domingo, noviembre 27, 2022

Paliza brutal

Seis soldados perpetran una brutal paliza a unos presos en el centro de detención de Diwaniya, Irak. Lo recogen las imágenes de un vídeo difundido por El País, cuya veracidad está pendiente de comprobación. Los medios informativos abren sus ediciones dominicales, y siguen el lunes, con la emisión del vídeo.

España se estrenó en Bosnia con una notable diligencia y sensibilidad

Unos ministros y exministros del ramo, y otros en los aledaños presentes y pasados, opinan que es muy feo lo que se ve pero que el ejército es una institución que bla, bla, etc. Como si alguien dudara del ejército como institución y no de la evidencia de los seis autores del acto criminal. Todos los comentarios comienzan con una excusa innecesaria, de tal forma que lanzan, ellos mismos, un velo de culpabilidad colectiva.

Las misiones de paz de España en el exterior gozan de un fuerte prestigio internacional. Las de Paz y las de la ONU; no la otra, Jose Mari. A diferencia de países que ya estaban consagrados en la actuación exterior como Holanda, cuyo papel en la matanza de Srebrenica es inolvidable, España se estrenó con estas misiones en Bosnia con una notable diligencia y sensibilidad para entender los problemas de aquel lugar.

La pulcritud, hasta este hecho en una guerra que ya era sucia, del comportamiento de nuestras tropas extramuros es una experiencia que he tenido el privilegio de corroborar en los Balcanes, y también he conocido oficiales, suboficiales y tropa que ha participado en programas de formación, acciones de interposición y misiones de paz que merecen reconocimiento.

Cuesta creer que en el futuro tanto espurio patriotismo en defensa del ejército no se traduzca en convenientes indultos

Sobra pues tanto discurso patriótico de defensa de la institución, porque son discursos huecos, vacíos, y estúpidos, porque nos tratan como tales a los que desde luego ni lo somos ni lo parecemos, como muchos de ellos. Que se investigue y se depure.

Dicho esto, los criminales que hicieron eso y los responsables que lo ocultaron, si es que se confirma, deben recibir la condena firme de un tribunal militar con todo el peso de la ley si es que, de verdad, se quiere tanto a la institución. Lo demás es cinismo e hipocresía, como lo fue esa maldita guerra.

Cuesta creer que en el futuro tanto espurio patriotismo en defensa del ejército no se traduzca en convenientes indultos a los autores del crimen, tal y como ha sucedido en dos ocasiones con policías que golpeaban criminalmente, en catalán porque eran mossos de escuadra, a detenidos, que fueron indultados por el ministro Fernández Díaz, catalán pero de los otros, del PP, que para eso sí se ponen de acuerdo, porque supongo que había que defender la institución. Eso sí, manteniendo a lo más abyecto de la sociedad con uniforme, placa y arma y cobrando del presupuesto público.

Rafa García-Rico – en Twitter @RafaGRico – Estrella Digital

Rafael García Rico

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias