lunes, diciembre 5, 2022

Hito y habilidad de los Oscar

Por fin la Academia de Hollywood premió copiosamente a una mujer. Kathryn Bigelow, quien se embolsó el galardón a la mejor dirección, hito histórico para una mujer, y su filme En tierra hostil obtuvo el de mejor película. Pleno, pues, con el que además desbancaba a su ex marido Cameron, autor de la muy taquillera Avatar y que se quedó sin ninguno de los premios gordos. En el sector artístico de Hollywood hubo alivio al ver que una película que era puro cine dejaba en la cuneta a otra que ha revolucionado espectacularmente con sus innovaciones la industria pero que para un cineasta tenía bastantes menos méritos.

La californiana Bigelow, formada en Nueva York, tiene un su haber varias películas bien realizadas, alguna ya de culto como Point Break, pero no había logrado ningún verdadero éxito comercial. Ahora se le abren las puertas. El actor Ralph Fiennes, que ha trabajado en un par de ocasiones con ella, dice que está llena de un entusiasmo palpable y que en cuanto ve el enfoque adecuado de una escena se convierte en una fuerza de la naturaleza.

La noche de los Oscar, muy milimetrada en su desarrollo, no tuvo excesivas sorpresas. Ganaron los actores esperados, había la duda entre Sandra Bullock, que triunfó, y Meryl Streep, que va por su nominación número dieciséis, para el premio principal, pero la decisión de la Academia inclinándose por la más joven fue bien acogida. En las películas extranjeras se cayó del cartel la gran favorita, la alemana La cinta blanca, y emergió con justicia la argentina, producida por España, El secreto de tus ojos, una película sólida bien dirigida por Campanella, con excelente interpretación y que ahora, con el triunfo, será inmediatamente estrenada en Estados Unidos y no marginalmente. No es de extrañar que la idea sea comprada por cualquier gran estudio yanqui para hacer una versión estadounidense. En Estados Unidos las películas no se doblan, los americanos detestan el cine con subtítulos y el filme tiene un enorme potencial.

Prescindiendo del toque tangencial de nuestro envolvimiento económico con la cinta argentina, España se fue de vacío en la ceremonia. No estábamos entre las cinco películas extranjeras seleccionadas (la presencia de nuestro cine en Estados Unidos es ínfima); nuestro corto, La dama y la muerte, fue postergado, aunque estaba entre los cinco, y Penélope Cruz, muy guapa en la ceremonia, no tenía este año, si somos realistas, nada que hacer. En la categoría de actrices secundarias, la actriz de color Mo’nique arrasaba en los pronósticos, era obvio que el premio sería suyo, y otras de las contrincantes de este año, Vera Farmiga en Up in the air, etc., tenían bastantes más papeletas en las encuestas que nuestra compatriota.

Inocencio Arias

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias