lunes, mayo 27, 2024
- Publicidad -

La velocidad y el tocino

No te pierdas...

Llevo tres días intentando responder a esta pregunta: ¿qué tiene que ver la libertad de expresión con robar? Y es a raíz de la detención del dueño de Maganpload, el tal Kim Schmitz, que miles de personas han alzado su voz diciendo que el cierre del portal es un ataque a la libertad de expresión. Es decir, que robar, violar la propiedad intelectual, blanquear dinero, tener ilícitamente armas, y otros negocios de igual calaña corren en paralelo a la libertad de expresión según el entender de quienes se han escandalizado por la detención de Kim Schmitz.

Es evidente que la Red es un espacio de libertad y un espacio lleno de ventajas. La comunicación inmediata, el poder disponer de infinidad de datos al minuto, de conocer lo que está pasando en el otro extremo del mundo a tiempo real, etc, etc, etc. Como también es evidente que la RED ha ido creciendo sin reglas claras a la manera del viejo oeste.

Creo que no hay nadie que no defienda las ventajas de la RED, pero estarán conmigo que como en todo espacio común tiene que haber reglas, que no vale todo y que la libertad de expresión no pasa por calumniar, perseguir, acogotar, y de esto también hay mucho en Internet, como también hay libros, películas, canciones, ensayos, conciertos y obras teatrales robadas. Y esto es lo que no es asumible.

El tal Kim Schmitz se ha hecho multimillonario robando la propiedad intelectual de otros. Vive en una gran mansión, dispone de varios coches de gran cilindrada y no sabe lo que significa crisis económica porque él vive como un «pachá» gracias al talento, esfuerzo e inversión de otros.

Es evidente que cualquier escritor, músico, ensayista o cineasta ansía que su obra llegue al mayor número de personas, y que Internet es el medio para ello, pero lo que nadie con dos dedos de frente puede pretender es que regalen su trabajo.

¿O acaso regalan su trabajo quienes defienden tamaño desatino, quienes se bajan las películas gratis, o la música o los libros? Me gustaría saber si estos tan amigos de la propiedad ajena permitirían que alguien fuera a su casa y se llevara el ordenador para «compartirlo». De la misma manera que me deja atónita quienes acusan con desparpajo a los productores de Hollywood pretender «forrarse» con sus películas. Pues sí, claro, imagino que si invierten su dinero es para recuperarlo y ganar más de paso. De la misma manera que hace el resto de la gente, ir a trabajar para recibir algo cambio con lo que poder mantenerse. Yo no sé si los que defienden la piratería en Internet trabajan gratis por amor a la Humanidad, pero me temo que no, vamos yo conozco a mucha gente, que se tiene por honrada y que sin embargo piratea sin rubor pero eso sí, no permitirían que nadie se llevara nada de su casa y desde luego trabajan y cobrar a fin de mes.

Repito: Internet es y debe de ser un espacio de libertad, pero precisamente por eso debe de tener reglas, y esas reglas pasan porque de la misma manera que los delitos son perseguidos en la vida real también lo sean en la RED, lo que Internet no puede ser es un espacio de impunidad. A no ser que los piratas y los delincuentes de la RED pretendan hacernos creer que es lo mismo la velocidad que el tocino.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Julia Navarro

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -