martes, febrero 7, 2023

Otro lunes negro

No te pierdas...

El ministro Montoro ha advertido en el parlamento que hay «dudas en el ámbito de la construcción de Europa, sobre el presente y el futuro del euro” que son las que tienen en el punto de mira a nuestro país. La terrible escalada de la prima de riesgo y la caída de la bolsa han puesto en evidencia que las elecciones de Grecia no eran más que otro escalón en el turbio panorama que promueven los agitadores de la especulación financiera. Tiene razón el gobierno español cuando insinúa que el objetivo final no está ni en los ajustes griegos ni en la fragilidad de nuestra deuda, sino en la provocación de la debilidad de la moneda europea.

Pero, en cualquier caso, seremos los españoles los que terminaremos pagando estos ataques. Hoy veremos cómo se coloca nuestra emisión de deuda y a cuanto asciende la hipoteca que hay que contraer. Y veremos si en la reunión del G20 son capaces de hacer que Merkel module su estrategia permitiendo el respiro de los países periféricos de Europa, aunque ya Van Rompuy ha anunciado que, una vez más, la decisión será no tomar nuevas decisiones.

Rajoy ha apostado fuerte planteando la actuación del Banco Central Europeo, pero todo apunta a que los paños calientes harán verdad eso que De Guindos ha anunciado hoy a los medios y que no es otra cosa que la continuación de los ataques en los próximos días e incluso semanas. La seguridad del gobierno español se basa en la certeza de haber cumplido con las peticiones de contención del gasto y la aplicación de reformas en el sistema financiero y otras de carácter estructural en nuestra economía.

Pero la realidad nos dice, con datos contrastables, que eso no es lo que gravita en la actitud de los mercados. Importantes analistas dicen que ahora el nuevo hito será el que marquen los evaluadores y auditores con sus conclusiones; otros, que el consejo Europeo marcará el cambio de tendencia.

Lo que es absolutamente cierto es que si rascamos en la situación de Grecia, más allá de sus movimientos electorales y sus movimientos en los círculos de Bruselas, descubriremos una realidad social de millones de griegos que pagan cada día con un empobrecimiento terrible este juego de los mercados que tiñe de desesperación y desolación todo aquello que está en el punto de mira de los intereses especulativos.

Mientras, una vez más, la España del fútbol pone la nota positiva en un mapa de angustia e incertidumbre que cada vez se parece menos a la piel de toro y más a un cuero curtido sobre el que los golpes y los palos se repiten sin cesar.

Editorial Estrella

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -