domingo, enero 29, 2023
- Publicidad -

La retirada de Irak

No te pierdas...

Los Estados Unidos se retiran de Irak con más pena que gloria. La invasión de aquel país árabe deja para la Historia, en el «debe» de Washington, un balance terrible: 150.000 iraquíes y 4.500 soldados norteamericanos muertos. Víctimas de una guerra generada tras la invasión y ocupación del país bajo el pretexto de que Sadam Hussein, el dictador local, antiguo aliado de los norteamericanos en la pugna contra el Irán de los «ayatollajs», disponía de «armas de destrucción masiva».

Tras la cruel experiencia de la guerra y posterior ocupación de Irak por tropas norteamericanas y británicas, la región ni es más segura ni políticamente es más estable. Irak se ha llevado la peor parte, pero también el pueblo americano ha sufrido el zarpazo de la guerra; no así los políticos – Bush ,Cheney, Rumsfeld, Powell, Rice,- que les embarcaron  en aquella cruel aventura. Todos ellos se han ido de rosita. A los familiares de los muertos ni siquiera les queda el consuelo de que quienes mintieron para justificar la guerra puedan acabar ante un tribunal capaz de juzgar las responsabilidades contraídas. Dado que los Estados Unidos no reconocen la jurisdicción del Tribunal Penal de La Haya, difícilmente podría prosperar una iniciativa encaminada a sentar en el banquillo a quienes decidieron la guerra a sabiendas de que la razón aducida para bombardear Bagdad y Basora e invadir Irak -las famosas armas de destrucción masiva que nunca fueron halladas-, era una mentira, un pretexto.

A la vista del sombrío panorama por el que atraviesa la región de la antigua Mesopotamia, bien podríamos incluir la herida abierta que deja la guerra como una historia más en la muy universal historia de la infamia que aparejan todas las guerras relacionadas con la pugna por controlar los yacimientos de petróleo de aquella región. Ni el presidente Barak Obama ni su secretario de Defensa, León Panetta, han justificado la guerra. Intentan pasar página con discreción y actos de bajo perfil porque saben, como todos, que nadie devolverá la vida a las decenas de miles de personas sacrificadas en Irak al dios del petróleo que protege a Arabia Saudita.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Fermín Bocos

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -