrimiento, y eso hace que, en medio de tanta desesperación, se produzcan movimientos ciudadanos que quieran dejar patente ese desánimo y como consecuencia un rechazo. Pero, lo que se promueve desde Asedia el Congreso #25A está muy lejos de una manifestación pacífica y legal, es la convocatoria de un disturbio, para tirar abajo el sistema democrático y parlamentario, con el que creo que estamos de acuerdo la gran mayoría de los españoles.

En cualquier caso, la propuesta que pretenden, insisto al margen de la Constitución, es tremendamente ambiciosa, pretenciosa, antidemocrática, y no parece que surja de la pura espontaneidad e ingenuidad de algunos, aunque si están “usando” al ciudadano preocupado y confuso, para lograr sus fines.

El Manifiesto de los convocantes deja claro que lo que pretenden es forzar un cambio de sistema político por fuera de la democracia. Y por eso vuelvo a la pregunta anterior. ¿Quiénes son los que convocan, y por qué se erigen en representantes del pueblo, asaltando ya, antes del propio acto físico de cercar el Congreso, la soberanía popular? ¿Por qué hablan en mi nombre, o en nombre de otros ciudadanos, como si ellos estuvieran por encima de nosotros, como si alguien les hubiera otorgado la misión de “salvarnos”, de “rescatarnos”?

No sabemos quiénes son verdaderamente, basta con leer la timeline de twitter de @ocupaelcongreso para ver que la mayoría de los tuits que allí se escriben son de avatares anónimos, y no de personas con nombres y apellidos. Bajo el disfraz siniestro del anonimato nos animan a que los demás, demos la cara, y apostemos nuestras vidas para conseguir una causa, que es la suya, no la de todos. Y lo que es más importante, nadie les ha legitimado por ninguna vía democrática para promover nada, y menos acciones violentas, en nombre de nadie. En definitiva no tienen legitimidad democrática, pero ni siquiera ética, pues el uso y la llamada a la violencia, losdeslegitima” per se” para ninguna acción posterior.

Lo que pretende este grupo anónimo y siniestro, es una revolución, una ruptura total de las normas de convivencia

No sé si han percatado que lo que pretende este grupo anónimo, siniestro y netamente violento, es una revolución, una ruptura total de las normas establecidas de convivencia, todo desde un colectivo minoritario y que, afortunadamente no es la línea de pensamiento de los españoles. La gran mayoría, ni es violenta, ni es acosadora, ni está por la labor de cambiar el marco democrático por mucha crisis que nos rodee.

Puede gustarnos en mayor o menor medida lo que está haciendo el Gobierno de Rajoy, que por cierto hemos elegido en elecciones libres y democráticas, puede que algunos deseen un cambio, pero la única manera de promover ese u otro cambio, son unas elecciones. Y no hay otra. Llegar al poder, o cambiar el poder de manos, al margen de la legalidad constituida y salvaguardada por la Constitución se llama golpe de Estado, pero también lo es, forzar a un gobierno por métodos violentos y acosadores a la convocatoria de elecciones. Las mayorías tienen que respetar a las minorías, pero, que no se nos olvide, ese respeto debe ser mutuo, y lo que estoy viendo en esa convocatoria de Asedia el Congreso #25ª dista mucho de ese respeto.

Les animo a leer la web de Asedia el Congreso #25A, es la mejor manera de vacunarse contra este tipo de movimientos totalitarios y no dejen de ver los mapas, que desde luego no son obra de aficionados.

Marta Pastor – en Twitter @martapastor – Estrella Digital

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Marta Pastor

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias