martes, diciembre 6, 2022

Zapatero: el dilema de irse o quedarse

La superación de la tasa del 20% de paro en España (que en ciertas regiones se acerca al 30%) debería suponer un fuerte golpe al Gobierno. Al menos así sería en cualquier país de la Unión Europea. Pero Spain is different. Aquí el presidente sale con la mejor de sus sonrisas, dice que hemos tocado techo (¿cuántas veces van ya?) y que el mes siguiente el paro bajará. Y tan campante. Así lleva ya cerca de dos años. Esperando, esperando, esperando… Y cruzando los dedos a ver si esto se arregla solo.

El dilema de Zapatero, cuya incapacidad para revertir la situación no niegan ya ni siquiera los más radicales socialistas -porque los datos son tozudos y no se pueden discutir- debería estar en decidir si se va antes de que se desmorone la nación o se queda para acabar de destruirla él solito. De momento no tiene dudas: se queda, que para eso es el jefe.

El ex ministro Pedro Solbes sabía lo que se le venía encima. Quizá podría haber hecho algo para evitar la debacle, pero donde hay patrón no manda marinero. Consciente de que la irresponsabilidad del jefe del Ejecutivo iba hasta límites insospechados y sus incoherencias eran únicamente superadas por su incompetencia, decidió abandonar a tiempo. Algo que le honra. Algo que no hará ZP.

A día de hoy, José Luis Rodríguez Zapatero está a tiempo de reconocer que él y su equipo son incapaces de salir adelante. Tiene la posibilidad de ser recordado como el presidente que se apeó del poder reconociendo que el puesto le venía grande, o la de quedarse y hundir el barco español con él como capitán y los ciudadanos como tripulantes. Ése debería ser su dilema. Aunque lamentablemente para España, parece que su decisión es la de llevarnos a todos al fondo del océano. A las profundidades de la Europa moderna.

En medio de este clima de inseguridad económica, España dona cerca de 10.000 millones de euros a Grecia. «Como si nos sobrara», comentan algunos. Yo creo que es lo único inteligente que ha hecho desde que ocupa la Moncloa: hay que ser generosos, porque seguramente nosotros seamos los siguientes.

Miguel Ángel Rodríguez

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias