lunes, diciembre 5, 2022

Las tonterías y varas de medir(se) de Aguirre

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid ha tenido dos días seguidos de gloria por sus declaraciones. Como le ocurre a su “admirado” Mourinho nada de lo que dice o hace pasa inadvertido, más cuando es una metedura de pata. Antes de llamar “pitufo” al alcalde de Getafe –lo que cosechó un gran éxito entre sus palmeros- había salido con aquello de que ella no llevaba imputados en sus listas: «Con el lógico respeto a la presunción de inocencia penal, creo que cuando un juez sospecha que un político ha utilizado su cargo para su proyecto personal existen responsabilidades políticas que hay que sustanciar y así lo hemos hecho en el PP de Madrid y esta lista es otra prueba de ello».

La realidad, sin embargo, es muy tozuda, y con frecuencia demuestra lo contrario de lo que se dice –como es el caso- de cara a la galería. Resulta que tras esas palabras, Aguirre tiene una alfombra bajo la que guarda una suciedad que esperaba que permaneciera oculta. En efecto, la candidata popular y presidenta del PP madrileño mintió cuando pronunció esa frase, pues ella sabía que en sus listas había imputados. Siendo el engaño una mala praxis política, lo peor –si cabe- es la explicación dada por la candidata cuando se ha descubierto la mentira: sus imputados lo son por “tonterías”.

Resulta que son presuntos delitos por corrupción, prevaricación, malversación de fondos públicos, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas a funcionarios y falsedad documental, entre otras “tonterías”.

Un viejo refrán castellano sentencia que “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo” y, como gusta decir a la candidata popular, a ella la han pillado “con el carrito del helado”.

Esperanza Aguirre ha perdido dos oportunidades: la de callarse a tiempo y la de limpiar de verdad sus listas de imputados. No ha hecho ni lo uno ni lo otro, lo que demuestra su parcialidad y la tenencia de diferentes varas de medir las “responsabilidades políticas” en el PP de Madrid.

Mal invento.

Editorial Estrella

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias