lunes, febrero 6, 2023

La seducción del error

No te pierdas...

Una de las tentaciones más seductoras en las que puede caer el PSOE es achacar su fracaso a que, en el mes de mayo, por imperativo de la realidad económica, y por exigencia de nuestros socios europeos, hubo que tomar unas medidas de recorte social contrarias al ideal del socialismo y que ello causó alarma y pavor entre sus simpatizantes. El argumento es irreprochable si se da la hipótesis por buena, y la consecuencia es que nadie ha tenido la culpa del fracaso: ni la campaña electoral, ni la labor de Rubalcaba, ni la del Gobierno. A través de este argumento, que tiene un porcentaje de verosimilitud, «to er mundo e güeno», incluido el descalabro andaluz.

Aplicando la misma hipótesis sobre Cataluña comienzan a aparecer dudas, porque Carme Chacón, que encabeza el socialismo catalán, ha cosechado los perores resultados de su historia, mientras Convengencia i Unió, que está en la responsabilidad del gobierno autonómico, ha tenido que llevar a cabo recortes no ya similares, sino mucho más duros que los que llevó a cabo Zapatero, y en sectores tan sensibles como la Sanidad. Si la hipótesis fuera irreprochable, CiU habría obtenido resultados inferiores, en paralelismo a la impopularidad de sus medidas.

Algo no es coherente. Tiene que haber otros motivos para que se hayan perdido tantos votos socialistas, y se los hayan encontrado a millones los populares, a pesar de la advertencia de aquellos de que estos son la derecha feroz. Y la medalla de haber terminado con la amenaza de ETA, tampoco se ha notado positivamente en el socialismo vasco.

La tentación de la explicación autoexculpatoria es muy atrayente, pero un análisis equivocado convierte la salida a la crisis del socialismo español en una tarea más prolija y complicada, y más lejana en el tiempo.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Luis del Val

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -