sábado, diciembre 10, 2022

El fundido del Plus

Hubiera podido ser eso, un fundido a negro. Pero ni siquiera. Cuando las cosas van mal, terminan peor. No es pesimismo, es la constatación de un hecho, de muchos hechos, más bien. Pero da igual, del fundido a negro que pudo ser a la parodia de la vida misma. El gran hermano. Ese singular ejercicio de caos social que pretende tener valor de documento generacional, de realidad inmediata y de algunas sandeces más según relataba el filoso Bueno en algunos programas, o pogramas, que ya no sé muy bien cómo se dice.

Nuestro modelo de televisión de servicio público por excelencia, CNN+, cierra por encajes financieros, pago de deudas, reajuste de negocio, quién sabe. O por tocar las narices, que también puede ser. Como en una venganza, sin Mendo que la relate, el canal de información más elegante cerró con una última cortinilla que daba paso a Mercedes Milá, la que un día fue una buena periodista y ahora es un sainete entre tropical y mesetario, con perdón y dicho sea con todo respeto. La obliga la audiencia a ser lo que es y en ese sentido seguro que es la mejor.

Pero a los otros, los que debemos de estar muertos y aún nadie nos lo ha dicho, nos quitan el canal emblemático de cierta información crítica, con multitud de programas de reflexión, debate y opinión sin gritos, ni lugares comunes, ni la contaminación noriada o norística – alguien sabrá- que nos han puesto de moda algunos políticos codiciosos de su propia imagen.

Se van Gabilondo, Calleja, el debate económico, Antonio San José y nos quedamos con el el Yoyas versión 5.0, supongo que será ya. Se va lo que está pasando y se queda lo que nos está pasando, como si fuera un último aviso de nuestra decadencia: nos expone la pantalla plana a la realidad tangible del lado oscuro de este sistema enfermo y caduco, que agoniza en la antesala de los juzgados, en los despachos de los bonus y en la cartografía del politicismo sin altura, ni dimensión histórica, ese que nos acogota hasta en nochebuena con los blablases de turno sobre cinturones apretados, sacrificios humanos en la pira de los ilustres mercados.

Como la política se hace a base de ciclos, el que nos ocupa se apaga, funde a negro, se desentiende ya de su destino, agotado, como esa imagen anual del año viejo que se despide entre toses y lumbalgias. La España reciente se va, se sustituirá por otra, vaya usted a saber cual, quizá mejor, pero en negro.

No, ni siquiera: hermanada a lo grande, en esa gran fiesta nacional que ameniza la televisión amiga para deleite de descerebrados, apáticos, y sediciosos contra la inteligencia que disfrutan con las ñoñerias de unos sujetos que en vez de quedarse en negro ocupan ahora la frecuencia digital de un gran canal que se ha fundido el grupo PRISA, no sé si en negro o en corriente, para desgracia de quienes siempre pagamos los desastres ajenos. Vaya. Descanse en paz..

Rafael García Rico

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias