miércoles, diciembre 7, 2022

Elecciones en Madrid: Entre la renuncia el activismo

Propongo que abandonemos. Aislemos nuestros oídos, nuestros ojos, nuestra percepción ante la campaña que está por llegar. Si las encuestas dicen la verdad, si los pronósticos de estos días están llamados a cumplirse, propongo que nos apeemos en este viaje sin esperar a llegar al destino. ¿Para qué seguir avanzando hacia un lugar que ya conocemos, que hemos visto en anteriores ocasiones, que podríamos recorrer en penumbra o incluso a oscuras? Ahorrémonos el viaje, el tiempo, las energías, el esfuerzo. Porque si las encuestas dicen la verdad el resultado ya es conocido y la competición pierde el interés.

O hagamos justo lo contrario. Asistamos a la próxima campaña electoral con el activismo ciudadano que cabe esperar de quienes se sienten parte principal de un sistema que nace en el ciudadano y que suele morir en el político aupado hasta la institución. Si creemos, y debemos hacerlo, en que somos el principio y el fin último de quienes aspiran a conseguir nuestro voto, hagámoslo saber. Escuchemos lo que tienen que decir, valoremos lo que proponen, juzguemos lo que propusieron y no han cumplido, exijamos claridad en el mensaje, honestidad, pidamos cuentas a quien puede pagarlas, reclamemos compromiso a quien aspira a representarnos.

Me disgustan las mayorías absolutas, todas. No creo en el poder político indomable. No me gustan las «batallas» con resultados ciertos. No comparto los pronósticos complacientes ni los derrotistas. No permito que ni los ganadores ni los perdedores obvien en su estrategia al elector, al que ya tienen convencido o al que han terminado por perder. No soporto las campañas electorales planteadas como una simple reiteración de mensajes y discursos ya conocidos. No admito que haya quien quiera hacernos creer que solo el enriquecimiento personal convierte en indigno a un político.

Así que me propongo asistir a la próxima campaña con la mente limpia de pronósticos, complacencias y derrotismos. Me propongo escuchar con el interés del indeciso, con la responsabilidad del ciudadano llamado a moldear con su voto la realidad que desea. Me propongo adoptar la actitud del aficionado al fútbol que acude a un campo y vive con incertidumbre desde el pitido inicial. Y me lo propongo para no acabar teniendo la sensación de que nos podíamos ahorrar el trámite, de que hemos malgastado 15 días más.

Pedro Blanco

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias