jueves, diciembre 1, 2022

La última remodelación

Remodelación también empieza con «R» de Rubalcaba, siguiendo la estética del vídeo promocional del nuevo candidato del PSOE. Zapatero ha anunciado el que puede ser el último cambio en el Ejecutivo que preside desde hace siete años. No ha habido sorpresas, porque el margen para ello era muy estrecho y porque no están los tiempos para piruetas complicadas. El presidente ha optado por lo seguro: su amigo José Blanco, portavoz del Gobierno, en detrimento de quien apuntaban las quinielas, Ramón Jáuregui; una persona de la confianza de Rubalcaba, el hasta ahora secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, pasa a ser ministro del Interior y hay un corrimiento en las vicepresidencias: la hasta ahora segunda, Elena Salgado, pasa a la primera y el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, asciende a la segunda.

Una vez solventado este trámite de la remodelación ministerial, la otra gran duda que queda por despejar es si habrá o no adelanto electoral. Muchos indicios apuntan al próximo otoño como posible fecha para la cita con las urnas. Que Rubalcaba es el mejor candidato para recuperar la moral de la tropa socialista tras el bacatazo sufrido el pasado 22-M es algo que lo sabía hasta el más tonto de la clase. Que el hasta hace muy pocas horas «vicetodo» en el Gobierno de Zapatero es el peor candidato, en términos políticos, para Rajoy, es algo que también se admite en el entorno del líder del PP. Dicho lo cual, ni una cosa ni otra garantizan que el PSOE esté en condiciones de remontar la enorme desventaja con respecto al PP que predicen las encuestas: entre diez y quince puntos.

En términos electorales, la gran incógnita que puede planear sobre los resultados de las próximas elecciones generales es si el PP será capaz de conseguir o no la mayoría absoluta. Eso dependerá en gran medida de esa capacidad que pueda tener Rubalcaba de recuperar para el PSOE a todos o a gran parte de esos votantes desencantados de Zapatero y de sus políticas que el pasado 22-M o bien se quedaron en casa, o bien dieron su voto a opciones como IU o UPyD. Si lo consigue, la mayoría absoluta del PP estará en peligro y con ello -salvo que se quede a muy pocos escaños de la misma- la posibilidad de que el PSOE, siendo segunda fuerza política, pudiera formar gobierno con los grupos nacionalistas e IU. Que nadie dude que Rubalcaba intentará presidir ese Gobierno si tuviera la más mínima oportunidad.

Haría mal el PP en confiarse o en fiar toda su suerte a que los ciudadanos tuvieran en cuenta a la hora de votar el pasado de Rubalcaba. El candidato socialista ha demostrado con creces durante su carrera política que es hábil, correoso y marrullero. Rajoy tendrá que entrar más temprano que tarde a debatir con Rubalcaba, un terreno en el que a priori este parte como favorito. Pero el líder del PP tendrá que pasar sobre todo una prueba más importante: empezar a explicar a los españoles que piensa hacer si llega a la Moncloa. Y si es posible, haciéndolo con algunas dosis de entusiasmo.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Cayetano González

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias