sábado, noviembre 26, 2022

Los jueces y el Consejo

O las declaraciones del Consejo General del Poder Judicial pertenecen a la retórica, o son una manifestación de los principios de independencia que deben presidir la actuación de la Justicia, o responden a un peligro que sus miembros hayan detectado: el de la influencia del poder, del poder que sea, en los jueces que estos días salen en los periódicos (el juez Velasco o los magistrados del Tribunal Supremo que tienen entre sus manos el asunto Garzón). Desde luego, no parece que las reclamaciones de tranquilidad y las llamadas a dejar hacer se refieran a este último.

Si intuyen o saben de algún peligro cierto (o incluso de un cierto peligro) me habría gustado que se denunciara con mayor concreción. En el pasado, el Consejo ha hecho manifestaciones similares referidas, genérica o concretamente, a medios de comunicación y particulares que opinan sobre instrucciones judiciales como si la exigencia fuese el silencio o una burbuja para la Administración de Justicia que la alejara de la opinión pública. Así que no habría estado de más que el Consejo concretara si es que hay algo que concretar.

Si se trata, sin embargo, de hacer patentes algunos principios elementales, no estaría de más que defendiera seriamente, como han hecho más de mil jueces, los criterios reales de la independencia y politización del Poder Judicial aun a riesgo de que, tal y como están las cosas, tal y como han sido elegidos y nombrado su presidente, la mínima coherencia les llevase a dimitir y exigir otro sistema y otros procedimientos. La Justicia, su despolitización y su eficiencia, es una de las más tremendas asignaturas pendientes por culpa de los políticos, fundamentalmente, y del lamentable asentimiento de muchos jueces y asociaciones judiciales. Tienen razón los jueces que se quejan de que el Consejo sea un parlamento en miniatura y no una representación de los profesionales, y tienen razón cuántos se escandalizan del modo en que se negocian y se reparten los nombramientos, entre otros los de aquellos para los que luego se pide respeto a su independencia.

Si se trata de una manifestación retórica, adecuada al momento, presentada para decir algo ante lo que algunos pueden considerar escándalos, consecuentes, contradictorios o superpuestos, más valdría que dedicasen tanto esfuerzo a otras cosas más serias.

Germán Yanke

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias