lunes, febrero 6, 2023

El Diccionario Biográfico Español

No te pierdas...

Algunos medios de comunicación andan algo soliviantados en estos días. Les está costando tanto hacer la digestión de la derrota de la izquierda en las urnas del pasado 22 de mayo que no hacen más que buscar cortinas de humo que les ayuden a digerirla. Y cómo no encuentran otra cosa que llevar a sus páginas o emisoras, la han tomado con el grandioso proyecto del ‘Diccionario Biográfico Español’. Una magna obra de 50 tomos, que ya lleva hechos 25, con más de 43.000 biografías desde el siglo III y una inversión de varios millones de euros.

Pero, amigos, hay algo en esa impresionante obra que estos medios no pueden soportar. Y es que, en una de esas 43.000 biografías, el historiador Luis Suárez Fernández  ha escrito que Franco era «autoritario, no totalitario». Lagarto-lagarto. Anatema. Y es que Franco siempre da juego. Hace 35 años que murió pero sigue siendo el ancla de una izquierda incapaz de reinventarse y pasar página.

En su postura inquisitorial, han exigido al Director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes, que corrija semejante ‘aberración’, intentando saltarse, incluso, el sagrado principio de la libertad de cátedra.

Lógicamente, el señor Anes ha contestado que no corregirá nada porque todas las entradas vienen firmadas por sus autores y cada uno es responsable del texto que publica. Lógico argumento de quien es una de las figuras de mayor altura y prestigio intelectual de este país.

Poco importa que el Director de la Real Academia de la Historia sea un hombre de talante conciliador, de temperamento moderado y de pacifica naturaleza. No importa, tampoco, que respete la libertad de los historiadores. Gonzalo Agnes tiene que convertirse en censor porque un historiador no ha masacrado a Franco.

No voy a entrar yo ahora a discernir si llevan razón o no. No soy quién para ello. Para mí Franco es pasado, como pasado es Recesvinto o el Conde Duque de Olivares y supongo que habrá historiadores que defiendan todas las posturas posibles.

Lo que sí digo es que ya vale de mirar hacia al pasado cuando, precisamente, lo que necesita este país es que la izquierda deje de vivir de él y mire a los cinco millones de parados que tiene y al lugar que ocupa en el mundo (léase crisis del pepino, por ejemplo), para ver si es capaz, como poco, de tomar conciencia de ello.

Lo demás, es coger el rábano por las hojas.

Pinocchio

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -