martes, febrero 7, 2023

Bildu: un antes y un después

No te pierdas...

La legalización por el Tribunal Constitucional de Bildu supone un antes y un después —uno más— en la estrategia de la lucha contra el terrorismo. En los últimos tiempos avanzábamos sin descanso en la desaparición de ETA. La eficacia policial, el consenso generalizado en torno a su deslegitimación y la presión de la propia izquierda abertzale para poder estar en las instituciones como si nada nunca hubiera ocurrido, han sido factores determinantes. No hay que dudar de que la eficacia policial se va a mantener y desde luego el consenso generalizado en torno al rechazo de todo lo que supone y hace ETA no se va a romper, pero sí ha desaparecido ese punto de presión que desde algunos sectores de la izquierda abertzale se venía haciendo y a la que ETA dio el beneplácito acordando una tregua. ETA ha querido contribuir no cometiendo atentados. Con la legalización de Bildu, ETA ya no tiene ninguna prisa por desaparecer.

Ateniéndonos a las palabras del propio ministro de Interior cuando afirmó que Bildu era un proyecto de ETA, es fácil concluir que una vez logrado el objetivo que no era otro que la vuelta a las instituciones, esa necesidad de establecer una relativa presión ha desaparecido. Nada hubiera resultado más convincente que una vez legalizados, los responsables de Bildu hubieran aprovechado cualquier coyuntura para hacer público de manera oficial su rechazo no a la violencia, en genérico, sino a la violencia específica y concreta de ETA. Que en público rechazaran la propia existencia de ETA  y que de manera pública y oficial expresaran sus deseos de  rápida desaparición. Nada de esto veremos.

Ya legalizados no va a haber quien les tosa. Y no se puede toser a partidos democráticos como EA o Alternatiba aunque si sea susceptible de crítica la operación en la que se han metido, pero si a muchos de los que aplaudieron en las calles de Bilbao su legalización. Muchos de los que aplaudieron han venido callando de manera sistemática cuando ETA asesinaba. Callaban sin mostrar compasión alguna.

El TC se ha ensañado con el Tribunal Supremo, ha despreciado la valoración que este alto tribunal realizó de los informes policiales y todo esto que pertenece al ámbito jurídico tiene extraordinarias consecuencias políticas y una de ellas es, sin duda, que la legalización de Bildu  cierra una etapa de auténtico atenazamiento de la organización terrorista. Bildu es legal y hay que tener claro que ETA está contenta, muy contenta con el fallo del TC y confieso que me apena todo aquello que pueda alegrar a los terroristas que hoy tienen una bocanada de oxígeno de la que carecían hace apenas dos semanas.

No seré yo quien deslegitime al Constitucional. Ha dictado fallo y hay que acatar lo dictado y como hay que acatarlo es absurdo pedir que el Gobierno recurra por la foto del preso pidiendo apoyo a Bildu. Bildu es legal y para Bildu pedirá el voto toda la izquierda abertzale y Bildu modulará su lenguaje, sus gestos sabiéndose perfectamente blindada jurídicamente  hasta extremos que nunca hubiera imaginado. Una lectura detenida del fallo del TC da prueba de este blindaje.

Bueno será tomar nota de la carta del mediador Currin al Presidente del Gobierno para que facilite la verificación de la tregua de ETA. Es la ocasión idónea para que Bildu, al igual que todas las fuerzas democráticas y legales, le diga a ETA que entregue ya mismo las armas.  No lo harán  y por eso algunos tenemos la carne de gallina.

Charo Zarzalejos

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -