domingo, diciembre 4, 2022

Wikileaks ¿mentidero o mentiroso?

A veces la evolución tecnológica nos lleva a conclusiones puramente adanistas, de manera que creemos encontrar la novedad en la forma, sin entender que el fondo es el mismo que ha venido siendo durante siglos o milenios. Así ocurre por ejemplo con el fenómeno de WIKILEAKS, esa plataforma de internet donde se publican documentos gráficos y audiovisuales que proceden de filtraciones no oficiales y que parecen tener fascinados incluso a ciertos sectores de la profesión periodística, lo cual resulta especialmente incomprensible.

 Las víctimas de tal proceso de abducción encuentran revolucionario que exista un lugar, aunque sea virtual, en el que se publiquen informaciones que, seguramente no pasarían los filtros del ejercicio de la profesión periodística en la redacción de cualquier medio. Y ven novedosa dicha herramienta, que no es sino el remedo virtual de aquellos mentideros de las villas y pueblos que nuestros clásicos del Siglo de Oro retrataron con especial brillantez. Da lo mismo que se nos diga que WIKILEAKS funciona sin publicidad y que entre sus donantes se encuentran medios con vitola de prestigio como The Guardian, o que sus voluntarios se preocupan de contrastar la veracidad de las informaciones (a su manera, claro). Porque entonces la pregunta es ¿por qué tales informaciones no acceden a los medios de comunicación ordinarios, escritos o audiovisuales?¿Qué pecado de origen requiere que tales contenidos se hagan públicos a través de tan atípico medio?

 Cuando intentaba dar con la respuesta a tales preguntas recordé una entrevista realizada hace una década a uno de los directores de periódico más conocidos de España que, hablando de la posibilidad o no de impedir que determinadas informaciones accedieran a la luz pública, porque se pusiera en peligro a sus fuentes o porque adolecieran de falta de solidez, resolvía el problema diciendo que bastaría con que alguien anónimo colgara tal información en la red para que, una vez en el dominio público, cualquier medio de pudiese desarrollar tal información sin mayores dificultades.

 Parece ser que ésa y no otra es la explicación de la existencia de WIKILEAKS y también la razón por la cual entre sus donantes se encuentran medios de comunicación tradicional como el antes citado. De este modo el riesgo original de poner una información dudosa o de origen poco claro en circulación, o bien las consecuencias derivadas de dar a conocer datos que vulneren derechos fundamentales de personas afectadas, quedan en el ámbito del mentidero virtual, no de los pulcros medios de comunicación que se limitan a tomar como base lo que ya está divulgado. Un ejemplo muy sencillo. Un medio español fue recientemente condenado por publicar los datos personales de una serie de afiliados a un partido político en el seno de una investigación periodística. En cambio una de las “hazañas” de WIKILEAKS fue publicar los datos personales de los afiliados al ultraderechista Partido Nacional Británico.

 Y es que además no es lógico el entusiasmo que muchos medios tradicionales muestran por las actividades transgresoras de WIKILEAKS cuando, fríamente analizado, no suponen sino una competencia directa para tales medios. Claro que es una competencia perfecta, porque suministra material tóxico pero útil, y en cambio no pelea por el pastel publicitario, ya que se nutre de aportaciones altruistas. Cada cual podrá extraer sus propias conclusiones.

El peligro que se corre con este entorno virtual es el mismo que en el siglo XVI con los mentideros de la Villa y Corte. Y es que en los mismos no era fácil discernir la noticia secretamente filtrada, del rumor lejanamente basado en hechos ciertos y de la pura patraña mendaz puesta en circulación al servicio de intereses espurios. Por eso y dejando al margen el mal entendimiento de la etimología, todavía hay quien puede llegar a pensar que mentidero viene de mentir, que no de mentar, y lo peor es que puede que al fin y al cabo no ande tan descaminado.,

Juan Carlos Olarra

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias