domingo, febrero 5, 2023

Lento agotamiento bipartidista

No te pierdas...

La verdad es que la situación inmobiliaria de España, aquejada de muchos males tales como los de la burbuja del ladrillo, la financiación de las hipotecas, el urbanismo depredador, etc. marca la realidad bipartidista de los últimos treinta años, desde que el PSOE y el PP se colocaron en la posición intercambiable en el Congreso y sus propuestas en poco, o en nada, han diferido en la realidad de su gestión.

Hasta ahora, esa atonía de la gestión no ha tenido contrapesos eficaces, pero desde hace unas semanas, si. Por un lado, un emergente movimiento social que en términos cuantitativos alcanza a más de un millón y medio de personas a través de sus firmas y a unos pocos miles de activistas recogiéndolas y manifestándose por medio de acciones concretas de manifestación ciudadana, incluidos los famosos escraches.

Los únicos que parecen no ver que la realidad de España se transforma son los partidos del modelo bipartidismo

Por otro lado, la judicatura que ha actuado con agilidad para a oponerse a una realidad judicial incomoda que ha molestado a muchos magistrados que tenían que certificar defunciones, lanzamientos y un largo etc. de decisiones molestas.

A ciudadanos y jueces les ha correspondido mantener una poción crítica con el sistema: han sido determinantes para ponerlo en cuestión. Lo que viene a significar una nueva realidad que descompone poco a poco y paso a paso el modelo de reparto de papeles que tenían hasta ahora los únicos jugadores del tablero: PSOE y PP. Por eso molesta esa insistente manía de los socialistas de querer pasar por algo distinto a lo que han sido en el gobierno pero siendo los mismos que estaban en él.

La realidad de España se transforma económicamente y con ese cambio se anticipan otros que afectan al conjunto de sus instituciones. Los únicos que parecen no verlo son, precisamente, los principales afectados por ello: los partidos del modelo bipartidismo.

El urbanismo y la corrupción intrínseca que lo ha acompañado, la burbuja inmobiliaria y los precios incomprensibles, y las hipotecas jaleadas por los bancos, no son más que un exponente compartidos entre ambos partidos. Y son ellos, y solo ellos, responsables de lo que pasa. El uno y el otro. Así que no deberían intentar hacerse trampas precisamente el uno, el PSOE, al otro, el PP.

Editorial Estrella

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -