lunes, febrero 6, 2023

Cuplé de abril

No te pierdas...

Conocí a María Antonia Abad, Sara Montiel, de manera superficial en tres ocasiones, pero siempre me pareció que poseía esa mezcla de intuición, desconfianza y listeza, muy propia de los menestrales manchegos, y que equivaldría a lo mismo que se advierte en otro paisano conocido, admirado y famoso, como Pedro Almodóvar. Claro que Sara Montiel era más mujer que Pedro, y eso le procuraba un plus de perspicacia que ella supo usar en Hollywood, sin necesidad de sacarse el certificado de inglés de la escuela de idiomas, a pesar de que nos demostró que era una experta en lenguas, sobre todo cuando, delante de la cámara, pronunciaba las interdentales, labiodentales y palantales, como si fueran su última voluntad, en esas ocasiones en que el órgano lingual salía de la boca, y se asomaba como una serpiente curiosa al exterior, y los espectadores creían que allí comenzaba y terminaba una pasión prohibida.   

El órgano lingual salía de la boca, y se asomaba como una serpiente curiosa al exterior

Estaba en París cuando le dijeron que regresara con urgencia a España, porque aquella película de bajo presupuesto que había tenido la caridad de rodar con  Juan de Orduña, recién regresada de Hollywood, «El último cuplé», era un éxito sin  precedentes. Y nunca he vuelto a ver las manzanas que rodean el cine, con una guirnalda de espectadores en fila, que anhelan conseguir una entrada en taquilla. Hoy, a las medidas de la Sara Montiel que encandiló a Méjico, Estados Unidos y España, le haría ascos un esteta gay especializado en pasarelas de perchas de alambre, pero Sara sedujo a este y al otro lado de América. Y un día, cumplidos ya los sesenta, se arremangó la falda que cubría las columnas de su belleza ante Paco Umbral, y el escritor se quedó extasiado ante aquello muslos suaves y acogedores que parecían encerrar la dulzura de los caminos que conducen al paraíso. Le enseñó a fumar puros Hemingway, le dedicó un poema León Felipe, estuvo a punto de casarse con Mihura, rodó con Gary Cooper, fue amiga de Marlon Brando y la muerte de James Dean se publicó con una fotografía de él y Sara. Para una chica de Campo de Criptana no está nada mal.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Luis del Val

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -