martes, diciembre 6, 2022

El Real Madrid estuvo de Halloween

Comparado este Real Madrid de Anoeta con el de los últimos siete partidos habrá que convenir que fue rácano, monótono y aburrido. En algunas fases me recordó el sobeteo soso del Barcelona, que en algunas ocasiones toca y toca hasta provocar bostezos.

Si en algo consubstancial se diferencia el Real Madrid del Barça, es que cuando toca lo hace a mucha velocidad buscando a través de la verticalidad la portería rival. Algo que no lo hizo frente a la Real Sociedad, salvo en los primeros minutos. Fue conseguir el gol y empezar a tocar sin ton ni son; y sobre todo sin intensidad.

En la bella ciudad donostiarra, el Real Madrid comenzó en plan dominador y así se empleó  durante una hora larga. Vio que era tanta su superioridad ante una asustada Real Sociedad, que se creyó que todo iba a ser coser y cantar. Pues no, en el segundo periodo la Real se sacudió el miedo, presionó más arriba y puso en algún que otro aprieto a los blancos que esta vez vistieron de negro.

Bien es verdad que los donostiarras más que peligro lo que hicieron fue inquietar en la recta final, por lo incierto del resultado.

Una de las cosas que no se debe hacer nunca, ni en el deporte ni en la vida, es creerse superior y recrearse. Y esto fue lo que le sucedió  al Real Madrid, que  tan superior se creyó que se relajó en demasía, pasando a jugar un segundo periodo sin fuste, con mucho toque que no llevaba a ninguna parte y carente de profundidad

El Madrid de la segunda parte, no me gustó  parecía como cansado; pero eso sí, supo sufrir. Estuvo lento, previsible y sin mordiente. Tanto fue que Mourinho vivió los últimos minutos con el alma en vilo  y hasta tuvo que levantarse el banquillo para pedir a sus jugadores más ganas e intensidad. Su equipo se limitaba a dejar pasar el tiempo, tocando sin sustancia. No es que se le notara cansado, sino que además le faltaba esa intensidad de la que hace ley.

La bronca surtió algún efecto. En los últimos diez minutos, se agruparon y acabaron con la intentona realista. El técnico luso temía especialmente la visita a Donosita porque siempre la Real Sociedad se las ha hecho pasar canutas. No quería que a su equipo le pasase lo mismo que le sucedió al Barcelona, que pasó de ir ganando 0-2 a empatar y hasta pudo perder. Aquello fue un exceso de confianza de los azulgranas. De nuevo en Anoeta pudo ocurrir lo mismo, pero al final el Real Madrid controló y se lleva tres que le permite acostarse líder, pero con el susto en el cuerpo. Los de Mou estuvieron de Halloween, se disfrazaron tanto que sus seguidores pasaron miedo.

Hasta Mourinho estaba asustado. Así que cuando Undiano Mallenco  pitó el final, saltó al campo a felicitar a sus jugadores que en la segunda parte, supieron sufrir ante el empuje y agresividad de la Real Sociedad. Cristiano, que estuvo muy gris y muy atolondrado, también lo celebró con los puños cerrados y con rabia. Esos tres puntos, aunque el partido no fue nada brillante, valen su peso en oro porque las Ligas también se ganan en noches complicadas como  sucedió en la Bella Easo.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Alfonso Celemín

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias