lunes, febrero 6, 2023

Todo se magnifica

No te pierdas...

Los concursantes de las distintas ediciones de Gran Hermano han dejado para la posteridad algunas frases famosas. Una de ellas es: «En esa casa todo se magnifica». Es cierto. Cursi, pero cierto. No sólo en ese programa sino en todo lo que se refiere a la tele. Lo magnificamos nosotros al hablar bien o mal de los programas, lo magnifican las propias cadenas al comentar a todas horas los más nimios detalles de la vida de sus protagonistas y lo magnifican el resto de los medios de comunicación, en especial las revistas, en una labor incomprensiblemente gregaria, aportando portadas y reportajes de los «famosos magnificados», vestidos o no.

Así que conviene «desmagnificar». Lo vamos a hacer recurriendo a palabras más ortodoxas y solemnes como son Democracia y Matemáticas.

Un programa de éxito es aquel que consigue, más o menos, una media del 15% del share. Con esta palabreja nos definen a usted y a mí cuando nos sentamos delante de la tele. Si salimos a cenar, leemos un libro, navegamos por internet o cualquier otra cosa, dejamos de ser share, lo cual no debe causarles complejo alguno. Todo lo contrario: les honra. Bueno, pues si las matemáticas no me fallan, hay un 85% de share que pasa olímpicamente de los llamados programas de éxito y sus famosos.

Así que en la duda que corroe a los concursantes de Gran Hermano y que ha provocado otra frase eminente: «España me quiere», lamentablemente les debo desengañar. España no les quiere. Divierten, entretienen e incluso provocan algún tipo de sentimiento o afecto a sólo un 15% de la España que ve la tele. Y eso que, insistimos, no contamos a quién se abstiene. Democracia pura.

En democracia ese porcentaje sólo permite crear un partido político de esos que se llaman «bisagra», los cuales también caen en la tentación de magnificarse e inducen al error a la mayoría de la población silenciosa. En Cataluña hay algún ejemplo.

Pero volviendo a la tele, reconozcan que un porcentaje del 85% de españolitos que libremente eligen otras opciones es un dato que impresiona, por no decir otra cosa, y puede llevar a alguna reflexión a los «famosillos», si saben que es eso de reflexionar.

Todas estas líneas tienen como objetivo minimizar los éxitos, fenómenos o efectos de un tipo de programas que me cuidaré mucho de llamarlos «basura». Esos programas tienen su público, su burbuja o su numeroso club de fans. Nadie obliga a verlos y la realidad es que dan trabajo a mucha gente que a su vez tienen muchas bocas que alimentar. Sin ir más lejos, a todos esos pobres niños que aparecen en las revistas con las caras espantosamente digitalizadas. Para ellos debe ser un trauma terrible.

Paco Fochs

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -